Carpaccio de ternera, una receta ideal para la famosa dieta Dukan

Aviso, antes de nada, de que esta receta no es apta para las personas a las que no les guste la carne cruda. Yo debo admitir que tuve que echarle valor y probarlo por primera vez hará ya un par de años. Ya que a mi la carne sin hacer, no me gusta nada. Como mucho puedo comer carne ‘al punto’ tirando a hecha. Pero a lo que iba, me convencieron, ya que el carpaccio de ternera es carne cruda pero cortada muy finamente, y que se come poquito cantidad. Fase apta desde crucero.





 
Como mis dotes culinarias no llegan a tanto, yo compro la carne ya cortada. Por ejemplo, en cualquier supermercado podemos encontrar packs, que traen incluso queso parmesano en cuadraditos listo ya para usar.
 
En cuanto a lo que interesa, para la dieta Dukan o cualquier otra. Se puede adaptar la receta. En el caso de la dieta Dukan, si estamos en crucero, nos podemos limitar a la carne, un poco de rúcula y unas gotas de aceite. Si ya estamos en consolidación, podemos añadir un poco de zumo de limón y parmesano. Como éste queso tiene un sabor intenso, con usar una pequeña porción, tenemos más que suficiente para notar el contraste de sabores.
 

Ingredientes

 
Para 16 tapitas:
 
– Carpaccio de ternera (carne de ternera finamente en lonchas)
 
– Queso parmesano (si es en cuadraditos, loncheado, mejor)
 
– sal
 
– Rúcula
 
– Opcional: unas gotitas de aceite de oliva por tapa.
 
– Opcional: unas gotitas de zumo de limón por tapa.
 


 

Preparación

 
- Yo usé unas cucharitas de plástico para la presentación, así que lo primero que hice fue poner unas hojitas de rúcula lavada encima de cada cucharita.
 
- Separando una de las lonchas de ternera, yo la dividí en dos, e hice una especie de bolita, como arrugando una hoja de papel, y la puse encima de la rúcula.
 
– Si estamos a dieta más estricta, o en las primeras fases de la dieta Dukan, hasta aquí podemos añadir un poquito de sal, o un par de gotas de aceite de oliva. Y ya tendríamos lista la tapa de carpaccio de ternera. (Sólo si estamos en consolidación o más adelante)
 
– Cogemos unas porciones de parmesano cortado en láminas cuadradas, y las repartimos por encima.
 
– Añadimos unas gotas de aceite por encima y unas gotas de zumo de limón.
 
– 15 minutos antes de comer, los sacamos de la nevera. Se debe presentar a temperatura ambiente o ligeramente fríos.


¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: