comunidades

Pan de ajo con pipas en panificadora

Hace un año que le compré a mi madre una panificadora para que elaborara su propio pan. Como os comenté en su día, le habían quitado el gluten de su dieta y le resultaba difícil encontrar una panadería que elaborara pan con harina sin gluten.



También os comenté que, cuando volví de vacaciones, me hice con otra para mí. Y eso es lo que vamos a hacer hoy, un aromático y delicioso pan en la panificadora. ¿Empezamos?



Los ingredientes que vamos a necesitar son:

300 ml de agua

540 g de harina de fuerza

1 cucharadita de ajo

1 cucharadita de azúcar

1 cucharadita de sal

1/4 de cucharadita de nuez moscada

40 g de semillas de girasol

40 g de semillas de calabaza

50 g de mantequilla

18 g de levadura fresca

Lo bueno de elaborar nuestro propio pan es que controlamos los ingredientes que utilizamos, así podemos hacer el pan que deseamos en cada momento.

El ajo que suelo utilizar es seco, pero se puede sustituir por dos dientes de ajo o tres, dependiendo de su tamaño y lo que te guste. ¿Sabías que el consumo habitual del ajo nos ayuda a mejorar la circulación en la sangre? Además, fortalece nuestro sistema inmunológico, nos ayuda a absorber mejor los nutrientes de los alimentos y a mejorar la digestión.



Me gusta el toque que la nuez moscada que le da al pan. Esta especia nos ayuda a regular la digestión y tratar problemas estomacales, favorece la circulación y fortalece el sistema cardiovascular. Además, nos ayuda a eliminar el insomnio, calma los nervios y ayuda a inducir el sueño.

En esta ocasión vamos a utilizar azúcar integral de caña sin refinar, Panela. ¿Pero cuál es la diferencia entre la Panela con respecto al azúcar blanco o moreno? La panela es el azúcar más puro, no pasa por ningún refinado, centrifugado... o cualquier otro proceso por el que pasa el azúcar blanco o moreno. Por esto, la panela conserva todas la vitaminas y minerales de la caña de azúcar.



Las pipas de girasol y de calabaza siempre son ingredientes que nunca faltan en mi despensa, las utilizo en muchos platos. ¿Sabías que las pipas de girasol regulan el metabolismo del agua en nuestro organismo? Por esto no debe de faltar en las dietas de personas con problemas de hipertensión, trastornos circulatorios y deportistas. Además, son ricas en hierro, fósforo, calcio, magnesio, vitaminas (A, B, D y E), por lo que son recomendables para embarazadas, personas con problemas de osteoporosis y fibromialgia.



¿Sabías que el color verde de las semillas de calabaza se debe a su alto contenido en clorofila? Además es rica en fibra y vitaminas (A, B y E) y minerales como el zinc. Esto hace que nos ayude a equilibrar nuestro sistema nervioso y a que funcione correctamente nuestro sistema inmunológico. Son recomendables para personas que tengan problemas de próstata.

La levadura se puede adquirir en diferentes formas, como levadura seca, levadura fresca o levadura de fermentación rápida. La que se recomienda para la panificadora es la seca aunque con la levadura fresca también se consiguen muy buenos resultados, como vais a comprobar. Por regla general, un sobre de levadura seca equivale a 21 g de levadura fresca, que es la cantidad adecuada para unos 500 g de harina.



Preparación:
Sacamos el recipiente o molde de la panificadora y comprobamos que las varillas de amasado están bien colocadas. Vamos añadiendo los ingredientes por orden en el molde, empezando siempre por los líquidos y después continuando con los sólidos.



Prefiero poner todos los ingredientes en el molde fuera de la panificadora para que no caiga nada en el interior del aparato que pueda estropear su funcionamiento.

Programamos la panificadora en el programa 1 (Normal). A continuación, indicamos el peso, en este caso 1250 g. Luego, el nivel de tueste que deseamos, en mi casa nos gusta muy tostado, para que la corteza del pan quede crujiente. Y, por último, damos a inicio.

Antes de hornear, la panificadora nos avisa por si queremos quitar las varillas de amasado para que no se queden en el interior de la pieza de pan. Yo las suelo quitar, pero si las dejamos, debemos de tener cuidado de no dañarlas al cortar el pan.

¿Qué os parece el resultado? En mi casa se acaba rápido.



Presentación:

Lo colocamos sobre un paño de tela, con el que envolveremos para que no se ponga duro.



A la hora de cortar lo colocaremos sobre una tabla de madera y cortaremos el pan con un buen cuchillo.

Yo estoy encantada, sale buenísimo y tengo pan todos los días.

Bon appétit!

Fuente: este post proviene de Pequeños Accidentes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos