Cocina

Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Risotto de gorgonzola en olla GM D

Ser cura en un pueblo, al contrario de lo que todos puedan pensar, no es fácil

No era fácil hacía veinte años y no lo era ahora

Un pueblo con pocos habitantes, casi todos católicos practicantes, vamos, de ir a misa todos los domingos

Se dio cuenta en la primera semana que llegó al pueblo

el entusiasmo, las ganas de agradar, de conocer a sus feligreses, le llevó a ir casa por casa para presentarse

Al mes, el médico le detectó problemas estomacales

¡Pero es que estaba todo tan bueno! ¡Qué dulces, qué guisos! ¡Cómo se comía en ese pueblo!

Él, que venía de una congregación bastante pobre en la que comer bien no era ni siquiera la última prioridad

Cualquiera le decía a sus vecinos que no, que hoy ya había comido, que algo no le gustaba, que venía de otra casa donde ya le habían dado de comer

¡Madre del amor hermoso!

En esa semana tuvo que poner en práctica todo su buen hacer: paciencia infinita, calma total, conciliación entre las partes implicadas...

En la segunda semana pensó que ya conocía a todo el mundo, que ya podría apaciguar sus dolores de estómago, controlar su peso, que ya empezaba a ser preocupante

¡Ay, cómo se equivocaba!

Comenzaron a llegarle paquetitos con auténticas delicias. ¡Si hubieran sido solo dulces!

Mandaban a los niños del pueblo para hacérselos llegar. Cuando eran guisos, sopas, pollos enteros, cajas de hortalizas o fruta, siempre había algún jóven dispuesto a hacer de correo

Al mes, además de colores estomacales, tenía un auténtico dilema que no le dejaba dormir por las noches

No quería ofender a nadie, pero aquello no podía seguir así. Y estaba claro que nadie atendía a razones

En ese pueblo, había ricos y pobres

Empezó por enterarse quiénes eran los que no le enviaban nada y el motivo.

Alguno había que no tenía a dios entre sus favoritos

Lo siguiente, fue ir a visitarles, ya que se dio cuenta que precisamente esas familias eran las que no iban a misa, las que vivían más alejadas del pueblo y a las que por eso mismo nunca había visitado

Ninguna de esas familias tenía menos de cuatro hijos, ninguna le pudo ofrecer nada y era obvio porqué

Luego pasó a la acción

Durante el día reunía todo le que le llegaba a la parroquia y al día siguiente, a primera hora del día, empezaba el reparto entre esas familias

Con el tiempo se dio cuenta que no era oro todo lo que relucía en ese pueblo, que había muchas familias necesitadas

A su llegada, se dejó deslumbrar por los que le invitaban a tomar café en cubertería de plata con servilletas bordadas finamente

Para eso no se había hecho cura, no señor

La comida no dejaba de llegar a la iglesia

Usó toda su discreción para atender a aquellas familias

¿Por qué? Porque había estudiado la naturaleza humana

Si esas familias nunca habían recibido ayuda de sus vecinos ¿acaso iban a aceptar ahora que se les diera lo que daban para congraciarse con el cura, congraciarse con dios?

¿Lo que daban para rivalizar con su vecino, sin importarles la penuria de los demás?

Él creía en la bondad de las personas, pero también conocía sus miserias

Sus dolores estomacales fueron desapareciendo

Aunque, a veces, también tenía alguna que otra tentación

Con los dulces, sobre todo, con los dulces


Podéis utilizar arroz normal pero el arborio es uno de los más adecuados para estos arroces

INGREDIENTES
200 g de arroz arborio
Media cebolla blanca
500 ml de caldo de pollo (o bien 500 ml de agua + 1 pastilla de caldo de pollo)
200 ml de vino blanco
100 g de queso gorgonzola
100 ml de nata líquida
Aceite
Albahaca

ELABORACIÓN
Picar la cebolla muy pequeña
Poner a calentar el caldo
En un cazo poner el queso y la nata líquida, calentar hasta que el queso se derrita

Poner muy poco aceite en la cubeta
Menú Cocina
Sofreír la cebolla hasta que esté blanda
Añadir el arroz y rehogar 1 minuto removiendo

Añadir el vino
Dejar evaporar el alcohol sin dejar de remover

Añadir un cucharón de caldo
Cuando se absorba el caldo, añadir otro cucharón y así hasta que el arroz esté cocido
Mientras tanto no dejar de remover
Este proceso tardará entre 15-18 minutos, podéis poner el reloj del horno para guiaros

Cuando al arroz le falte muy poco, añadir la mezcla de nata y queso
Remover
Rehogar 1 minuto sin dejar de mover
Cancelar el menú
Sacar la cubeta de la olla y dejar reposar 5 minutos

Adornar con albahaca fresca o seca

Receta adaptada de la revista Love Cocina nº 49 pág.90

Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

masas olla GM pastel ...

