comunidades

Galletas de jengibre y canela

image


Hoy os voy a contar un secreto. La morena y yo no somos nada moñas. Nos llamamos puti (y cosas del estilo que no reproduciré) a modo cariñoso y somos poco nada de abrazos y besos. Peeero no se sí será la edad o el espíritu navideño que no he podido evitar preparar una mini sorpresa en forma de galletas de jengibre y canela para desearle ¡feliz 28 cumpleaños a la otra mitad del blog!

Me encantaría estar viendo su póker face ahora mismo, ella que esperaba entrar a corregir revisar una entrada un poco rancia con un montón verduras (ojo, muy rica pero nada molona para un cumple) ;) así que: ¡sorpresa!

Cómo sabéis, el blog se escribe desde dos ciudades (Oviedo y Madrid) así que, aunque no podremos tomarnos unas cañas ¿qué os parece si compartimos virtualmente con todos vosotros unas galletas de jengibre súper navideñas?

La receta original es de Mensaje en una galleta hemos cambiado algún ingrediente y eliminado un paso que incluía nevera y han quedado unas galletas ¡exquisitas! ¿Quién quiere unas pocas?

image


Ingredientes...

400g de harina.

1 huevo.

100g de azúcar Moreno.

75g de miel.

1 cucharadita de jengibre. Nosotras utilizamos uno muy cómodo de Gourmet Garden que viene como en un tubito de pasta de dientes.

1 cucharadita de nuez moscada.

2 cucharaditas de canela.

200g de mantequilla a temperatura ambiente.

Con las manos en la masa...

Meclamos el azúcar con las especias con una batidora o un procesador de alimentos. En este caso, hemos utilizado la Thermomix hasta conseguir que el azúcar quedase pulverizado.

Añadimos la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente y mezclamos de nuevo.

A continuación, incorporamos la miel y el huevo y batimos hasta tener una masa homogénea.

Por último, añadimos la harina poco a poco (quizás haga falta un poco más) hasta conseguir una masa elástica que no se nos pegue a las manos.

Estiramos la masa sobre una superficie enharinada y, con un molde, vamos recortando las galletas. Volvemos a amasar y recortar hasta que no nos quede masa.

Colocamos las galletas en una bandeja de horno sobre papel parafinado y horneamos 10 minutos a 180°C (o hasta que la masa esté mate) y unos 10-15 minutos a 150°C.

Es importante no pasarnos mucho con la cocción si no queremos que se queden muy duras. De hecho si al sacarlas están un poco blandas no os preocupéis, al enfriar endurecen.

Para decorarlas lo que hemos hecho es jugar con diferentes cantidades de colorante y un poquito de masa para conseguir varios tonos de rojo. Si tenéis más colores animaos y haced muñequitos molones ¡la imaginación es el límite!

image


Fuente: este post proviene de Con Extra de Queso, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Desde hace unos días, por cambios en el trabajo, vuelvo a pertenecer al equipo tupper. De vuelta a comer platos que al cocinarlos tienen una pinta súper apetecible, pero que al abrir la tartera al día ...

Hoy preparamos una receta ideal para todos aquellos con intolerancia a la lactosa o que, simplemente, habéis decidido reducir el consumo de lácteos: leche casera de avena. Tengo que reconocer que soy ...

Etiquetas: recetas postres

Recomendamos