comunidades

Bajo el sol del membrillo

Conseguir dejar atrás este último y extraño, desaforado verano y temiendo lo que nos pueda reservar el otoño e incluso el invierno, me lo he tomado tan  mal que he pasado por una severa crisis cardíaca. Nada más comenzar el otoño un día cualquiera me sentí especialmente mal, lo que en preincipio achaqué a que la noche anterior en que unos amigos ne habían conminado a cenar su carne de membrillo casera con varias salsas y  aditamentos tales como nata (crema de leche) nontada.
No era la primera vez que sentía ese ahogo, esa falta de fuerzas y ese malestar total. Ya me había sucedico varias veces a lo largo de la vida, la última pocos meses antes, estando de caza con un amigo.
Piconcillo y Albarrana
Cazando en la Sierra Albarrana

Presisamente una de mis aficiones es vagar por el campo sin rumbo fijo definitivamnte ya sin ir armado más de  una cámara porque la tremenda escasez de animales resultado de la sobrecaza, diversas epidemias y el  abandono y cegatez de la administración, el AMA orincipalmenete, han propiciado una casi desaparición de las especies menores en esta comarca del Alto Valle de del Guadiato y la Sierra Sevillana mientras que de las especies mayores aptas para monterías y cacerías de lujo ya se preocupan señoritos y grandes terratenientes.
En general cuando se apoderaba de mi esa mala sensación, esa asfixia y abatimiento, ese no poder moverme porque sentía pesar mil kilos y dado que solía tener bien la presión arterial,  había siempre achacado este síndrome a algún disgusto, a las habituales y repetidas putadas que me hacián los jefes cuando trabajaba de informático en unas minas de carbón, o a particulares circunstancias adversas de  mi vida diaria porque, la verdad sea dicha, nunca me había pasado algo asi salvo en circunstancias que podía siempre relacionar con episodios desgradables del diario discurrir: cabreos, sofocones, malos tragos o a un me cago en tal… y, alguna que otra vez , lo siento, con la carne de membrillo  en mi infancia.
En esta ocasión le achaqué mis males a la anterior, y obligada por amistad, ingesta de carne de membrillo que desde niño he abominado, pero me sentí tan mal que, pese a mis habituales retitencias, fui a médico el cual me diagnosticó una severa fibrilación auricular. Yo no se muy bien que es eso por que lo mio, en cuestiones biológicas, son más la botánica, las setas, los avechuchos y la cocina  antes que la medicina.
Al final y ante mi renuencia el médico me llevó por las orejas hasta el hospital local donde me apreciarón unas pulsaciones de hasta 210 pss lo que al parecer era algo verdaderamente serio. Me cogieron una vía y a través de ella, y también por vía oral, me perfundieron misteriosas y alquímicas que, no sin dificultad y cierto esfuerzo mental por mi parte y mucho más por parte de los sanitarios, consiguieron reducir las desatadas ínfulas de mi músculo cardíaco. Así me tu ve que ver durante unas horas como un marciano,
-fibrilación hospital
Tras el susto me recupero en el Hospital Alto Guadiato

conectado a toda clase de cables y tubos y totalmente rodeado de pantallas y de máqinas de esas que hacen bip-bip. Todo por culpa del mardito dulce de membrillo.
Pese a mis sospechas sobre el dulce de membrillo de la noche anterior, el equipo médico que me trató me explicó que este síndrome se debe a una mala desposición de la circuitería eléctrica que gobierna el corazón y que seguramente hay algún ramal duplicado o mal conectado que, cuando le peta, se dispara y manda más corriente o impulsos eléctricos de los debido y así el corazón se pone a cien. A cien o a doscientos.
Tras superar un extraño verano y superar también la severa crisis cardíaca con la que lo coroné, resulta que estamos ya fatigando a octubre y llegaron ya las primeras lluvias y los días más frescos. Claro que antes tuvimos que zigzaguear por los últimos días de septiembre bajo el picajoso sol del membrillo. Sí, este puñado de días septembrinos de calores pertinaces en los que el otoño juega a ser verano tienen varios remoquetes según las regiones. El más común es el de veranillo de san Miguel porque dicho santo se celebra el día veintinueve de septiembre pero también es popular es el de veranillo del membrillo, porque los membrillos, la fruta de oro de griegos y romanos, terminan de madurar en estos días.
San Miguel es el día en que tradicionalmente finaliza el año agrícola y se dan por terminados los arriendos de las tierras, se pagan las rentas de colonatos y aparcerías y, como última dádiva de la tierra que ya se prepara para la invernada, los membrillos están en sazón y con ellos se cierra también el año de los frutos. Quizás esta misma condición otoñal del membrillo, el saber fructificar cuando ya todo está agostado, fue lo que lo convirtió para nuestros antepasados griegos en un fruto afortunado que comunicaba suerte a quien lo comía y que ayudaba a las mujeres a seducir a sus amados. Por eso a Afrodita siempre se la representaba con un membrillo en la mano derecha y las novias, en la noche de bodas perfumaban, con él sus besos.
mebrillos de la Cardenchosilla
Las Patúas. Membrillos madurando en el árbol

