comunidades

Kaffee&Kuchen: Pastel de zanahoria (Carrot cake)



Esta es esa tarta que a todos encanta pero que tiene ese innombrable ingrediente vegetal... que no puede ser utilizado para tartas porque es una odiosa verdura. A mis hijos les digo que los prejuicios no llevan a ninguna parte y en caso de hacerlo, suele ser un desastre. La lección de hoy: ¡casi se quedan sin merendar!

Mi tarta de zanahorias es de inspiración americana. La primera vez que la probé estaba hecha siguiendo una receta inglesa. De aquí o de allí, todas se parecen, sin embargo todas son diferentes; las recetas suizas suelen llevar almendra y el resultado es más compacto, la americana e inglesa tienen nueces y una gran humedad... no me caso con ninguna, me gustan todas, sin embargo he de reconocer que ésta es mi ojito derecho.
Este es un pastel ideal para la merienda; un Kaffe&Kuchen en toda regla pero con cero complicaciones, sin ingredientes extraños y, además, muy saludable.

Pastel de Zanahoria

Preparación: 45

Tiempo de cocción: 35, 180ºC
Molde: 30 x 20 cm o 26 cm diámetro

Ingredientes:

Para el bizcocho:

-2 huevos

-150 g zanahoria rallada (si vas a tener problemas usa el rallado fino)

-50 g nueces picadas (con nueces pacanas queda genial)

-120 g harina

-120 g azúcar

-75 ml aceite de girasol

-2 c.c. levadura química

-1/2 c. sal

-1 c.c. bicarbonato

-1 c.c. canela en polvo


Para el frosting de queso:

-200 g queso crema

-150 g azúcar glass

-50 g margarina o mantequilla blanda


Elaboración:

Como siempre, empezamos precalentando el horno a la temperatura indicada, 180ºC. Forramos con papel de horno un molde redondo (26 cm diámetro) o rectangular (30 x 20 cm) , que es el que yo he usado porque tiene una tapa de plástico estupenda, maravilloso para guardar en la nevera.

En un bol/ vaso de la TMX, pondremos los huevos y el azúcar. Cuando esté bien batido, añadiremos el aceite y repetiremos la operación.



Agregamos los elementos sólidos, mezclados previamente. Cuando estén integrados, incorporaremos las zanahorias. Mezclar hasta integrar.







Cocemos en el horno por 35. Ya sabes que cada horno...


Dejaremos enfriar el bizcocho completamente. Puedes desmoldarlo sobre una bandeja para aligerar el proceso.




Sin voltear, tal cual lo hemos desmoldado, cortamos por la mitad y procedemos a mezclar el fronsting.
En un bol, con un tenedor, mezclamos rápidamente los 3 ingredientes.



Rellenamos sin mucha consideración, solo intentando que no se caiga por los bordes, colocamos la tapa. Después ponemos el molde encima y volteamos. El bizcocho ya está dentro. Listo para cortar y guardar.




Si buscas por ahí (por ejemplo en el enlace que dejo más abajo*), verás que el frosting suele ir por dentro y también recubriendo por fuera el pastel, decorado con nueces picadas, zanahorias de fondant... Es ideal para presentar, cuando tienes invitados. Es muy bonito, de verdad, pero se conserva bastante mal si no se come entero; con el frío se oscurece y queda muy feo. Este detalle no influye para nada en su increíble sabor y yo lo he guardado así montones de veces, pero cuando lo hago a propósito para la merienda familiar, recurro al molde de la tapa. ;)

Ya habéis visto, cuando está relleno con el frosting, vuelvo a poner el bizcocho dentro del molde de cocción limpio. Lo corto en trozos de tamaño ración y... como tiene tapa de plástico!!!! lo meto en la nevera: listo para las meriendas.


Aquí podéis ver una variante de la receta y otra forma de presentar este rico pastel
http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pastel-de-zanahoria-con-betun-de-queso-crema

Gracias por leer y por tu me gusta. Consulta, dudas, manifestaciones de cariño... usa los comentarios! jjjj xxx.

Este artículo aparece por primera vez en el blog "Mariví en su cocina".

Fuente: este post proviene de Mariví en su cocina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Para los amantes de las tapas típicas murcianas, las tapas de aquellos mesones que fueron tan abundantes en la Murcia en los años 80. Para los buscadores de la autenticidad y de la esencia local: cómo ...

Mis asignaturas pendientes: guisos europeos tradicionales sin artificios. Hoy, un Gulasch húngaro de elaboración clásica para morir dos veces. No siempre cocinar una receta es tan fácil como decir & ...

Recomendamos