Pastel de pescado en olla GM D

"No hagas bola, traga" Era la cantinela que más había oído siendo un niño, a la hora de comer "No me come, no hay manera de que me coma" Se le escuchaba cada día a su madre, quejándose a las vecinas, a sus amigas, a su familia Mil y un remedio le aplicó su madre para que, según ella, no se muriera de hambre Y él simplemente, antes que comer, prefería hacer tantas cosas Jugar, c ...

calabacin carnes olla GM ...

Raviolis de calabacín en Olla GM D

Nunca tuvo muy claro lo que hacer en la vida Él ayudaba en casa. Los animales, la huerta, los desperfectos de la casa familiar Sabía de todo pero no tenía un oficio. Estudió hasta la edad reglamentaria y poco más Cuando sus hermanos se marcharon del pueblo se dio por hecho que él no marcharía a ningún sitio Ni siquiera se planteó Cuando los hermanos y sobrinos volvían los meses de verano, sabían q ...

masas olla GM setas ...

Galette de setas en olla GM D

Ella creía que se lo notaban Que todo el mundo que la miraba sabía que ella no pertenecía a esa gran ciudad Que todo el mundo sabía que era de pueblo Ella intentaba pasar desapercibida, con la mirada baja, encogida bajo sus ropas, las manos en los bolsillos Aunque por dentro eso la tenía enrrabietada, enfadada, su timidez y su vergüenza podían más A veces, tenía ganas de gritarles: "que os ha ...

bacalao miel olla GM ...

Bacalao con miel en olla GM D

Cuando se jubiló se hizo una promesa a si mismo: le iba a devolver a su mujer todas las horas que ella había pasado en la cocina, cocinando para él Sus hijos se rieron, ella se rió Pero era un hombre de palabra Los primeros días se dedicó a inspeccionar cada rincón de la cocina. Si quería hacer las cosas bien debía conocer cada cacharro que le pudiera ser útil y no quería estar preguntándole todo ...

carnes olla GM patatas

Pastel de carne o cottage pie en olla GM D

Su madre nunca le dejó comer chucherías. Se te caerán todos los dientes, era su frase favorita Más de una vez había pasado incluso vergüenza Sobre todo en aquella ocasión en el parque cuando la mama de otra niña se le había acercado con una bolsa llena de nubes, moras y regaliz y le había dicho: Anda coge, una de vez en cuando no hace daño Su madre, indignada, se había levantado como un resorte de ...

bizcocho olla GM postres ...

Bizcocho de remolacha en olla GM D

A la edad que tenía él lo peor no era comer chocolate, no señor Lo peor era tener que esconderse para hacerlo Su médico se lo tenía prohibido y por lo tanto su mujer se lo tenía prohibido Sus hijos también lo controlaban Lo que nadie sabía era que las veces que su mujer le mandaba al colmado a comprar él se agenciaba con una tableta de chocolate con leche, se la escondía debajo de la chaqueta Daba ...

huevos olla GM

Huevos rellenos al azafrán en olla GM D

Su día preferido de la semana era el viernes Carrito de la compra en mano hacía su visita semanal al mercado Cerca de donde vivía, no le suponía ningún trastorno llegar. Salía de su casa y cruzaba la calle Con parsimonia paseaba por todos los pasillos, de uno en uno, observándolo todo La fruta perfectamente colocada por gamas de colores El pescado con sus diferentes gamas de plateados La carne en ...

olla GM postres quesada

Quesada aragonesa en olla GM D

Hacía ese trayecto en tren dos veces al día, cinco días a la semana. Una hora para ir al trabajo y otra hora para volver a casa Conocía al noventa por cien de las personas que se subía en aquel vagón a lo largo de la semana La pareja de jubilados que viajaba todos los viernes para quedarse todo el día con su nieto, a la chica que combinaba parte del trayecto en tren y la otra mitad del viaje con s ...

arroces olla GM risotto

RISOTTO CON ROMERO Y NARANJA EN OLLA GM D

¡Por fin me atreví! Hoy, mis finas hierbas, os traigo mi primer risotto hecho en mi súper olla Y no es por fardar pero ha salido digno del mejor restaurante italiano Cuando encontré esta receta enseguida me llamó la atención porque me encantan las hierbas y estaba segura que el romero le daría un toque magnífico y ¡vaya si le da un toque único! El sabor a cítrico le da otro punto de originalidad y ...

bacalao espinacas guisos ...

Potaje de espinacas y bacalao en olla GM D

En su casa siempre habían respetado rigurosamente los preceptos de la iglesia Así que cuando llegaba la semana santa en la casa se imponía un ambiente lúgubre de ritos, horas interminables de misa, procesiones y toda la parafernalia que acompañaba a la ocasión En casa vivía una tía soltera Ella era la única que no se vestía de negro, que no pisaba la iglesia ni en semana santa ni en ninguna otra o ...