comunidades

Receta para niños con kiwis Zespri: Tartaletas con Kiwi, crema de queso y chocolate negro fundido


¡¡¡¡¡Hola amiga!!!!! ¿Cómo estás? Vaya, cuánto tiempo ha pasado desde la última entrada en el blog. Seguro que te estabas preguntando si seguiría o no publicando recetas. Pues mira, ha sido un año con mucho movimiento y muchas novedades en mi vida que han hecho que, bueno, dejara de publicar pero no por ello de seguir elaborando recetas dulces aptas para los pequeños de la casa. Nuevos proyectos creativos y un nuevo embarazo súper deseado están siendo mi guía de viaje. Pues sí, amiga, estoy embarazada y ¡¡¡YA VA EL TERCERO!!! Gracias, gracias…la verdad es que teníamos muchas ganas…y mira aquí estoy ya de 6 meses, esperando un niño que ya es, sin haber nacido todavía, el entretenimiento de sus hermanos.
Y además, aprovechando las ganas de nuevo de publicar y compartir mis recetas dulces contigo, he querido hacerlo coincidir con una promoción que están llevando a cabo desde Madresfera, Zespri Kiwifruit.












¿De qué se trata?
Zespri invita a todos los bloggers a compartir su mejor receta utilizando el Kiwi en cualquiera de sus variedades: Zespri Green, Zespri SunGold o Zespri Gold. Porque la mejor receta será premiada con una fantástica Thermomix modelo TM5. Sí como lo oyes. ¿A que es un premio irresistible? A mí me vendría de perlas para las comidas… porque en cuanto nazca el bebé no voy a dar abasto con las comidas y la verdad: me vendría MUY BIEN tener una en mi humilde cocina.
Por cierto, si quieres saber más sobre el concurso, puedes consultar las bases aquí.
¿ Zespri Green, Zespri SunGold o Zespri Gold?
Pues mira en casa siempre tenemos Zespri Green, pero en cualquier gran superficie puedes encontrar las tres variedades y comprar…las tres, claro, y así las pruebas todas porque en fruta no debemos escatimar amiga y menos cuando pensamos en dar a nuestros hijos la mejor alimentación posible.
¿Por qué el Kiwi es una fruta deliciosa e imprescindible en nuestra dieta?
El kiwi también recibe el nombre de Actinidia deliciosa. Yo lo pronuncio quiui pero mis hijos dicen quivi…bueno nos entendemos igual. Es originaria de china pero empezó a cultivarse en Nueva Zelanda desde el 1904.
¿Sabías que la fruta crece en una planta trepadora y es un fruto colgante?
Sobre el Kiwi podéis encontrar muchísima información tanto en internet como en cualquier biblioteca, pero quiero resaltar sobretodo su alto contenido en vitamina C que ayuda a prevenir y combate el refriado de cualquier miembro de la familia y en fibra. Yo estoy aprovechando muchísimo el poder que nos otorga esta fruta, sobre todo por las mañanas con el desayuno. Gracias a ellas estoy controlando el temido estreñimiento del embarazo. ¿Y sabes una cosa? Me va genial. Y bueno, a los niños les encanta. Así que todo son ventajas. Y oye, esto no es todo. Además es rico en luteína que reduce el riesgo de cáncer, de padecer enfermedades cardíacas y la degeneración macular y cataratas.
Contiene tanto fibra soluble como la insoluble (buena para el estreñimiento).
Es rico en cobre, que viene fenomenal y es vital para el crecimiento de los niños, de los huesos, del cerebro y del sistema inmunitario.
Y algo muy curioso, contiene más potasio que el plátano que controla la presión sanguínea y la actividad del corazón.
Y si esto fuera poco, es rico en folato, magnesio y vitamina E. Es antiinflamatorio y antialergénico.
¿Cuántas cosas buenas, verdad?
Pues nada, a comer Kiwi. Lo puedes hacer tal cual, fresquito, preparar ricas mermeladas o bien tal y cual te voy a mostrar. Existen muchísimas formas de elaborarlo, toooodas riquísimas, porque el Kiwi es además una fruta muy versátil que nos ofrece muchas posibilidades. ¿Te animas?


