Cocina

Cocina fácil con Parmelia Idea guardada 2 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

El bricolaje: mi gran pasión

       Fuente: Pixabay

herramientas de bricolage

El bricolaje: mi gran pasión

Según el diccionario que tengo en mi librería, bricolaje es toda actividad manual y casera de creación, reparación, instalación, montaje o de cualquier otro tipo, que se realiza sin ayuda profesional.

Totalmente de acuerdo y dicho significado nos define de una manera realista a todos los que nos enloquece el bricolaje. Para nosotros se trata de una afición con la que nos sentimos realizados, creativos, útiles, nos divierte deshacer cosas para volver a rehacerlas, aumenta nuestro orgullo el descubrir que somos capaces de arreglar cosas que parecían imposibles recomponerlas. Somos hombres diestros y habilidosos ¡La maña al poder! Y lo mejor de todo, nos ahorramos un buen dinero para invertirlo en otro de nuestros grandes pasatiempos: adquirir las herramientas necesarias para el bricolaje, nosotros siempre las compramos en DecoandLemon. Destornilladores, alicates, tenazas, taladro, niveles, sierra, martillos, llave inglesa…

Hay personas a las que les relaja leer, otras que se desahogan corriendo kilómetros y kilómetros, quien se siente realizado haciendo viajes inolvidables y después estamos las que nos encanta ponernos delante de nuestra mesa de trabajo, apoyar nuestros brazo en ella, mirar todos los utensilios que se encuentran delante de nosotros y pensar, ¿qué voy a crear hoy? Tengo una muy buena amiga que siempre dice que el mayor poder que tiene el ser humano es el poder de crear, que de la nada concebir una idea y hacerla realidad, que tome forma, tenerla entre nuestras manos y pensar “Soy el padre de la criatura”. Poniéndonos filosóficos puede que esto sea la eternidad, aunque los locos del bricolaje somos más sencillos y nuestra única pretensión es crear una silla cómoda en la que poder descansar.

En mi caso, cuando me encuentro delante de la mesa reviso todas las herramientas que me rodean y pienso qué puedo construir con ellas. Cojo papel y lápiz y comienzo a dibujar lo que sale de mi cabeza: una silla, una mesa redonda, una cajonera para mi hija, un escritorio para mi despacho… Nunca me olvido que siempre existen cosas que arreglar y reparar en casa, hago memoria y las enumero según su prioridad, luego pienso que ya tengo trabajo para un par de semanas y sonrío. Me siento bien porque he tenido una idea con la que voy a crear un objeto, me voy a sentir útil cuando repare las cosas y orgulloso de ser “Un tipo con mucha maña”.

Puede que todo lo que he contado parezca trivial y que no tiene ninguna importancia; mi hijo siempre me pregunta que para qué sirve lo que estoy haciendo, que tiene pinta de que no va a servir para nada cuando para mí lo es todo y es lo que más me gusta en este mundo, podría estar horas y horas utilizando cientos de herramientas para reparar, montar y crear los muebles y enseres más variados que existen.

Pensarlo bien. ¿Qué sería de este mundo si no existiéramos lo locos del bricolaje? Pues el lugar más aburrido de todo el universo.

Un fuerte abrazo y nos vemos en mi próximo artículo.

Fuente: este post proviene de Cocina fácil con Parmelia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos