comunidades

Focaccia tradicional

Focaccia tradicional.



No sé por qué pero en mi casa siempre estamos de humor para una focaccia, no se ha dado nunca el caso de que alguien diga que no le apetece este pan clásico italiano.

Tiene un sabor maravilloso y muy potente típico de la mejor street food italiana que es perfecto como aperitivo con un vermú o una cervecita bien fría.

¿Qué necesito?

Para la masa:
450 gr de harina de fuerza
250 ml de agua templada
100 ml de leche entera
1 cucharada de azúcar
1 cucharadita de sal
1 sobre de levadura seca de panadería
50 ml de aceite de oliva virgen extra

Para poner por encima:
Romero
Sal gruesa o maldon
Aceite de oliva virgen extra¿Cómo lo hago?

Para preparar la masa, primero empezaremos disolviendo la levadura en el agua templada, la ponemos en un bol grande junto con la leche. Mezclamos con la ayuda de una batidora de varillas para después añadir poco a poco, sin parar de batir, el aceite. Una vez tengamos todos los ingredientes húmedos mezclados, cambiamos las varillas por los ganchos de amasar y agregamos lentamente la harina mezclada con el azúcar y la sal. Amasamos hasta obtener una masa muy hidratada pero que se despega del bol.

Cubrimos la masa con papel film y la dejamos reposar durante dos horas aproximadamente (hasta que doble su tamaño) en un lugar cálido y, lo más importante, sin corrientes de aire (el horno apagado es perfecto).


Pasado este tiempo, vamos a extender la masa sobre una bandeja de horno untada con aceite de oliva.

Para que no se nos pegue la masa a las manos, nos untaremos estas también con un poco aceite ya que solo usaremos las manos para extenderla, nunca un rodillo.


Cubrimos la fuente con papel film y dejamos reposar nuevamente pero esta vez durante una hora dentro del horno, tiempo en el que la masa volverá a crecer.

Precalentamos el horno a 180º.

Ahora nos untamos la punta de los dedos con aceite y hacemos pequeños hoyuelos por toda la superficie. Por último esparcimos por encima un poco de aceite virgen extra, la sal gruesa y unas hojas de romero.


Horneamos durante unos 35 minutos.



¿Qué más necesito saber?

Lo mejor es comerse la focaccia el mismo día que la preparamos. No va a ser difícil, creedme, pero si no podéis o no queréis, conservarla en una bolsa de plástico, es lo mejor.



Fuente: este post proviene de Vuelta y vuelta, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Zamburiñas en salsa. La Navidad se acerca y la verdad es que yo estoy encantada. Disfruto un montón de estas fechas y, por supuesto, también de los platos especiales que preparamos para todas las comi ...

Tarta de manzana y queso de cabra. Hoy traigo una de esas recetas que cuando la haces una vez, no puedes dejar de prepararla, y es que te va a salvar la vida en más de una ocasión. ¿Por qué? os pregun ...

Pan de calabaza y nueces. Aunque en Galicia este año el frío parece que se resiste a llegar, el otoño es la época perfecta para disfrutar de la cocina ya que nos trae un montón de alimentos buenísimos ...

Medallones de queso con membrillo. El otoño llega con un montón de delicias bajo el brazo como setas, calabazas y, por supuesto membrillos. Con esta fruta creamos uno de los dulces más buenos que hay ...

Recomendamos