Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Los riesgos de una alimentación materna no adaptada

Aunque es algo bastante intuitivo, muchas embarazadas no adaptan sus hábitos alimenticios. Lo curioso, es que pese a que es un cuarto del total las embarazadas que llevan una alimentación incorrecta, pocas admiten llevarla. ¿La razón? Muchas en realidad no saben que en realidad no hacen lo correcto durante el embarazo. Cuestiones como no beber alcohol o dejar de fumar son de dominio popular, pero reducir la ingesta de productos procesados o de azúcares añadidos no tanto.

Una buena alimentación durante el embarazo previene la mayor parte de riesgos para el feto
Una buena alimentación durante el embarazo previene la mayor parte de riesgos para el feto
Los fetos reciben alimentación directa por parte del cuerpo materno. Sin embargo, sus organismos no disponen de los mecanismos biológicos para procesar las grasas saturadas o los azúcares. Dependen del cuerpo de sus madres para actuar como filtro. Si la gestante no adecua su alimentación, lo que en otro caso pasaría a convertirse en grasa más o menos molesta se puede convertir en un grave problema para el feto. Embutidos, lácteos no pasteurizados, carnes y pescados semi crudos son prohibiciones durante el embarazo, al ser alimentos de riesgo.

Las modas gastronómicas que se han introducido en nuestro país normalizan el consumo de estos alimentos. Por ejemplo, el auge de la cultura asiática introduce conceptos como el consumo de pescado crudo. Si bien estos alimentos (bien tratados) no afectan de manera negativa a personas adultas, los fetos no disponen de las herramientas para procesarlo con igual eficacia. Los organismos fetales dependen por completo de la alimentación de sus madres adultas y tienen unas necesidades y prohibiciones diferentes a las de los adultos.

Las afectaciones a su organismo pueden ir desde un aumento de la presión arterial de base para los bebes, como problemas en el crecimiento, alergias o falta de capacidad de procesamiento de determinados alimentos. En los casos más extremos: malformaciones en el feto, pérdidas auditivas, ceguera, deficiencias renales, cerebrales y cardíacas. Aunque poco frecuentes, la posibilidad de provocar estos problemas en el feto se reducen a cero con un adecuado control de la alimentación durante el embarazo. Aprende más en este artículo.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El impacto de una dieta equilibrada en la salud

A lo largo del año, sobre todo al comienzo, son muchas las personas que deciden seguir una dieta. Generando una industria millonaria. ¿Pero cómo funciona de verdad? La inmensa mayoría de las dietas es ...

Recomendamos