comunidades

Ensalada templada de pasta



La pasta: 0% de materia grasa, energía saludable donde las haya, compañera inseparable del deportista por su bajo índice glucémico, resultona y combinable, plato estrella de todo principiante que se precie...

Cuando no he tenido tiempo de organizar algo más elaborado, cuando todo está congelado, cuando hace mucho calor... todas ellas, situaciones reales que pueden llevarte a precocinado fácil y poco saludable (qué también!) pero, seamos serios: los palitos de merluza como en Santo Tomás, una vez y nada más.

Mi pasta templada de hoy es una casualidad de la vida; para mí, una combinación perfecta de sabores que como sin querer llegaron a mi wok y al término del trabajo tan sólo dije mmmmmmm. Menos es más, filosofía de vida (¡aunque no siempre se cumpla! :) :) :).

Ensalada de pasta templada

Tiempo de preparación: 30

Ingredientes (para 2 personas):



-200 gr macarrones, fusilli, etc...

-100 gr bacon, jamón cocido ahumado, pavo (al gusto)

-1/2 pimiento rojo y verde, o amarillo (o los tres) cortado en tiras

-50/100 gr queso tipo gouda

-aceite

-sal y pimienta

Acompañamiento:

-lechuga lavada y cortada

-maíz

-mayonesa

Elaboración:

En una olla suficientemente amplia para la pasta, poner agua a hervir. Cuando rompa a hervir, añadiremos la sal y coceremos la pasta por el tiempo necesario, preferiblemente al dente. Simultáneamente, en una sartén o wok, con un poco de aceite, rehogaremos el bacon o lo que hayamos elegido. Cuando esté dorado, incorporaremos las tiras de pimiento y lo saltearemos, buscando que quede solo atontado, con lo que con un para de minutos será más que suficiente.



Cuando la pasta esté lista, la refrescaremos y escurriremos. Le pondremos un chorrito de aceite para que no se pegue. Apartaremos el salteado y mezclaremos con la pasta fuera del fuego. Salpimentaremos y agregaremos el queso.



Ohhhh sí, ya está.

Una vez en la mesa, el comensal elige qué se pone extra. A mí me gusta con lechuga y maíz... pero a los demás no, así que lo sirvo a parte. La lechuga es mejor no ponerla dentro hasta el momento de comer, así no queda pocha; y si sobra se puede guardar.



¿Sencilla? Si, muy sencilla. Y recuerda que nadie te impide añadir, quitar, sustituir por los ingredientes que más te gusten, poner todo lo tienes en la nevera (de esas también las hacía yo cuando era más joven) o absolutamente nada. Cocina rápida, sí, pero de calidad.

Gracias por tu me gusta, por tu sonrisa y por seguirme. Nos leemos pronto! xxx

Este artículo aparece por primera vez en el blog "Mariví en su cocina".

Fuente: este post proviene de Mariví en su cocina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Para los amantes de las tapas típicas murcianas, las tapas de aquellos mesones que fueron tan abundantes en la Murcia en los años 80. Para los buscadores de la autenticidad y de la esencia local: cómo ...

Recomendamos