comunidades

Huevos rellenos para sorprender a los peques de la casa

Tanto en el desarrollo físico como intelectual de los niños juega un papel protagonista la alimentación. Para que este desarrollo sea óptimo es necesario, por tanto, que su dieta diaria sea lo más variada posible, porque es la mejor forma de garantizarles el aporte de todos los nutrientes que su organismo necesita.



Dentro de los alimentos que los peques de la casa deben comer con asiduidad en una dieta equilibrada están los huevos. Este alimento es rico principalmente en proteínas, aportadas especialmente por la clara, pero también en grasas, que se encuentran en la yema y que son las consideradas como 'buenas', monoinsaturadas y poliinsaturadas. Pero no solo proporciona estos dos macronutrientes, sino que también su ingesta es recomendable porque los huevos son ricos en potasio, fósforo, selenio, ácido fólico y vitamina A. 

Aunque el huevo, por tanto, no debe faltar en la dieta de los más peques, hay formas de cocinarlos que son más aconsejables que otras. Conviene evitar la fritura y decantarse por métodos más saludables como la cocción. Es cierto que mojar pan en la yema de un huevo frito es todo un placer, pero los huevos cocidos también se pueden convertir en una delicia con la que deleitar a los niños. ¿Cómo? Preparando huevos rellenos, combinando ingredientes de lo más variados para ofrecer, así, un plato de lo más completo. Además, se pueden aderezar con nuestras salsas Ketchupkids y Mayokids, adaptadas nutricionalmente para cubrir las necesidades de los más pequeños. 



¿Quieres que te ayudemos a preparar los mejores huevos rellenos para tus hijos? ¡Toma nota!

La cocción del huevo

Para hacer unos huevos rellenos es necesario cocerlos previamente. Aunque parezca que es algo tan sencillo como echar los huevos en agua hirviendo, es mejor seguir nuestros consejos para evitar algunos de los errores más comunes como que se rompa la cáscara al ponerlos en la cazuela o que la yema no se termine de cocer del todo. 

Por tanto, para prepararlos, tenemos que poner una cazuela al fuego y meter los huevos en ella. Cubrimos con agua y añadimos un chorreón de vinagre. La razón por la que los huevos se introducen  en la cazuela antes de que hierva el agua es que así se evita que se rompa la cáscara como pasa a veces al meterlos directamente de la nevera en el agua burbujeante. Y el vinagre lo que hace es facilitar la labor de quitarles la cáscara una vez fríos. 



Una vez que el agua empiece a hervir, bajamos el fuego al mínimo y dejamos que los huevos se cuezan entre 10-11 minutos, nunca más. Ese tiempo garantiza que la yema no quede líquida, pero si nos pasamos, la yema se pondrá de un color verdoso muy poco apetecible.

Una vez que estén listos, los escurrimos, los pasamos por agua fría para cortar la cocción y dejamos enfriar antes de pelarlos. 

¡A rellenar!

Una vez que tenemos listos nuestros huevos cocidos, los cortaremos por la mitad, quitaremos la yema dura con cuidado y la reservaremos. Ahora, ya solo queda escoger qué relleno queremos para nuestros huevos:

- El clásico: el que se suele preparar en muchas casas, es una mezcla de la yema dura junto con atún en conserva y salsa de tomate o kétchup y mayonesa, que son las preferidas de los peques. Podemos usar  tanto nuestro Ketchupkids como nuestra Mayokids, que están elaborados sin conservantes ni colorantes y son productos libres de gluten y lactosa, ¡y con unos envases de Star Wras y Frozen que les encantarán!



- El clásico 'reinventado': consiste en mezclar el atún del clásico huevo relleno con un poco de remolacha cocida y con mayonesa. ¡El relleno será de color rosa!

- De jamón cocido: el atún del relleno de los dos anteriores es sustituido por jamón o pavo cocido. Tampoco aquí falta la mayonesa. 

- De aguacate:  en este caso hay que preparar una especie de guacamole (sin picante) con aguacate, tomate, sal, un poco de cebolla y un chorreón de zumo de limón. Usamos la mitad de las yemas para mezclar con la crema de aguacate y la otra mitad para decorar desmenuzándola por encima de los huevos rellenos.

El remate final

Para presentar los huevos rellenos y que los peques de la casa se queden con la boca abierta, nada como jugar con la imaginación para decorarlos de una forma sorprendente. ¿Necesitas inspiración?

Sírveles unos simpáticos buhitos.



O unos entrañables pollitos.



También puedes hacer 'navegar' su imaginación con unos barcos de cáscara de 'huevo'.



O 'deconstruir' el plato como los chefs con estrella michelín y convertir los huevos rellenos en una original flor.



Anímate a sacar el artista que llevas dentro para ofrecerle recetas de huevos rellenos de los más vistosas y, lo más importante, llenas de nutrientes para que sigan creciendo fuertes y sanos. 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos