Desserts Abad Idea guardada 5 veces
La valoración media de 22 personas es: Excelente

Flamenquín cordobés

Flamenquín cordobés


Flamenquín cordobés


Flamenquín cordobés


Pasear por el casco antiguo cordobés supone descubrir un bello entramado de callejuelas, plazas y patios encalados ordenados en torno a la Mezquita-Catedral, reflejo de la importancia de la urbe en época medieval y auténtico símbolo de la capital. Durante este mes de Mayo, Córdoba está que no para un solo instante encadenando y simultaneando Las Cruces, Los Patios y su espléndida Feria, todo un devenir de fiestas en un marco realmente bello y embriagador.
Córdoba tiene una rica y variada gastronomía con profundas raíces históricas, pero a mi parecer dos platos son su seña de identidad: el salmorejo (ver receta) y la que hoy nos ocupa, el flamenquín.
Esta receta ha querido ser fiel a la tradición cordobesa de su elaboración, aunque como ocurre con todos los platos, variaciones tiene pa"aburrir. Y en este culto por lo auténtico vamos a elaborar el flamenquín cordobés de verdad, con carne y con jamón serrano del bueno; ¿quién no ha tenido el disgusto de probar esos flamenquines de ¿carne? picada que circulan por nuestros bares ¿y los de jamón de york y queso fundido que mancillan el buen nombre de esta tapa?
Otra particularidad del genuino flamenquín cordobés es su tamaño que suele rondar los 26-28 cms de longitud, ahí es ná, así que apañaros una buena sartén para poder freírlos sin dificultad y acompañarlos con unas patatas fritas y ensalada. A mi es un plato que me fascina y que resulta de lo más completo.



4 filetes finos (500 gr aprox.) de lomo de cerdo 

1 pimiento verde grande

120 gr de jamón serrano loncheado

1 huevos cocido

Pan rallado

2 huevos batidos

Pimienta negra

Sal 

Aceite de oliva

Flamenquín cordobés


Quitar las semillas al pimiento verde, lavarlo, laminarlo en 4 partes y freír en abundante aceite de oliva. Retiramos a un plato con papel absorbente.
Sobre una tabla de madera, extender uno a uno los filetes de lomo y darles unos golpes con un rodillo o majador. Salpimentar.
Flamenquín cordobés


Sobre cada filete disponer sucesivamente, una loncha de jamón,una lámina de pimiento frito y el huevo cocido cortado en láminas.
Flamenquín cordobés


Flamenquín cordobés


Flamenquín cordobés


Enrollar el filete de lomo sobre sí, apretando al mismo tiempo que doblamos.
Flamenquín cordobés


Flamenquín cordobés


Batir los 2 huevos. Pasar los flamenquines primero por el huevo batido y acto seguido por el pan rallado. Repetir esta operación por dos veces para que queden más crujientes.
Flamenquín cordobés


Flamenquín cordobés


Flamenquín cordobés


Freír en el mismo aceite donde antes doramos el pimiento, a fuego medio para que se haga bien por dentro, durante 4-5 minutos, sin que lleguen a dorarse en exceso.
Flamenquín cordobés


Pues venga, solo queda freír unas patatas, aliñar una ensalada y disfrutar de un plato único en sabor y consistencia. Recomendable esperar al menos 1 hora antes de echarnos una estupenda siesta como recogen igualmente, los cánones de sobremesa.
Flamenquín cordobés


Fuente: este post proviene de Desserts Abad, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Obatzda {Crema de queso bávara}

Hoy nos acercamos de nuevo a la cocina alemana, y en esta ocasión lo hacemos con esta crema de queso muy popular en las terrazas de verano o Biergärten de Baviera, en los que se degusta acompañada de ...

Arroz negro con gambas y chipirón

No fue hasta hace un par de años cuando probé por primera vez el arroz negro en un restaurante del barrio de Triana y ante la insistencia de mi cuñado que glorificaba los sabores y texturas de este pl ...

Sardinas o boquerones en Charmoula

En la gastronomía, existen algunos platos que son inconcebibles sin el acompañamiento de una buena salsa o unas cuantas especias que aportan sabor, color y sus matices característicos. Es el caso de e ...

Recomendamos