Tarta de ricotta & dulce de leche & fresas

Hola amigos, hoy les traigo una deliciosa receta de tarta de ricotta con dulce de leche y fresas que esta para morirse. Debo decirles que  este tipo de receta de tarta de ricotta con dulce de leche y fresas es muy fácil de preparar y los resultados son increíbles. La masa de fondo (pasta frolla) se puede usar casi con cualquier tarta de este tipo, es decir cuando nos hace falta un fondo algo consistente.

La he preparado en un ratito, solo amasar y batir el relleno. Paso a explicaros como la he preparado.

En España cuesta encontrar el queso Ricotta, pero se puede usar también el queso "requesón" que hace prácticamente el mismo papel que el queso italiano Ricotta. A continuación la receta de tarta de ricotta con dulce de leche y fresas:

Imagen 0


Imagen 0


Masa de Fondo

200 gramos de Harina
100 gramos de Azúcar
70 gramos de Mantequilla
1 cucharadita pequeña de Levadura en Polvo

1 Huevo

una pizca de Sal
1/2  cucharadita de esencia de Vainilla

Relleno

150 gramos de Dulce de leche para el fondo de la tarta

200 /250 gramos de Queso Ricotta o Requesón
3 Huevos
100 gramos de Azúcar
1 cucharadita de esencia de Vainilla líquida

Fresas o frambuesas, moras... cualquier fruta roja le va muy bien

Preparación

Empezamos mezclando la harina con la levadura en polvo, después añadimos el huevo, el azúcar, la mantequilla fría y cortada en trozos pequeños, la pizca de sal y la media cucharadita de esencia de vainilla. Tanto si lo hacemos a mano como en procesadora, seguimos el mismo orden.

Poco a poco añadimos todos estos ingredientes hasta que estén bien mezclados y hacemos una bola lisa y suave y la dejamos reposar media hora en el frigorífico.

Relleno

Extendemos el dulce de leche, que lo tendremos fuera del frigorífico para que sea más fácil.

Imagen 0


Relleno de Ricotta

A continuación en la batidora o la procesadora ponemos el queso Ricotta, los tres huevos, los 100 gramos de azúcar y la cucharadita de esencia de vainilla. Se bate bien y se echa encima del dulce de leche. Tiene que quedar suave y algo más espesa que la leche, casi como si fuese una crema.

Horno

Tiene que hacerse en un molde desmoldable, ya que si no se usa de este tipo es muy difícil sacarla. Se pone en el horno ya caliente a 180 grados unos 25/30 minutos. No importa que parezca que esté blanda al sacarla, ya que después cuando se enfría se vuelve más compacta.

Por arriba apenas queda dorada, algo quizá el borde, pero nada más, por esto admite muy bien las frutas laminadas como las fresas, o moras, o frambuesas... cualquier fruto rojo le va muy bien, el que más a mano tengamos.

Imagen 0


Imagen 0


Las fresas las laminamos y las colocamos a nuestro gusto

Imagen 0

Os dejo el enlace del Facebook de La Taza de Loza para que podáis echar un vistazo.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: