Tarta de queso con arándanos

Ingredientes para None comensales

Nata líquida 200 ml. crema de queso fresco 400 gr. azúcar 80 gr. gelatina 4 hojas mermelada de arándanos mantequilla harina bizcocho de soletilla huevos 2 unidades azúcar 60 gr. harina floja 60 gr.
Precalentamos el horno 190º. Preparamos el bizcocho: Separamos las claras de las yemas y blanqueamos las yemas con 20 gramos de azúcar hasta que doblen el volumen. Reservamos. Montamos las claras a punto de nieve ayudándonos hacia el final con el resto del azúcar. Incorporamos las yemas blanqueadas a las claras con cuidado, con movimientos envolventes para que no se bajen. Tamizamos la harina e incorporamos a la mezcla anterior, con movimientos envolventes. Usando un molde redondo de los de pinza, embadurnamos con mantequilla y espolvoreamos con harina. Metemos la masa y repartimos bien. Horneamos de 5 a 7 minutos, que se dore y pinchando con un cuchillo salga limpio. Sacamos y dejamos enfriar. No desmoldamos. Preparamos la crema: Ponemos 2 hojas de gelatina en agua fría para que se ablanden. En un bol ponemos el queso, que será mejor si está a temperatura ambiente o deshacemos al Baño María. Mezclamos bien con el azúcar. Incorporamos la nata líquida, no toda. Parte de ella la calentamos un poco y diluímos las hojas de gelatina en ella. Una vez diluídas, incorporamos al resto de la crema. Ponemos la crema encima de la base de bizcocho (no hemos sacado del molde y repartimos bien. Alisamos la superficie y metemos a la nevera una hora como mínimo. Preparamos la cobertura de arándanos: Primero ponemos las otras dos hojas de gelatina a remojo en agua fría. Mientras se ablanda, ponemos la mermelada al fuego a calentar un poquito (podemos añadir algo de agua si queremos). Sacamos del fuego e incorporamos las gelatinas previamente ablandadas y escurridas. Disolvemos bien. Si la tarta ya está firme le repartimos por toda la superficie la cobertura y volvemos a meter en la nevera. Dejamos enfriar. Antes de que se endurezca del todo, podemos decorar con unas frambuesas y menta fresca. Esta tarta se puede preparar el día anterior, porque está exquisita de un día para otro.
Fuente: MARIAN DE ALTUR
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: