comunidades

Menú completo de cuaresma (1 principal y 2 postres)

En este país, cualquier excusa es buena para comer. Todas las fiestas que se os ocurran, se celebran en torno a la mesa y casi todas tienen un dulce típico para rematar una buena comida. La Cuaresma no podía ser menos.
Hace un par de semanas ya que se terminó el carnaval con el tradicional entierro de la sardina, abriéndose así el periodo de cuaresma que durará hasta la Semana Santa.

Potajes, torrijas y buñuelos son muy consumidos en esta época, así que hoy os presento un menú a base de un tradicional potaje de Cuaresma, coronado, para que elijáis, con unas torrijas muy especiales o unos buñuelos de viento que en Madrid son tradicionales de la fiesta de todos los santos, pero que me consta que se consumen también en cuaresma en otras zonas de España. Además, os voy a mostrar cómo preparar pan de torrijas si queréis hacerlas caseras de principio a fin. No os lo perdáis.

MENÚ COMPLETO DE CUARESMA, compuesto de un principal y dos postres:

Abrimos la mesa, sin entrantes, directamente con el potaje, un plato contundente pero bien sano y nutritivo porque está compuesto de legumbres (generalmente garbanzos, pero hay quien le pone también alubias), pescado –el bacalao es muy clásico en esta época- espinacas y huevo cocido. La preparación es bien sencilla porque no requiere mucho más que remojar la legumbre y cocerla después con el bacalao y un majadito que dará sabor al delicioso caldo. Podéis VER LA RECETA COMPLETA AQUÍ. Es de mi propio blog, Cocinando para mis cachorritos.

Imagen 0


Como el potaje, a pesar de ser muy sano porque apenas lleva grasas, es un plato contundente, yo os recomiendo una pieza de fruta para el postre y dejar estos dulces para la merienda. Pero si sois de los que no podéis prescindir de un dulce después de una buena comida, os traigo dos para que no os quejéis.

Las clásicas torrijas cobran otro color remojándolas, en vez de en leche de vaca como es tradicional, en leche de coco, como hace Montse -No sin mi taper-. Por lo demás, el proceso es básicamente el mismo que el de las torrijas más tradicionales: pan remojado en leche, rebozado en huevo y frito en un buen aceite de oliva. Luego ya, cada uno lo puede aderezar a su gusto con un almíbar o con canela en polvo. Absolutamente deliciosas.
VER RECETA AQUÍ.

Imagen 0


Tradicionalmente el pan que se ha usado para hacer las torrijas es el pan “de ayer”, pan del día anterior que se reciclaba así cuando aún no existía la palabra reciclaje. Pero a mí me gustan mucho más las torrijas con ese pan tipo “bollo”, con textura como de brioche que se hace ex profeso para este menester. En mi blog podéis encontrar la receta para prepararlo usando solo harina, levadura, mantequilla y leche. El proceso es el de cualquier pan: amasado, levado, formado, segundo levado y horneado. Podéis consultar los tiempos exactos PINCHANDO AQUÍ.

Imagen 0
 

Como segunda opción para el postre, os ofrezco unos deliciosos buñuelos de viento, para los que necesitaréis ingredientes tan usuales en vuestras cocinas como la harina, huevos, agua mantequilla y levadura. Tan sencillo como hacer una masa con ellos y freírlos después en forma de bolitas. Nos lo explican en Cuadernos de cocina que, además, nos ofrece dos versiones diferentes para el relleno: crema pastelera o nata montada (crema de leche). Yo no sé con cuál quedarme…
VER RECETA AQUÍ.

Imagen 0


Espero que os guste este menú especial para estos días, ¡disfrutadlo y no olvidéis seguirme en las redes sociales!
 ** en facebook
     ** en twitter
     ** en google+
     ** en pinterest
     ** en bloglovin'
Imagen 0

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos