comunidades

Trucos caseros para limpiar el horno

Seas o no una persona escrupulosa con la limpieza del hogar, lo que está claro es que en la cocina hay que ser especialmente cuidadosos. Nosotros te recomendamos evitar la acumulación de grasa y suciedad, por higiene pero también para prevenir un trabajo más complejo a futuro. De esta manera, en el post de hoy encontrarás recomendaciones para mantener el horno limpio en el día a día y algún truco extra para los momentos en los que cocines alimentos especialmente grasientos o, por el motivo que sea, esté más sucio de lo normal. Si quieres dejar este electrodoméstico impoluto y listo en todo momento para preparar los manjares más apetitosos, ¡sigue leyendo!


 

Cómo limpiar el horno

Consejos para limpiar el horno día a día


Sí, lo sabemos, limpiar el interior del horno después de cada uso puede convertirse en una tarea tediosa, pero piensa en la cantidad de suciedad que se llegará a acumular si te dejas llevar por el camino de la procrastinación un día tras otro. ¿Mejor ser precavido, no es así ;)?

Además, si sigues nuestras indicaciones, tan solo tendrás que realizar una pasada rápida con un estropajo suave y detergente de lavavajillas común para, a continuación, retirar el producto con papel de cocina o un paño de algodón humedecido en agua.

En cuanto al exterior del horno, lo habitual será que se mantenga más o menos limpio y que con frotar suavemente con un paño húmedo sea suficiente, pero si se ha manchado de comida o cualquier otro residuo, puedes añadir unas gotas de jabón líquido al agua.

Después de realizar la limpieza superficial del interior y el exterior, deberás pasar un paño seco para conseguir un resultado brillante y terminar de eliminar cualquier rastro de suciedad.

Antes de continuar, te recomendamos leer este post para descubrir cómo limpiar, además del horno, la campaña extractora y la placa de inducción.​


 

Consejos para limpiar el horno en profundidad 


Ahora bien, si esta tarea ya se te ha hecho bola y con pasar un trapo con un poco de producto por encima no basta, traemos algunas de las mejores y más eficaces soluciones. Además, son naturales, cuestión que, teniendo en cuenta que el horno está en contacto directo con la comida, nunca está de más. Si a estas ventajas añadimos que son preparaciones económicas con productos que todos tenemos en la despensa, ¿quién podrá resistirse a ponerlas en práctica? Desde luego nosotros no, ya que llevamos varios años preparándolas y estamos encantados. ¡Son nuestra arma secreta contra la grasa y la suciedad en la cocina!

- En una botella con spray, añade 1 parte de vinagre blanco por cada 3 de agua. Con esta mezcla, podrás impregnar las paredes del horno, haciendo especial hincapié en las zonas más sucias. Si la grasa está especialmente pegada, se puede dejar actuar durante una noche entera, aunque con un par de horas será suficiente en la mayor parte de casos. Después, tan solo tendrás que aclarar con agua y secar con un paño.

- Corta 2 o 3 limones por la mitad y exprime su jugo, el cual deberás agregar a una cacerola para introducirla en el interior del horno. Pasada media hora a 250 grados, la suciedad se deshará y se retirará fácilmente con la ayuda de un paño seco.


 

"¡Socorro: hace años que no limpio el horno!"


Preferimos pensar que si has llegado a este nivel de emergencia es porque te has mudado y en realidad son los anteriores inquilinos los que han descuidado la limpieza del horno hasta casi transformar su color... Si no, permítenos darte un pequeño tirón de orejas y recordarte que siempre es mejor llevar las tareas del hogar al día que tener que recurrir a este tipo de trucos: por comodidad, sí, pero sobre todo por salud.

Como imaginamos que es demasiado tarde y que estás aquí para conseguir la receta, no nos enrollamos más. ¡Apunta!

Para eliminar hasta la grasa y suciedad más complicadas, tan solo tendrás que agregar a un bol 10 cdas. de bicarbonato, 3 de vinagre y 4 de agua caliente. Ten cuidado a la hora de incorporar el vinagre y hazlo poco a poco, ya que puede reaccionar debido a la mezcla con el bicarbonato y generar espuma. Si con estas medidas el producto es excesivamente líquido, añade más bicarbonato. Sin miedo. 

A continuación, esparce esta solución por todo el horno, frotando con la ayuda de un estropajo suave, y deja que actúe durante unas cuantas horas. Seguidamente, si todavía ves algún rastro de suciedad, aclara con la receta de vinagre y agua que explicábamos en el anterior punto.

Tip: si no tienes mucho tiempo, puedes encender el horno tras impregnarlo con el bicarbonato para acelerar el proceso.



Antes de despedirnos, te recomendamos visitar nuestro blog 'Vivienda Saludable' para consultar más consejos para mantener tu hogar reluciente y mucha más información interesante. ¡Hasta la próxima semana!

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos