comunidades

Trufas de chocolate y almendras

Hoy la cosa va de chocolate, trufas, pequeños bocados de inmenso placer.
Las trufas son unos dulces parecidos a los bombones que se elaboran a base de chocolate fundido mezclado con leche, licor y algún tipo de ingrediente extra como la almendra, el café, el coco ...
Se comenzaron a elaborar en la zona de Bélgica, y se les llamó así debido a que, por su color y textura, se parecen mucho a unas setas que reciben ese mismo nombre.


Estas trufas de chocolate son altamente "adictivas", sobre todo para los más chocolateros, además su pequeño tamaño invita a comerte más de una, de dos y de tres.
Son el bocado perfecto que puedes tener siempre preparado en casa para agasajar a las visitas, lo peor de todo es que si no tienes muchas, te las acabas comiendo tú, por supuesto, lo de las visitas es sólo una excusa para hacer trufas.
Preparar trufas es el plan perfecto para esas tardes de lluvia en las que no puedes ni asomar la nariz a la calle, además su elaboración es tan sencilla que a los niños les encantará ayudarte.

¿Preparad@ para pringarte ...?, pues vamos con la receta.
TIPS:

Salen unas 18 unidades
Moldes: se pueden poner en mini cápsulas de papel rizado
Preparación: sin horno
Conservación: en nevera o congeladorINGREDIENTES:

170 g de chocolate negro (el que más te guste, yo utilicé Valor)
3 cucharadas de azúcar
1 cucharada de coñac
50 g de almendras molidas tostadas
1 clara de huevo
fideos de chocolateMODO DE PREPARACIÓN:
Ponemos el chocolate troceado en un bol y derretimos al baño María o en el microondas.
Incorporamos el azúcar y removemos hasta que se disuelva.
Agregamos el coñac, las almendras y la clara de huevo y seguimos removiendo hasta que esté todo bien integrado.
Cubrimos el bol con film transparente y lo introducimos en el congelador durante 1 hora.
Transcurrido ese tiempo pasamos a formar las trufas, ayudándonos de una cucharilla, vamos cogiendo pequeñas porciones de masa, les damos forma de bola con las manos y pasamos por los fideos de chocolate.
Las podemos dejar así o ponerlas en mini cápsulas de papel rizado.
Si las vamos a comer en los próximos días, cosa más que probable, se conservarán perfectamente en la nevera, aunque también están muy ricas congeladas, sacándolas del congelador 5 minutos antes de consumirlas.
La opción de congelarlas es ideal si hacemos mucha cantidad para tener siempre a mano un dulce y delicioso bocado.

¡Y colorín colorado este cuento se ha acabado!, me voy a comer unas trufas, ¿me acompañas?, pero con una condición, si luego sientes remordimientos a mí no me eches la culpa, ¿vale?.


Fuente: este post proviene de Los dulces de Mica, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Lazos de hojaldre con miel

Una nueva receta con hojaldre, sencilla donde las haya, un dulce para el desayuno, la merienda o simplemente para tener por casa y darse un homenaje de vez en cuando, una idea que se vuelve irresistib ...

Madeleines

Una petite delicatessen, esa es la mejor denominación que encuentro para definir el postre que hoy voy a compartir contigo. ¿Alguna vez has oído hablar de las madeleines?, igual no con ese nombre, per ...

Bizcocho de dulce de leche y flan

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ... y eso es lo que me sucedió a mí hace unos días cuando recibí una caja de Dulce de leche Márdel con todas sus variedades para que los pudiese utiliz ...

Etiquetas: Bombones y trufas

Recomendamos