con2sabor Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Un día perfecto. Excursión al Monte Arabi

Ayer fue un día memorable, de esos que dejan huella en tu mente, en tu espíritu y sobre todo en tu físico.
Empecé el día muy temprano, había que desplazarse hasta Yecla y desde allí aproximarse a la base del monte Arabi, el cual destaca en medio de los campos de cultivo, rodeado de viñedos y de cereal. Estamos muy cerca de Castilla - La Mancha, el monte Arabi se encuentra entre Yecla y Montealegre.
Nos acompaña un guía local, Pedro, al que terminamos llamando cariñosamente "El Lagartija", nos lleva a "toque de pito" que diríamos.


Es un no parar, venga sube que te sube hasta los mil y pico (1.068 m. altitud), casi sin tiempo ni de mirar , aunque yo he perdido algo de ritmo en algunos tramos para poder plasmar alguna imagen con la cámara, y tomar aliento.





El bosque mediterráneo en plena floración, el tomillo tapiza y aromatiza nuestros pasos.
Algunas piedras en el camino nos invitan a mirar a ver de donde han caído.






Después de reponer fuerzas en la cima comenzamos el descenso -ascenso en busca de la cueva de la Horadada. no tengo palabras para describir la impresión que me ha causado contemplar esta maravilla de la naturaleza. Nuestros más antiguos antepasados ya habitaron esta zona, hay un importante número de cuevas con pinturas rupestres en los alrededores.


Ha merecido la pena el esfuerzo, no tengo palabras, estoy casi temblando, y me caigo...


menos mal que sólo lo ha visto mi cámara, y me río hasta de mi sombra.
La cueva de la Horadada me ha cargado las pilas.










La energía que me ha recargado este contacto directo con la naturaleza en estado puro, ha hecho que el camino de regreso fuera como comer pan y chocolate. La vuelta, aunque también era de subir y bajar, ha sido muy fácil (la próxima vez iré por donde hemos vuelto).
Y como no podía ser de otra forma, hemos seguido encontrando caprichos de la naturaleza.




Hasta aquí ha llegado la excursión de hoy, tras más de 4 horas de paseo, la sensación ha sido placentera. Tengo que volver más tranquilamente a visitar las pinturas rupestres (estaban cerradas), a buscar la cueva del Tesorillo de Yecla, y a seguir disfrutando de la naturaleza.
Menos mal que todo esfuerzo tiene su premio, y aprovechando que en Yecla estaban con las fiestas de San Isidro, nos hemos encaminado hacía allí a reponer principalmente líquidos, y a volver a quedarnos prendados con " Las carrozas de papelicos", fruto del trabajo de las innumerables peñas, que llenan las calles de alegría y color. El vino corre por doquier...








Y hasta aquí la crónica de un perfecto día de mayo.
Ahora me voy de a buscar nuevas aventuras por la zona.
Disfrutar del día, y hasta la próxima.
Fuente: este post proviene de con2sabor, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Empanadillas de bacalao, manzana y cebolla

Una delicia de Empanadillas, la receta de este relleno es sencilla como ella sola, no lleva ni sal y es un bocado fino, sabroso, con alto valor nutritivo que estoy segura que te va a gustar. Las he pr ...

Guisado de atún con patatas (MARMITAKO)

Deseando llegar a casa, después de unos días de monte, y preparar un plato de cuchara de esos fáciles, que solo se usa una olla, y que te reconfortan el estómago. Este es el popular Marmitako, o una ...

Etiquetas: PalabrasViajes

Recomendamos