Contigo en la playa! Idea guardada 2 veces
La valoración media de 1 personas es: Muy buena

TARTALETAS DE BACON Y QUESO AZUL



Hoy os traigo un sencillo entrante en forma de tartaletas individuales, con una masa crujiente y un relleno que seguro que os va a encantar, la cebolla con el bacon y el queso azul las hace totalmente irresistibles. Ideales para comenzar una comida de verano,  fáciles de transportar si queremos llevarlas a la playa o de excursión. Las podemos tomar tanto en caliente recién horneadas como en frío si las preparamos con antelación.

INGREDIENTES
Para el relleno:
1 Cebolla grande.
300 gr. de bacon en tiras.
200 ml. de nata (crema de leche) para cocinar.
Un puñado grande de piñones.
Un trozo de queso azul.
Sal y pimienta.
Para la masa:
225 gr. de harina.
50 ml. de aceite de oliva.
50 ml. de agua tibia.
25 ml. de vino blanco.
1/2 sobre de levadura.
Una pizca de sal.


Comenzamos preparando la masa, para ello mezclaremos en un cuenco grande la harina con la levadura, el agua tibia y el vino, una vez que lo tengamos todo bien mezclado añadimos el aceite de oliva, la sal y mezclamos bien. Formamos una bola con la masa y dejamos reposar tapada unos 25 min. hasta de duplique su volumen.
Pelamos y cortamos la cebolla en juliana y la sofreímos a fuego medio hasta que comience a dorarse, momento en el que añadimos el bacon, seguimos friendo hasta que este quede dorado, incorporamos la nata (crema de leche), salpimentamos y dejamos a fuego lento hasta que reduzca a la mitad. Reservamos.
Precalentamos el horno a 180ºC. Troceamos la masa en tartas porciones como tartaletas tengamos y las vamos estirando una a una con el rodillo y adaptando a nuestras tartaletas. Repartimos el relleno entre ellas y cubrimos con los piñones. Horneamos unos 20 min. o hasta que la masa comience a dorarse. Desmoldamos y dejamos enfriar unos minutos sobre una rejilla metálica, mientras, trocearemos el queso azúl y lo repartiremos por encima de las tartaletas.



Podemos realizar un pastel grande en vez de tartaletas, con lo que adaptaremos la masa a la forma del molde que queramos utilizar.
Si carecemos de tiempo para preparar la masa podemos utilizar una lámina de masa quebrada de alguna marca comercial, aunque merece la pena realizarla en casa ya que se nota muchísimo la diferencia.

Si no somos muy aficionados al queso azúl, lo podemos sustituir por otro de textura similar. Con esta preparación podemos variar el queso, aunque también podríamos incorporarlo a la vez que la nata (crema de leche) y dejar que se funda con el resto de los ingredientes, quedando el sabor más repartido y suavizado, a mi me gusta encontrarme los trozos al masticar, con lo que prefiero colocarlo encima, pero eso a gusto de cada uno.

He realizado estas tartaletas con unos estupendos moldes de Pujadas que me encantan, ya que son de un material resistiente, fáciles de desmoldar y de limpiar.



Fuente: este post proviene de Contigo en la playa!, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Ensalada calabrese

Una de las cosas que más me gusta preparar en verano, son ensaladas con patata cocida o asada, me chifla la patata, así que incluirlas en las ensaladas era sólo una cuestión de tiempo. Descubrí esta e ...

Recomendamos