comunidades

Infusiones frías para el verano: ¡el refresco de moda!

Cuando llega el buen tiempo, lo que más apetece es una bebida refrescante. Durante el verano, el té y las infusiones pueden convertirse en los compañeros perfectos. ¿Conoces la versión más veraniega? Puedes preparar agua infusionada y té de sabores caseros gracias a los cubitos de hielo. Sin olvidarnos, por supuesto, de los smoothies, que están muy de moda por sus maravillosas propiedades. 

En verano es importante hidratarse bien para evitar los golpes de calor y tanto las infusiones frías como los smoothies son de las opciones más saludables. Son mucho más aconsejables que cualquier refresco o zumo artificial, ya que estos suelen contener mucho azúcar. ¡Te contamos cómo hacerlos con tres sencillas recetas cargadas de sabor!

Cómo preparar bebidas frías y saludables

Convertir tu té o infusión en una bebida veraniega es mucho más sencillo de lo que imaginas. Para preparar el té, sigue el procedimiento habitual: hervir el agua, añadir las hojas de té (o las bolsitas) y esperar los minutos indicados según el tipo de té. Esto es importante para que el té tenga el sabor esperado. Deja que se temple y añade cubitos de hielo al gusto. Un truco para evitar que quede aguado es hacer el té con la mitad de agua de lo normal, así estará más concentrado y se rebajará con el hielo. ¡Tan solo te llevará unos minutos preparar esta bebida tan sana!

Nuestra propuesta es que añadas otros ingredientes para darle un gusto más rico. Por ejemplo, algunas hierbas aromáticas o especias, como la menta o el jengibre, que puedes agregar tras la cocción. En cambio, si quieres añadir frutas, como frambuesas o cáscaras de cítricos, lo mejor será mezclarlo cuando el té o la infusión esté templada y dejar que repose durante unas horas en la nevera para que todos los sabores se combinen. Transcurrido el tiempo, solo queda servir en vasos, añadir los cubitos de hielo y disfrutar.

En cuanto a la elaboración de smoothies, el procedimiento será tan sencillo (o más) que el anterior. Reúne tus ingredientes preferidos e introdúcelos en el vaso de la licuadora. No te olvides de añadir un par de hielos antes de licuar para que el batido esté superfresquito

Para tener siempre hielo en el congelador, es esencial usar bolsas de hielo cómodas como estas, que no se rompan y ocupen poco espacio. Tan solo tendrás que llenar la bolsa, dar media vuelta para que se cierre automáticamente e introducirla en el congelador. Además, con la esquina abrefácil, cuando los cubitos estén listos, los podrás extraer uno a uno. Lo mejor de este sistema es que los cubitos están protegidos y es mucho más higiénico. No absorben olores, por lo que no alterarán el sabor de tu infusión o smoothie. 



Si quieres endulzar tus bebidas estivales, debes tener en cuenta que es difícil diluir el azúcar en un líquido frío. Tienes varias opciones. Una es hacerlo cuando todavía está caliente (en el caso de las infusiones). Otra es preparar un sirope de manera muy sencilla: llevar a ebullición la misma cantidad de agua que de azúcar (también puedes hacerlo con miel). La última opción es agregar zumo o jugo de alguna fruta dulce, que además aportará un nuevo y delicioso sabor. 
 

Mejores infusiones y smoothies fríos y sus propiedades

Puedes combinar los ingredientes a tu gusto, pero si quieres asegurarte una mezcla perfecta, ¡puedes preparar cualquiera de estas tres recetas!

1. Smoothie de frambuesa

Una combinación perfecta por el sabor dulce del mango y el toque ácido de las frambuesas. ¡Delicioso! 

Ingredientes:
- 150 ml de zumo de mango
- 1 yogur de vainilla
- 150 gr de frambuesas 
- Endulzante (al gusto)
- Bolsas para hacer cubitos de hielo de Albal

Preparación:
En orden de conseguir la textura perfecta, una vez se introducen los ingredientes en la licuadora y se realiza la primera batida, se recomienda añadir más de zumo de mango. Resulta clave realizarlo con cautela y de manera progresiva para no excederse y evitar un resultado demasiado líquido.  

Propiedades:
- El mango aporta energía y es un gran aliado en la prevención del cáncer y la protección del corazón

- El yogur, entre otros muchísimos beneficios, facilita la digestión y mantiene en condiciones óptimas la flora intestinal. 

- Las frambuesas tienen funciones antioxidantes y antiinflamatorias que ayudan a aliviar la hinchazón que causan algunas enfermedades como la artritis.



2. Manzanilla con jengibre y limón

No tiene teína, así que también la podrán tomar niños o personas nerviosas. Su sabor es perfecto para el verano.

Ingredientes:
- 1 l de agua
- 5 bolsas de manzanilla (o 15 g)
- 3 cm de raíz de jengibre
- 1 limón
- Bolsas para hacer cubitos de hielo de Albal
- Endulzante (al gusto)

Preparación:
Antes de nada, hay que exprimir el limón y añadir su zumo a medio vaso de agua. Rellenar las bolsas para hacer hielo con esta mezcla para conseguir unos cubitos con sabor a limonada. Cuando estén listos, preparar una infusión con la manzanilla y el jengibre partido en láminas muy finas. Dejar que se temple y colarlo antes de servir. Añadir los cubitos de hielo con sabor limón para darle un toque ácido. Endulzarlo al gusto y añadir unas rodajas de limón para decorar.

Propiedades:
- La manzanilla ayuda a aliviar el malestar por indigestión, regula los niveles de colesterol y reduce el insomnio y la ansiedad, por lo que podrás tomarla antes de ir a dormir.

- El jengibre también está indicado para tratar problemas gastrointestinales, por lo que se combina a la perfección con la manzanilla. También, es un gran aliado para enfermedades respiratorias.

- El limón es de las frutas más depurativas que existen, por lo que también mejora el tránsito intestinal. Además, alcaliniza el organismo y neutraliza los ácidos del estómago.



3. Té negro con canela y leche de coco

Si te gustan los sabores intensos, esta infusión te sorprenderá por la combinación del coco y la canela.

Ingredientes:
- 1 l de agua
- 4 bolsitas de té negro (o 10 g)
- 1 palo de canela en rama
- 100 ml de leche de coco
- Bolsas para hacer cubitos de hielo de Albal
- Endulzante (al gusto)

Preparación:
Con el agua a 100 grados, infusionar el té negro y la canela en rama troceada durante 4 minutos. Una vez transcurrido ese tiempo, colar la infusión. Servir con mucho hielo y 25 ml de leche de coco por cada vaso. Endulzar al gusto y decorar con las ramas de canela.

Propiedades:
- El té negro tiene un alto contenido en flavonoides que ayudan a reducir el riesgo de padecer ataques cardíacos. Además, es rico en flúor, por lo que previene la formación de las caries dentales.

- La canela es un anticoagulante natural y favorece la circulación sanguínea, por eso es indicada para tratar y prevenir problemas circulatorios como las varices. 

- La leche de coco destaca por su aporte de vitaminas del grupo B y por ser rico en minerales como el potasio y el fósforo.

Así de sencillo es preparar tus infusiones y smoothies fríos con ayuda de las bolsas para cubitos de hielos de Albal. Podrás disponer siempre de hielo de la forma más cómoda y sin que se altere el sabor por los olores del congelador. ¡Un gran punto a su favor!



Este año disfruta y combate el calor con estas bebidas tan saludables y naturales. Asimismo, puedes preparar las recetas de verano que encontrarás en este enlace para cuidar tu dieta a la vez que reduces al mínimo el tiempo invertido en la cocina. Porque lo bueno, si rápido, dos veces bueno ;)

¡Hasta la próxima!

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos