comunidades

Recetas fáciles para San Valentín

Empieza la cuenta atrás para la noche más romántica del año. ¿No tienes ningún plan? ¡Qué no cunda el pánico! Este año quédate en casa, busca una decoración sencilla, piensa un pequeño regalo de San Valentín, pon música agradable y disfruta de una tranquila cena para dos. 

La única premisa es disfrutar y relajarte. Aquí tienes un menú completo, que es fácil de cocinar, con productos de temporada y sin perder mucho tiempo entre fogones. ¿Piensas que es imposible? ¡Sigue leyendo!
 

Fuente: Unsplash.com


Los entrantes, mejor en vasitos

Cualquier tapa tradicional puede quedar espectacular en este formato, un simple pisto con huevo poché y pan crujiente es un bocado rico y fácil. Además, puedes prepararlo con cierta antelación, para no tener que estar cocinando en el último momento. 

En la misma línea, las salsas para dipear son una opción muy socorrida. Tanto el hummus de remolacha (perfecto por su tonalidad) como el guacamole son opciones muy saludables. Prueba a acompañarlas con verduras como la zanahoria y el apio para mojar. Una copa de vino blanco junto a este picoteo y todo listo para pasar al plato principal. 

Pescado al horno con costra de almendra

El horno es tu mejor baza para cocinar algo rico y que no ensucie mucho en San Valentín. Al tratarse de una cena, el pescado es una opción más ligera que un asado y puedes sorprender con el acompañamiento. Por ejemplo, usando la técnica de papillote con algunas verduras como puerros, zanahorias, espárragos y judías verdes. Solo tienes que partir un rectángulo de papel de aluminio, poner un chorrito de AVOE, el pescado y las verduras troceadas por encima, salpimentar, cerrar el paquete y hornear unos 20 minutos (depende de la potencia de tu horno). 

Una vez cocinado, abre el paquete y espolvorea almendra picada y perejil por encima, luego vuelve a meter todo al horno tres minutos más (posición gratinado) para crear una costra crujiente. ¡Delicioso y muy sano! 

De postre... ¡Fruta y chocolate! 

Cerramos la propuesta de menú con unas brochetas de fruta y chocolate negro fundido. Un postre sencillo y que gusta muchísimo. Un truco para darle un aire más sofisticado a la presentación es cortar la fruta con moldes de galletas en forma de corazón y luego verter el chocolate por encima formando pequeños hilos que quedarán crujientes. ¿No se te hace la boca agua?

Esperamos que estas recetas te inspiren para celebrar un San Valentín muy especial. ¡Te esperamos en el próximo post de Vivienda Saludable
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos