comunidades

Tarta de arroz con leche, para una bienvenida

Si me pongo a recordar postres típicos que me han acompañado desde la infancia, desde luego el arroz con leche gana por goleada. Ese arroz que veía preparar a mi madre en aquella cazuela roja, que no paraba de remover con la cuchara de palo hasta conseguir una crema deliciosa, que servía luego en unos cuencos de color ámbar de Duralex, espolvoreada de canela.
El reto de la TS de este mes va de arroces y bajo el hastad  #arrocitodemivida las recetas participantes han de llevar ese ingrediente y yo, que soy muy golosa, pensé antes en lo dulce que en lo salado (no tengo remedio), así que me decidí por el arroz con leche de mi niñez pero presentado en forma de suculenta tarta.
Para elaborarla necesitaréis los siguientes ingredientes:
Para la base:

Un paquete (200 g aprox) de galletas de avena (o de las que más os gusten).

100 g de mantequilla.
Para el relleno:

Un litro y medio de leche (preferiblemente entera).

Unos 200 g de arroz redondo.

150 g de azúcar.

2 sobres de cuajada.

La piel de un limón.

Un palito de canela en rama y canela molida para decorar.
Con estas cantidades obtendréis una tarta de 10/12 porciones.

Empezaremos a elaborar nuestra tarta por la base y para ello trituraremos las galletas y las mezclaremos con la mantequilla derretida.

Forramos la base de un molde redondo (28 cm) con esta mezcla y lo reservamos en el frigorífico.

Ponemos ahora a calentar agua en un cazo amplio con la mitad de las pieles del limón y la mitad de la ramita de canela. Cuando empiece a hervir incorporamos el arroz y lo cocemos, a fuego medio, unos diez minutos. Transcurrido ese tiempo, apagamos el fuego, retiramos las pieles del limón y la canela y escurrimos el arroz.

Del litro y medio de leche separaremos un vaso en el que disolveremos los dos sobres de cuajada, removiendo bien para que no se formen grumos. Pondremos a calentar, a fuego medio, el resto de la leche con la otra mitad de las pieles del limón y la otra mitad de la canela.

Cuando quiera romper a hervir añadimos el arroz y el vaso con el preparado de la cuajada, y lo dejamos cocinarse un mínimo de 15 minutos, eso sí… removiendo constantemente hasta obtener la textura cremosa que deseamos. Cuando esté en su punto retiramos las pieles del limón y la canela y vertemos sobre la base del molde que teníamos enfriándose.

Ahora ya sólo nos queda esperar a que se temple antes de meterlo en el frigorífico unas cuantas horas, (yo suelo preparar esta tarta de un día para otro, así que la dejo en el “frigo” toda la noche).
Podéis decorarla como en este caso, espolvoreándola ligeramente de canela. Y este es el resultado.

Una tarta deliciosa que os animo a preparar, seguro que no os defrauda :)

Y esta recetilla me vais a permitir que sirva para dar la bienvenida a una personita que acaba de llegar a este mundo, y que va a hacer muy feliz, entre otros, a su abuela. Una mujer MARAVILLOSA que tengo la fortuna de contar entre mis mejores amigas, y que lo esperaba con impaciencia. Felicidades Merce y bienvenido Rodrigo, biquiños a los dos! :) <3

Aquí os dejo el enlace al recopilatorio de este mes donde encontraréis más recetas con arroz, todas ellas una delicia! :D
Hasta pronto resalaos! ;)

Fuente: este post proviene de Marieta, pásame la receta, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Un pingüe tiramisú

Llevaba tiempo queriendo publicar la receta de este sencillo postre de origen italiano. Una delicia que se prepara muy fácilmente con pocos ingredientes y que, siguiendo con la costumbre, voy a dedica ...

Recomendamos