Blog de Crisvogt Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Panna cotta de vainilla con gelatina de frambuesa

12387382883_2f01096d03_o
Aquí estamos un día más.

Hoy nos toca ¡receta de San Valentín! si queréis podéis pasaros por la del año pasado -> Click.

La receta de hoy la he sacado del blog Kanela y Limón, pero la he modificado un poco.



Los ingredientes para la Panna Cotta:

400 ml de nata (crema de leche) 35% de materia grasa.

100 ml de leche ( yo he usado sin lactosa aunque cualquiera os vale).

4 hojas de gelatina.

50 gr de azúcar blanco.
Los ingredientes para la Gelatina de frambuesa:

500 ml de agua.

5-6 cucharadas soperas de azúcar blanco (esto a gusto de cada cual).

12 hojas de gelatina.

Colorante rosa de Wilton.

1 cucharadita de aroma de frambuesa.
Primero preparamos la gelatina de frambuesa para ello:

Ponemos las láminas de gelatina en remojo en agua fría.

En un cazo calentamos el agua y el azúcar, removemos hasta que este bastante caliente pero antes de que rompa a hervir.

Añadimos el colorante poco a poco hasta que tenga el color deseado.

Agregamos el aroma de frambuesa o el que más os guste.

Finalmente añadimos las láminas de gelatina escurridas.

Ponemos la gelatina en una fuente plana para después recortar los corazones.

Dejamos en el frigorífico de un día para otro.

Al día siguiente o cuando la gelatina esté cuajada nos ponemos con la panna cotta:

Metemos las hojas de gelatina en agua fría.

Ponemos la nata (crema de leche) en un cazo y la calentamos.

Cuando esté caliente (no hace falta que hierva) añadimos el azúcar hasta que se incorpore.

Agregamos las láminas de gelatina, seguimos removiendo.

Y finalmente añadimos la leche.



¡Montaje!

Ha llegado el mejor momento, el momento de decorar.

Sacamos la fuente con la gelatina del frigorífico y la volcamos sobre una superficie lisa y con nuestro cortador de corazón preparamos como mínimo tantos corazones como vasitos vayamos a preparar.

Pegamos los corazones en los vasitos, hay que intentar que no queden burbujas de aire o se despegarán.

Cuando la panna cotta haya perdido mucho calor (yo la agregué cuando estaba con una temperatura de unos 24ºC), la vertemos en los vasitos.

Dejamos tapado en el frigorífico hasta que cuaje, un par de horas como mínimo.

Y listo para comer.

Parece más difícil de lo que es en realidad, aunque es un poco largo de explicar.

Unos consejitos:

Haced más corazones de los que vayáis a usar, siempre se rompe alguno, o se despega o cualquier cosa.

La temperatura yo la medí con un termómetro para asados y demás, yo tengo este -> Click (muy baratito).

tapad la gelatina con un film transparente para que no coja olores del frigorífico.

Disfrutad del día con vuestro amor!



Fuente: este post proviene de Blog de Crisvogt, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos