7 Recetas para preparar tu propio surtido navideño

En mi apuesta por los regalos "made at home" para estas navidades, se me ha ocurrido que, uno de los regalos con más corazón que le podemos hacer a alguien, es un buen surtido de dulces caseros, y en este caso, del dulces típicos navideños. Además de ser un regalo muy económico, es a la vez un regalo muy personal y que seguro os agradecerán, sobre todo si la persona obsequiada es golosa.
Para ello, he pensado que los dulces deberían ser pequeños, de un tamaño como de "bocado" y que podrían ir guardados dentro de una caja bonita, o en una bandeja y con un envoltorio con motivos típicos de esta época y un lazo grande, que lo haga vistoso.
Te recomiendo que antes de hacer tu propio surtido navideño para regalar, averigües si a la persona que vas a hacerle este regalo tiene alguna alergia o condición alimenticia, ya que no queremos arruinarle la navidad. 
Dulces navideños hay muchísimos, por esta razón escogí algunos para hacer este delicioso surtido navideño y regales a esa persona especial para navidad.

Alfajores de almendra: Muy típicos en todos los surtidos navideños, y uno de los dulces que más me gustan. Una de las ventajas de prepararlo es que no necesita hornearse. Para su elaboración necesitaremos: almendras crudas, harina, canela molida, miel, azúcar, cacao en polvo y agua. Además, si eres de los que te gusta añadirle muchas especias, este dulce se presta a ello. ¡Atrévete y ponle clavo y ajonjolí!
Tendréis que picar las almendras y tostarlas en una sartén. Después tostaréis la harina y la tamizaréis. Habrá que unir la almendra con la harina y el cacao, el azúcar y las especias que más os gusten. Con la miel y el agua, haréis un almíbar y éste lo verteréis sobre la mezcla de ingredientes secos. Con todo esto se creará una masa que debe tener la consistencia suficiente para darles forma a los alfajores. El último paso será espolvorearles de azúcar glas.



Bombones rellenos de chocolate blanco y crema catalana. Sí, unos bombones son una idea estupenda para regalar, y es que, ¿a quién no le gustan? Éstos además son especiales porque, aunque por fuera parecen de chocolate negro, guardan sorpresa en su interior: chocolate blanco y crema catalana. Para prepararlos, tendréis que tener a mano: chocolate negro, chocolate blanco, licor de crema catalana, galletas y nata. 
Para el relleno: tenéis que fundir el chocolate blanco junto con la nata y, después, añadirle la crema catalana. Una vez frío, le añadiremos galletas trituradas. Por otra parte, sobre los moldes verteremos una capa de chocolate negro fundido y lo dejaremos enfriar. Después, lo rellenaremos con la mezcla de chocolate blanco y, por último, cubriremos con una capa de chocolate negro. No desmoldeis los bombones hasta que no estén fríos del todo y sólidos.



Wiener Vanillekipferl: No os asustéis por el nombre. Se trata de unas galletas navideñas típicas de Austria, con aroma a vainilla y frutos secos, que no debéis dejar de probar. Sus ingredientes son almendras, avellanas, harina, vainilla, azúcar, huevos y mantequilla. En este caso, sí que vais a necesitar el horno, pero merece la pena impregnar el hogar de su delicioso aroma. Sólo tendréis que mezclar los ingredientes, dejar enfriar la masa, darles forma y hornearlas. El toque final es espolvorearlas con azúcar glas.


Nevaditos. Esas típicas pastas navideñas a las que todos les hemos pasado el dedo para llevarnos esa capa gordita de azúcar glas. Esta receta, es facilísima. En unos 20 minutos los tendréis listos. Los ingredientes son:  manteca de cerdo, harina, vino blanco, sal y azúcar. Nada más que mezclar los ingredientes y amasarlos. Extender la masa con un rodillo y cortar con la forma que más nos guste. Por último, hornear y cubrir con azúcar glas.



Trufas de chocolate con leche y pistachos. Si hay algo que caracteriza la navidad es el chocolate y los frutos secos. Por ello, las trufas son de sus dulces más típicos. Podéis aprovechar si os ha sobrado cobertura de chocolate de otro dulce para hacerlas. Es tan simple como hacer bolitas de chocolate y pasarlas después por pistacho triturado. Os recomiendo que las coloquéis sobre cápsulas pequeñas de papel para que al cogerlas con las manos no os pringuéis los dedos.



Polvorones sin horno. El dulce estrella de estas fiestas, ése con el que habréis gastado la típica broma de llenaros la boca de ellos e intentar cantar El Gordo de la lotaría. Sí, sin horno, para facilitaros el trabajo. Los ingredientes necesarios para esta receta son: manteca de cerdo, harina, azúcar glas, canela y semillas de ajonjolí. Mezclaremos todos los ingredientes, excepto las semillas de ajonjolí que van por encima. Les daremos forma a los polvorones y los dejaremos secar unas horas para después envolverlos en los típicos papelillos que les hacen más reconocibles.



Mini bizcochos de Navidad: ésta no es una receta típica al uso, pero está elaborada pensando en la Navidad. Se trata de unos bizcochitos que ha sido especiados con jengibre y canela, y que guardan trocitos de fruta escarchada en su interior.
Necesitaréis unos moldes pequeño y preferentemente de silicona, para que se desmolden mejor. Los ingredientes a utilizar: Yogur, harina, aceite de girasol, piel de naranja, huevos, azúcar, jengibre, canela y fruta escarchada.
Es tan sencillo como mezclar ingredientes, verter la masa en los moldes y hornear hasta que estén cocidos. Os aconsejo no desmoldarlos hasta que estén templados.



Como veis, aquí hay dulces para dar y tomar. Incluso los que no tenéis horno, podéis preparar vuestro propio surtido de dulces navideños. Y como aún queda tiempo, os aconsejo que vayáis practicando para que los vayáis perfeccionando.

Para que no os perdáis los dulces navideños que iré publicando en los próximos días, os invito a seguirme en Facebook, G+, Pinterest y Twitter.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: