comunidades

Pepitoria de sardinas

Ingredientes:  las  sardinas  deseadas,  abundante  pan  rallado, igual  para el perejil y  ajos y  cebolla  finamente picado  todos y unas hojas frescas de lechuga. 

Limpias y con la autopsia ya practicada en una cazuela, de barro preferentemente, se van alternando una capa de sardinas con otra de pan rallado, ajos, perejil y cebolla. Se tapa esta estratigrafía con un par de hojas de lechuga y se repite el procedimiento hasta apurar la cazuela o acabar con las sardinas. Mejor que tampoco sea una torre de Pisa de sardinas.

Sardinas-al-horno
– Pepitoria de sardinas –

Conseguido el equilibro sin recurrir a desafiar a la gravedad se deja la cazuela en la lumbre entre dos fuegos, suavito, muy suavito hasta que las sardinas hayan soltado su grasa y el conjunto esté tierno y untuoso.

Este apaño figura en algunos recetarios extremeños como propio o habitual de Plasencia de donde cabe decir que no hay sardinas en sus ríos por si duda alguna había.

Tagged: pescados, receta sardinas, sardinas, sardinas pepitoria
Fuente: este post proviene de Los tiempos del puchero, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El pastor como gastrónomo

En cocina también las modas se suceden y, no hace mucho, hemos visto extenderse como mancha de aceite por los principales restaurantes españoles una mal entendida nouvelle cuisine que, llenándonos mes ...

Gulash húngaro

Por su aparente dificultad pero muy exquisitos resultados traemos a esta página de dificultades el celebrado gulash húngaro del casi todos han oido hablar pero muy pocos de estas latitudes han probado ...

Los vinos de pitarra

En los días finales del otoño y casi primeros del invierno, a la par que los fríos y justo a tiempo para hacerse presentes en las matanzas, que ahora es el tiempo, aparece por estas tierras el vino de ...

ALTRAMUCES

Altramuz ¡Qué palabra tan hermosa, tan antigua, tan amarilla y salobre! Altramuces de mi infancia que llenaban de oro el lebrillo en el que mi abuelo los preparaba y que brillaban deleitosos y tentado ...

Recomendamos