Las Patúas
Membrillares en Las Patúas. (Valseqillo)

Hoy, el membrillo, por su ácido bocado y la áspera textura de su carne se ha convertido en el pariente pobre de las frutas y es raro verlo asomar por las fruterías, incluso en muchas ocasiones vemos como en las huertas o junto a los caminos los membrillos se pudren en las ramas de los membrilleros o tirados por tierra bajo ellos.
Antigua lata de dulce de mebrillo Sann Lorenzo. (Foto:todocoleccion.net)
Antigua lata de dulce de mebrillo Sann Lorenzo. (Foto:todocoleccion.net)

Por esta misma acritud de los membrillos su aprovechamiento culinario casi se reduce solamente a compotas, mermeladas o la celebérrima carne de membrillo que pobló las infancias de quienes ahora ya quisiéramos tener menos canas que peinar. Aquellas carnes de membrillo indisociables de las meriendas, todas hechas en Puente Genil, Córdoba, venían envasadas en unas muy aparentes cajas de hojalata que por lo general venían ilustradas con escenas del Quijote. Bueno, muchas había que representaban a san Lorenzo tan ricamente adosado a su parrilla o imágenes de algunas de estas vírgenes camineras gran devoción popular, pero las escenas quijotescas eran fundamentales ya que, cuando Sancho Panza fue gobernador de la ínsula de Barataria, para mortificación de sus hambres, el doctor Tirteafuera, mandaba retirar de la mesa las ollas podridas, capones y estofados, permitiéndole a Sancho tomar sólo tomar unas tajadas de dulce de membrillo del que afirmaba Tirteafuera que era un alimento todoterreno y sin malicia.
Sancho Tirteafuera
Sancho Panza y Tirteafuera ilustrados en una lata de dulce d membrillo

Lo cierto es que a mí nunca me gustaron ni la carne de membrillo ni el Quijote. El Quijote porque, a mis nueve años, me torturaron largamente con él a base de interminables dictados que mi dislexia y mi escaso castellano escrito convirtieron en episodios sangrientos y, el dulce de membrillo porque nunca he podido con los sabores dulces y mucho menos con las viandas pegajosas. Aún así obligado estoy a reconocer el mérito de quienes saben transformar los agraces membrillos en alimento tan agradecido que el mismo Tirteafuera, ayatolá de la nutrición, recomendara encarecidamente y que, a lo que parece, incluso san Lorenzo se decidió por servir carne de membrillo como guarnición para tan santa barbacoa como lo fueron sus carnes.
Bien, se supone que esto es un artículo gastronómico donde un servidor les propone como hacer una berenjenas en vinagre al estilo de la Chacha Adelina, como oficiar un venado a la mode del furtivo o, más íntimamente, como guisar al gato por eso de la crisis. Pero no, que para crisis la mía, la cardíaca, y claro, ahora con el corazón partío no me voy a poner a dar recetas del dulce de membrillo que además no me gusta; se la buscan ustedes en los interneses que para eso están, que así por encima, con el google, hay como 113.000 entradas. Favor que ustedes me hacen si se lo miran solitos y, como si es de esperar, muchos de los lectores tienen inmemoriales recetas familiares para componer membrillos, pues también, si quieren y les peta, me las pueden enviar que yo las atesoraré debidamente.
Y es que después de un episodio como este mío las cosas cambian como también vamos cambiando con la edad. Yo me di cuenta de que envejecía cuando además de encontrar atractivas a las veinteañeras caí en la cuenta de que también me resultaban atractivas sus madres. Grave. También hace un par de años conseguí leerme el Quijote desde la A hasta la Z y hasta me reí con él así, que tal vez llegue a gustarme la carne de membrillo, tal vez para cuando profese en la lamasería tibetana que me tengo pedida, aunque hay algo que me asusta más: con los años, con los turbios años, hasta está empezando a gustarme la copla y eso de que me pueda gustar la copla tengo que hacer que me lo miren… porque en mi, eso de la copla, no es serio, no.
Francisco J. Aute

Tagged: Carne de mebrillo, Caza, Dulce de membrillo, Fibrilación, Membrillo, Quijote
Fuente: este post proviene de Los tiempos del puchero, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El pastor como gastrónomo

En cocina también las modas se suceden y, no hace mucho, hemos visto extenderse como mancha de aceite por los principales restaurantes españoles una mal entendida nouvelle cuisine que, llenándonos mes ...

Gulash húngaro

Por su aparente dificultad pero muy exquisitos resultados traemos a esta página de dificultades el celebrado gulash húngaro del casi todos han oido hablar pero muy pocos de estas latitudes han probado ...

Los vinos de pitarra

En los días finales del otoño y casi primeros del invierno, a la par que los fríos y justo a tiempo para hacerse presentes en las matanzas, que ahora es el tiempo, aparece por estas tierras el vino de ...

ALTRAMUCES

Altramuz ¡Qué palabra tan hermosa, tan antigua, tan amarilla y salobre! Altramuces de mi infancia que llenaban de oro el lebrillo en el que mi abuelo los preparaba y que brillaban deleitosos y tentado ...

Recomendamos

Relacionado

Bizcochos Comida Comida para llevar ...

Bizcocho de dulce de membrillo

Me pirra el membrillo y los bizcochos ¿y por qué no juntarlos? Ha sido un acierto ¡¡esta bueniiiisimoooo!! Como el membrillo tiene bastante azúcar, no le he echado al bizcocho. Como ultimamente tengo el azúcar muy bajo y estoy cansada de comer galletas, este bizcocho me viene de perlas. Espero que os guste la receta tanto como a mi el bizcocho. Con la colaboración de Membrillos El Quijote INGRED ...

recetas de segundos

CARNE DE MEMBRILLO

Hoy toca otro dulce típico que han cocinado nuestras abuelas desde antaño y que poco a poco se ha ido perdiendo, la carne de membrillo. Esta receta sólo tiene el secreto de que hay que dejarla el suficiente tiempo para que os quede espesa.Ingredientes:- 1 kilos de carne de membrillo. - 1 kilo de azúcar.Elaboración:Lo primero que hacemos es pesar los membrillos, ya que utilizare ...

recetas postres membrillo postre tradicional

DULCE DE MEMBRILLO O CARNE DE MEMBRILLO CASERO Y FÁCIL.

Quería preparar carne de membrillo antes de que se vayan, ya que tardan muy poco en las fruterías. Una manera de preparar membrillo fácil y de forma tradicional... pero rica en color y textura. Vamos con la elaboración e ingredientes: Pelar los membrillos, quitarles el corazón y la corteza, exprimir un poco de limón Limpiar un kilo de membrillo por 750 gr. de azúcar blanca. Con esta cantidad sale ...

POSTRES CON FRUTA como hacer crema de membrillo crema de membrillo con nueces ...

CREMA DE MEMBRILLO CON CÍTRICOS Y NUECES

El crepitar de los fogones www.elcrepitardelosfogones.com Este otoño mi propósito fue consumir nuestra cosecha de membrillos evitando usarla en su totalidad en el tradicional membrillo casero, reto conseguido, se pueden hacer infinidad de cosas con ellos. En mi empeño por probar nuevas recetas con membrillos he preparado esta delicia, crema de membrillo con naranja, limón y trocitos de nuez, algo ...

Dulce de membrillo

Dulce de membrillo El Dulce de membrillo nos encanta. En mi casa es tradición cenar muchas noches pan tostado con un trozo de queso y carne de membrillo untada. Nos apasiona! Ya a mi abuelo le gustaba, a mi madre le chifla y a yo, para no perder la costumbre, también me declaro fan del dulce de membrillo (con queso :P ). Es una tapa o pincho perfecto, con las cosas que más nos gustan. Se puede pre ...

REPOSTERÍA

Dulce de membrillo

Si hay algo que me encanta del otoño son los frutos de la época: castañas, granadas, caquis, mandarinas... Y como no, ¡los membrillos! Este año me regalaron una buena cantidad y enseguida me puse manos a la obra para preparar el tradicional dulce de membrillo. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que los hice, y la verdad, estoy encantada de volver a tener de membrillo de calidad para un ...

Recetas en panificadora

Dulce o carne de membrillo en panificadora

¡Hola! Estamos en otoño y es temporada de membrillos, por eso, me gustaría compartir contigo mi receta para hacer dulce o carne de membrillo en panificadora. Sí, has oído bien! En la panificadora también podemos hacer este delicioso dulce sin mucho trabajo ni esfuerzo. Además, no se puede comparar el sabor tan rico del dulce de membrillo casero con el industrial y está especialmente bueno acompaña ...

recetas postres

Compota de membrillo

Es época de membrillo y por tanto de hacer otra compota que os presento hoy. A diferencia de la carne de membrillo, la textura de la compota es más blandita y fácil de untar. Puede que os resulta más sencilla pues al no quedar tan firme como la carne de membrillo hay que emplear menos tiempo. Ideal para combinarla con pan, queso, yogures y ¡lo que más os guste! No os perdáis estos sencillos pa ...

general

Carne de membrillo.

Me hace muchas ilusión poner está receta porque desde hace años preparo carne de membrillo con fruta que me regalaban, pero éste año tengo mis propios meembrillos y los he seguido y mimado desde que eran una florecilla hasta ahora que los estoy reccolectando para poderlos cocinar, y claro ese cariño y cuidados al final se tiene que notar en el resultado. Se supone que está semana llega, al men ...

Dulce Fruta Postres ...

Dulce de membrillo

Con el otoño llega uno de sus clásicos, el membrillo. En casa siempre se ha elaborado un dulce de membrillo sencillo y muy rico, con poco más que membrillo y azúcar. El caso es que esta es una de esas recetas en las que, aunque parezca imposible la innovación y la diferencia, es muy posible que no encontremos dos dulces de membrillo iguales. Podemos encontrar recetas en las que se combina el membr ...