TARTALETAS DE KIWI, CREMA DE QUESO Y CHOCOLATE NEGRO FUNDIDO
Ingredientes para 6 personas ( te muestro 3 tartaletas en las fotos) :

Kiwis Zespri Green.
Moras rojas.
1 huevo talla M.
2 láminas de hojaldre fresco.
150 gr de mantequilla sin sal a punto de pomada.
150 gr de queso fresco para untar.
200 gr de azúcar glas.
50 gr de chocolate negro 70% para postres.Utensilios necesarios:

Garbanzos.
Cortapastas o de galletas redondo.
Molde apto para horno para cupcakes.
Batidora.
Pincel de silicona.
Báscula de cocina.Y muuuuuuchoooo amor.
Elaboración

Dejamos la mantequilla fuera del frigorífico durante la noche anterior para que se ponga blanda, o lo que es lo mismo, a punto de pomada para poder trabajar con ella.
Al día siguiente, encendemos el horno a 200 ºC, arriba y abajo sin ventilador. Preparamos el molde untando cada hueco con mantequilla. Cortamos el hojaldre con el molde cortapastas, yo he utilizado un molde para galletas. Lo que tengáis por casa. Incluso un vaso de boca ancha os puede servir.
Colocamos cada corte redondo del hojaldre en un hueco del molde. Los pinchamos con el tenedor para que la pasta no suba y los untamos de huevo batido con el pincel para que se dore. Yo acostumbro, además, a rellenar la pasta con un puñado de garbanzos. Esto asegura que no suba. De todas formas, en esta ocasión no lo he hecho, y he tenido que pinchar la base de la pasta horneándose en varias ocasiones. Hacedlo con mucho cuidado de no quemaros y de no romper la lámina de hojaldre.
Metemos el molde en el horno ya caliente durante unos 15 minutos aproximadamente. Digo aproximadamente porque depende mucho del horno. Estad muy atentas.
Mientras se hornea el hojaldre, preparamos la crema de queso fresco. Para ello en un bol, batimos 50 gr de mantequilla hasta tener una consistencia cremosa. Añadimos 200 gr de azúcar glas (en casa nos gusta muy dulce) y batimos hasta tener una mezcla homogénea. Después terminamos añadiendo los 150 gr de queso fresco para untar batiendo durante unos minutos hasta tener una crema parecida a la crema de pasta de dientes. Con consistencia. Probadla que está buenísima y si os sobra la podéis emplear para rellenar un bizcocho. La conservaremos en el frigorífico durante varios días.
Como habremos estado pendientes del horno, los hojaldres una vez dorados los templaremos a temperatura ambiente.
Ahora, derretimos por separado, 75 gr de mantequilla y 50 gr de chocolate negro en el microondas. Una vez derretidos, los dejamos templar y los mezclamos. Uuuuuhmmmm riquísimo.









Montar las tartaletas

Extraemos los hojaldres del molde con cuidado.
Rellénalos con tanta crema de queso fría como te apetezca.
Corta varios Kiwis ZespriGreen en rodajas y vuelve a cortar las rodajas por la mitad. Colócalas sobre la crema de queso, una sobre la otra.
Utiliza una mora para culminar cada tartaleta de postre sobre las rodajas de Kiwi y baña el resultado con el chocolate.




Y…tachán, ya tienes las tartaletas preparadas para servir. Consérvalas en el frigorífico hasta entonces.
Curiosidades
La crema de queso se sirve siempre fría. Su sabor dulce y su textura cremosa son grandes aliados del sabor ácido del kiwi y de la mora y del sutil amargor del chocolate.
Es una explosión de sabor en la boca.
En las fotos, además, te sugiero una posible presentación del postre. Las Navidades se acercan y creo que es ideal para culminar una comida/cena maravillosa en familia o amigos. Un postre sano y completo que no dejará indiferente a nadie, que pueden comer los más pequeños y con el que te aseguro que triunfaréis como anfitriones.
Ya sabéis, apuntaros al movimiento Kiwi con Zespri.
¡Suerte a todos! y hasta la próxima


Fuente: este post proviene de Lady Fogones, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos