comunidades

Bacalao con salsa napolitana

Empecé a comer bacalao casi a los 30 años y de casualidad. Un día, una compañera de trabajo nos invitó a mí y a otros profes a comer a su casa, y quiso prepararnos algo especial eligiendo un plato típico de su tierra, Galicia, así que nos cocinó unos garbanzos con bacalao. Yo no sabía qué iba a preparar y cuando nos dijo el plato me quedé un poco parada (no me gusta ser aguafiestas y tiquismiquis a la hora de comer y menos cuando soy yo la invitada). Debe de ser que se me notó y me preguntó si es que no me gustaba el bacalao y claro, no pude mentir y le dije que no. Ella insistió en prepararme otra cosa pero me parecía de tan mala educación no comer lo que había cocinado con tanto cariño que decidí comerlo, me gustase o no y cuál fue mi sorpresa al dar el primer bocado. ¡Qué delicia!. ¿Cómo había podido estar todo ese tiempo sin comer algo tan rico? Desde aquel día no hay nada que me guste más que un plato de bacalao bien cocinado, así que con esta receta de hoy quiero darle las gracias a Alba por haberme descubierto semejante manjar y pedirle disculpas a mi madre por no haberla hecho caso durante 30 años poniendo cara de malas pulgas a sus patatas con bacalao que hoy me pirran.

BACALAO CON SALSA NAPOLITANA

2 Lomos de bacalao de calidad;

1 bote de tomate triturado; 1 pimiento verde;

5 chalotas (o 1 cebolla); 2 dientes de ajo;

1 guindilla o chile rojo o cayena;

1 cucharadita de sal; 1 cucharadita de azúcar moreno;

Aceite de Oliva; Agua.






Para preparar esta receta hay que desalar el bacalao previamente. En mi caso yo lo he tenido en agua 24 horas cambiándola de vez en cuando lavando el bol para quitar posibles restos de sal. Si los trozos fuesen más gruesos necesitarían más tiempo. Lo más fácil es ir probando el bacalao para darle el punto de sal deseado.

Una vez desalado, lo secamos con papel absorbente y lo pasamos por harina y lo ponemos a dorar en aceite bien caliente. No queremos cocinarlo del todo, sólo que se dore. Cuando esté doradito por todas las caras sacamos y ponemos en un plato cubierto con papel de cocina para que absorba el exceso de grasa. Reservamos.

Para la salsa pelamos el ajo en láminas y lo ponemos a dorar en una sartén con aceite. Cuando esté dorado (no quemado) añadimos el pimiento y las chalotas troceadas muy finamente junto con la guindilla o chile (sin pepitas) bien lavada y troceada también en cachitos pequeños. Pochamos durante 6 o 7 minutos aproximadamente a fuego medio-suave y cuando ya empiecen a transparentar las chalotas y el pimiento haya cambiado de color a un verde más oscuro, añadimos el tomate. Mezclamos bien, añadimos una cucharadita de sal (ojo que el bacalao ya es salado) y otra de azúcar, probamos por si hubiese que rectificar y dejamos que se fría el tomate durante 15 minutos más o menos a fuego suave. Cuando el tomate esté listo, lo ponemos en el vaso de la batidora, añadimos un chorrito de agua para que la salsa no quede tan espesa y trituramos (podéis saltar este paso si os gusta la salsa con los trocitos de verdura). Volvemos a poner la salsa en la cacerola y añadimos el bacalao con la piel hacia abajo para que la gelatina de la piel le de más saborcito y textura a la salsa. Cocinamos todo junto durante 10 minutos y servimos.



La salsa napolitana se asocia normalmente con pasta o pizza pero queda de lujo con el bacalao que, por si no lo sabéis, es también un pescado muy utilizado en la cocina italiana, sobre todo en la zona norte con recetas tan deliciosas como el Bacalao alla Vicenza o el Bacalao Mantecato. No dudéis en probarlas si alguna vez os dejáis caer por allí, son deliciosas.








¡Hasta el próximo post!

Fuente: este post proviene de A teacher in the kitchen, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La receta que hoy os traigo, que acabo de preparar para el tupper de Sergio de mañana, es un plato típico del sur de Italia, más concretamente de la región de Puglia, que para que os ubiquéis está en ...

Etiquetas: Pescados;

Recomendamos

Relacionado

Fingerfood Masas; Platos Únicos Comida Sana

La gran mayoría de la gente considera que la pizza engorda, pues gracias a nuestros queridos amigos americanos, que todo lo que tocan lo convierten en engordativo, se ha convertido en uno de los alimentos integrantes del campo semántico "junk food" y eso me hace enfadar y mucho, porque la auténtica pizza no tiene nada que ver con ese invento grasiento de masas hipermegagruesas rebosante ...

Entrantes; Primeros Platos; Platos Únicos.

Si hay algo que me gusta en esta vida son los platos de cuchara. Adoro las sopas, las cremas, un buen estofado... Con esto del blog reconozco que a veces me pongo en plan fino buscando recetas originales o algo más creativas pero esta vez he querido compartir con vosotros uno de esos platos de comida casera o "comfort food" como se dice en inglés de una manera super descriptiva y es que ...

Primeros Platos; Pasta

En España no estamos muy habituados a cocinar la pasta con pescado, en cambio, en Italia es más que habitual encontrar platos en los que se combina con diferentes tipos de pescado y marisco. Cada región suele tener su receta particular, en Venecia por ejemplo se sirve la pasta con "i moscardi", unos pequeños pulpitos que sólo pueden pescarse durante un corto periodo de tiempo, en Cerdeña ...

carnes

Para mí el mes de diciembre es una auténtica locura. Mi vida social se ve multiplicada por 4, no sólo por los eventos navideños sino también por las múltiples celebraciones de mi cumpleaños que dejan tiritando no sólo mi tarjeta de crédito sino también mi estómago. Y es que el cumplir años va pasando factura y tu cuerpo ya no aguanta las mismas cosas ni se recupera igual que cuando eras más joven ...

Pescados;

Este mes hace un año que Gordon llegó a nuestras vidas. Gordon, al que yo cariñosamente llamo "Gor" es nuestro gatito, una bolilla de pelo blanco y negro con enormes ojos amarillos y un morrito asimétrico para comérselo. Nunca había tenido mascotas, ni siquiera de niña y hasta ahora no había sabido lo que era compartir tu vida con un animal. Tenía claro que no quería un perro por las dif ...

Pescado

Hoy día tendemos a fijarnos poco en los detalles. Estamos tan ocupados que cosas increíbles que suceden a nuestro alrededor nos pasan completamente desapercibidas y es una pena porque en esos momentos cotidianos y sencillos es donde se encuentran los mayores placeres de la vida. Muchos de esos momentos los asocio a la comida, para mí no hay mejor sensación que la de dejarme el huevo escalfado de u ...

Pescados;

Mi suegro ha tenido que irse unos días al pueblo a solucionar unas cosillas y mi suegra se quedaba sola el fin de semana en Madrid, por ello, como buenos hijo y nuera, la hemos invitado a comer con nosotros. Normalmente los domingos me gusta liarme un poco y preparar algo diferente para poder publicarlo y compartirlo con vosotros pero el hecho de que ella viniera hoy complicaba un poco las cosas y ...

entrantes; primeros platos; pescado medallones de atún hinojo ...

Me gusta el verano, sí, pero no me encanta. Debe de ser que como nací en diciembre me gustan los fríos invernales y sobre todo sentir el calor de las mantas esas mañanas cuando no hay que madrugar, el sueño que me entra debajo de la mantita del sofá a la hora de la siesta, el agua ardiendo bajo la ducha, mirar por la ventana esos días de frío y pensar en la suerte que tengo de estar en casita... ...

Platos Principales

Tenía ganas de cocinar Ramen pero nunca veía la ocasión. Hace unos días leí en el blog de El Comidista una receta sobre cómo prepararlo y en ella decía que básicamente venía a ser algo similar al caldo de cocido pero, óbviamente, con ingredientes diferentes. Hoy, al abrir la nevera para ver qué preparar, he visto un tupper con caldito sobrante de un cocidito rico que preparé el jueves y lo he vist ...

Legumbres; Primeros Platos.

Suelo viajar bastante y una de las cosas que menos me gusta de estar por ahí, es tener que comer fuera de casa, y no sólo en aquellos países no muy famosos por su gastronomía. Hay muchos lugares en los que la comida es fantástica, pero dependiendo de dónde te alojes, de tu presupuesto o si de los restaurantes están más bien orientados al turismo, entre muchos otros factores, es muy difícil encontr ...