comunidades

‘Fabríquese’ usted su propio jamón

Si usted, harto de que le den gato por liebre y encima le rasquen el bolsillo, quiere estar seguro de hacerse con un buen jamón ibérico siempre puede recurrir al expeditivo método de prepararlo
Matanza en la Granjuela
Despiece del cerdo en una matanza

usted mismo porque como veremos la cosa no es tan difícil ni mucho menos y no hay familia en España donde no se conserve la tradición oral de las matanzas y las fórmulas familiares para preparar los embutidos. Claro está que, sobre todo en las ciudades, una matanza no puede hacerse como bricolaje y menos aún engordar al cerdo durante casi un año que luego se le toma cariño
y no hay quien se atreva con el sacrificio. Pero si vive en el campo o tiene un poco de sitio en la cocina o el trastero, siempre puede usted comprar una o dos piezas de jamón o paletilla en crudo y aplicarse a elaborar el jamón con las sencillas instrucciones que ahora le daremos, recogidas en el seno familiar y en diversas matanzas a las que suelo ser invitado por amigos campesinos.
Primero hay que decidirse por el tipo de cerdo del que procedan los jamones. Son muchos los que afirman que más importante que la raza de la que sea el cerdo, es la alimentación que este ha recibido a lo larga de su corta vida entre su nacimiento y su sacrificio. Por eso la ley establece las tres categorías con que se clasificarán los productos ibéricos sujetos a la norma, es decir, jamones, paletas y cañas de lomos y que quedan establecidas en base a la alimentación que ha recibido el animal y que básicamente viene definido por la montanera que es el tiempo en que los cerdos están en las dehesas alimentándose a base de bellota. Así según la montanera los cerdos quedan clasificados de la siguiente manera según el Real Decreto:
montanera
Bellotas de montanera

 – De bellota o terminado en montanera
Aquel cerdo que se destina al sacrificio inmediatamente después del aprovechamiento de la montanera, y que al menos reúna las siguientes características: La edad mínima de entrada en montanera es de10 meses, el peso medio de entrada en montanera estará comprendido entre los 80,5 y 115 kilos (de 7 a 10 arrobas) y que adquiera de peso en montanera como mínimo de 46 kilos (4 arrobas).
– De recebo o terminado en recebo
Aquel cerdo que después de reponer un mínimo de 28,75 kilos (2,5 arrobas) en régimen de montanera, a la que ha entrado con un mínimo de 10 meses de edad, su cebo es completado mediante aporte de piensos, constituidos fundamentalmente de cereales y leguminosas, hasta el momento del sacrificio
– De cebo
Aquel cuya alimentación se basa en piensos, constituidos fundamentalmente de cereales y leguminosas. La edad mínima de sacrificio será de 10 meses.
Ya tenemos pues definida la materia prima para hacer nuestros jamones, y puesto que si lo consideramos stricto sensu, un jamón no es si no una pata de cerdo semimomificada, veamos ahora cómo es el proceso para conseguirlo, proceso sin duda ancestral y en realidad de una gran sencillez que sin duda enlaza con los primeros intentos del hombre de la prehistoria por conservar sus alimentos durante largo tiempo.
La Coronada
Cerdos ibéricos de La Coronada (Fuente Obejuna)

En primer lugar, en el despiece, el jamón se suele cortar según el estilo del llamado corte serrano, es decir en forma de V, y es especialmente importante que la pieza se desangre totalmente, pues en caso contrario el jamón se corrompería. Para conseguir este desangramiento hay que tener buenas nociones de la anatomía del cerdo para saber donde están las principales arterias que irrigan el jamón y presionar adecuadamente sobre ellas para que se vacíen.
Tras pasar el jamón un día o dos al sereno, a continuación, como es conocido, viene el salado que se comienza aplicando manualmente una fina capa de sal seca y a veces también las llamadas sales de curado, cuyo uso se generalizado últimamente y que incluyen nitritos y nitratos que aumentan el tono rojizo de la carne, y algunos coadyuvantes de dichas sales tales como ascorbatos y azúcares. A continuación se entierra la pieza en abundante sal marina húmeda, pues así penetra con más rapidez hacia el interior del jamón, y se colocan sobre él algunos pesos para ayudar a la exudación del agua de su interior. En general se tiene como norma tener los jamones enterrados en la sal un día por cada kg que pese la pieza y cada día se voltean los jamones. En los procesos industrializados los jamones son enterrados en la sal en pilas de entre cinco y ocho piezas, lo que elimina la necesidad de ponerles pesos.
desangrar
Jamones desangrándose

Pasado el tiempo indicado el jamón es lavado para eliminar el exceso de sal exterior y comienza el proceso de reposo o estabilización donde los jamones son colgados en secaderos abiertos a la circulación del aire y a bajas temperaturas función que antes cumplían los desvanes de las casas. Durante este proceso, que suele durar unos tres meses, el jamón sigue perdiendo algo de agua y la sal se va repartiendo homogéneamente por toda la pieza. A continuación la etapa de secado requiere de temperaturas mucho mayores, recordemos que ya estaríamos a mitad de la primavera, y durará entre ocho meses y un año, período durante el cual se eliminará prácticamente todo el agua que contiene la pieza produciéndose el sudado, proceso en el que la grasa del jamón perfunde las fibras musculares impregnándolas con sus aromas. Parte de esta grasa también fluye al exterior junto con el agua por lo que al final del proceso cada pieza ha perdido más de un 30% de su peso.
Finalmente la pieza debe ser puesta a madurar en un sitio fresco y ventilado donde a lo largo de dieciocho meses se operarán en ella los sutiles cambios bioquímicos y enzimáticos que consiguen los aromas, sabores y texturas propios al preciado jamón autóctono, terminando así esta obra de arte que es un jamón ibérico de bellota.
En los procesos industriales de hoy día todas estas fases de reposo, secado y maduración se hacen en cámaras cuya temperatura, humedad y circulación de aire son perfectamente controladas para conseguir un producto de calidad sin estar sujetos a posibles sobresaltos climatológicos, porque antiguamente tanto un año entrado en lluvias como unos calores tempraneros podían dar al traste con la producción del año, de hecho el proceso de elaboración del jamón requiere de unas temperaturas y humedades que van siguiendo sabiamente la pauta estacional: las bellotas entran en sazón sobre octubre y perduran hasta diciembre, mes de la matanza y donde comienzan los mayores fríos y el reposo acaba con la primavera justamente cuando la fase de secado requiere menos humedad y más temperatura… Estas condiciones solo suelen darse con regularidad en tierras altas del interior de la península. En el norte de España suele llover demasiado, el invierno se alarga mucho y, sobre todo no hay encinas que produzcan hermosas bellotas porque cebar a los cerdos con hayucos o castañas no consigue resultados parecidos.
Por eso no es casualidad que los mejores jamones ibéricos se produzcan en las serranías de la mitad sur de la península, especialmente en Andalucía. Sierra Morena es sin duda el reino de los cielos para el cerdo ibérico y para
Desván con jamones
Jamones ya curados en La Granjuela (Córdoba)

sus jamones, tanto que hasta tres Denominaciones de Origen Protegido velan por la pureza de sus productos de ibéricos. La D.O.P. Jamón de Huelva que engloba a una serie de municipios repartidos principalmente por las sierras de Aroche y las de Aracena y Nerva y cuyo epicentro está, ¿cómo no?, en la mítica localidad de Jabugo., La D.O.P. Los Pedroches que abarca a las comarcas del Alto Valle del Guadiato y al Valle de los Pedroches, es decir a la totalidad del norte de la provincia de Córdoba, zonas de magníficas dehesas y clima continental extremo. En las frías sierras de Granada esta vigente la D.O.P. Jamones de Trévelez y finalmente la D.O.P. Dehesa Extremeña abarca prácticamente al conjunto de las dos provincias extremeñas por lo que resulta un tanto dispersa, pero cabe destacar en ella lugares como las sierras de Montánchez, también pertenecientes a Sierra morena, cuyos jamones de siempre fueron muy celebrados. Parece que ahora se entiende por qué a nuestro clásico jamón se le llama jamón serrano para distinguirlo de los jamones cocidos o ahumados. Por último tenemos también la D.O.P. Guijuelo (Salamanca), pero cabe reseñar que esta localidad al ibérico le aporta sobre todo su clima ya que según algunas fuentes del sector, entre el 65% y el 90% de los jamones terminados en Guijuelo proceden de fincas extremeñas o cordobesas.
Ahora que ya lo sabemos todo sobre la alquimia de los jamones ibéricos si en vez de tanto trajín nos decidimos por comprar un jamón ibérico con garantías, y ante tanta mixtificación y tanta leyenda urbana como circula por
Jamón curado
Un jamón bien curado

ahí, es hora de preguntarnos ¿cómo, una vez dispuestos a rascarnos el bolsillo, acertar para comprar un jamón que esté en su mejor momento? Pues bien, según los pontífices de gastronomías jamoneras, el jamón no debe ser muy grande, nunca de más de ocho kg y si ha sido realmente cebado con bellotas, tendrá mucha grasa superficial por lo que al apretarle quedará marcada la señal del dedo. El exterior será feo y los mohos no deben asustarnos pues cumplen su función en la estabilidad del jamón. Si la grasa externa amarillea, pues mejor porque si tira a blanquecina indicará que el jamón aún está poco curado.
Al corte debemos encontrar la carne finamente entreverada de tocino lo que es una característica identificativa del ibérico, pues en otras razas la grase es poca y suele aparecer claramente separada del músculo. La carne debe ser entre roja y púrpura, dependiendo del músculo donde practiquemos el corte. El aroma será intenso pues en las fases finales de su procesado se producen en el jamón una gran cantidad de sustancias volátiles que determinan su característico olor a jamón ibérico y que en si mismo puede ser una definición de aroma, pues no podríamos compararlo con otros olores, pero que será claramente reconocible aún para las pituitarias menos expertas. El sabor nunca será salado, al contrario debe tener un punto de dulzor que precisamente certifica la correcta salazón de la pieza. La carne tendrá una sabor intenso y aromático y la grasa detentará un paladar fluido y suave aunque dada la íntima ligazón entre una y otra, será la conjunción de ambos sabores el resultado final.
Ahora una cuestión técnica: los pontífices jamoneros aseguran que en el jamón el corte es tan importante como la materia prima y, si bien, de toda la vida de Dios el jamón se ha comido en tacos o en lonchas, parece ser que la actual ortodoxia o, mejor dicho, el actual estado de la ciencia jamonera, ordena comerlo en sutiles copos de volúmenes evanescentes, y seguramente tienen razón porque el resultado es magnífico.
jamonero
Corte en jamonero

cortar jamón
Corte de jamón

Colóquese el jamón en un jamonero estable y estabilizado y dotado de tornillo para sujetarlo. Colóquese con la pezuña hacia arriba y sitúese el conjunto en lugar espacioso y cómodo. Provéase uno de un cuchillo jamonero, es decir de larga, estrecha y rectangular hoja, y de otro más pequeño para las incisiones más precisas, afilados ambos como bisturís tal y como requiere tan precisa operación. (¡Ojo! La mano que no se use ha de estar a buen recaudo en la espalda del trinchante, ya veremos luego por qué). Despójese primeramente al jamón de las cortezas externas que se reservarán en un plato específico. Después lamínense a más grosso modo las capas de grasa que envuelven exteriormente el meollo del asunto hasta descubrir las rojas y aromáticas carnes del jamón, para después hacer muy finos cortes de no mucho más allá de diez centímetros de largo y algo menos de ancho, que serán apilados con artística maestría en la bandeja donde se presentará el jamón. Parece difícil y lo es, por eso un jamonero experto puede llegar a cobrar hasta doscientos cincuenta euros por pieza cortada. Claro que mientras más experto, más finos consigue los cortes y más durará cada jamón…
Aviso para navegantes de las rutas del jamón: hay que tener cuidado y ser prudentes. Está claro que los aromas, untuosidades, texturas y sabores del jamón ibérico de bellota o montanera pueden propiciar estados de conciencia alterados, no en vano la estadística nos señala que hasta cincuenta mil españoles al año resultan heridos en los rigurosos trances de cortar jamón lo que por cierto le supone a nuestra sociedad, siempre según las estadísticas, un coste de quince millones de euros por los conceptos de atención de urgencias, tratamientos posteriores y bajas laborales. Cuidado el jamón parece ser peligroso tanto para los bolsillos como para la salud pese a que sus tocinos sean lo más parecido a las grasas oleicas que se dan en el mundo vegetal. ¡Venga! no temamos a los colesteroles que, a lo que parece, un buen jamón ibérico nunca hizo otra cosa que reducirlos para bien de la humanidad afortunada que puede disfrutarlos.
Francisco J. Aute

Fuente: este post proviene de Los tiempos del puchero, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El pastor como gastrónomo

En cocina también las modas se suceden y, no hace mucho, hemos visto extenderse como mancha de aceite por los principales restaurantes españoles una mal entendida nouvelle cuisine que, llenándonos mes ...

Gulash húngaro

Por su aparente dificultad pero muy exquisitos resultados traemos a esta página de dificultades el celebrado gulash húngaro del casi todos han oido hablar pero muy pocos de estas latitudes han probado ...

Los vinos de pitarra

En los días finales del otoño y casi primeros del invierno, a la par que los fríos y justo a tiempo para hacerse presentes en las matanzas, que ahora es el tiempo, aparece por estas tierras el vino de ...

ALTRAMUCES

Altramuz ¡Qué palabra tan hermosa, tan antigua, tan amarilla y salobre! Altramuces de mi infancia que llenaban de oro el lebrillo en el que mi abuelo los preparaba y que brillaban deleitosos y tentado ...

Etiquetas: Setas

Recomendamos

Relacionado

Algo saladito Aperitivos y bebidas featured

Dónde comprar jamón ibérico

Que no te den gato por liebre ¡Buenazo...! ¡Cómo echo de menos el pata negra...! Así me contaba mi taxista de anoche sus experiencias culinarias por España en la que estuvo viviendo ocho años. Yo asentía porque también lo echo de menos y es que para mí, el buen jamón ibérico solo es para disfrutarlo en Navidades y,... ya estoy deseando comerlo. No sé si aquel taxista comería realmente pat ...

trucos y consejos juanjo

¿Cómo saber identificar un buen jamón ibérico?

España es un país con una tradición jamonera única en el mundo, lo que da como resultado una amplia variedad de jamones en el mercado. Pero no es oro todo lo que reluce. ¿Cómo diferenciar un buen jamón ibérico de otros jamones? La respuesta la encontramos en varios factores que tienen que ver con la procedencia del animal, su genética y su alimentación, los cuales se manifiestan en última instanci ...

jamón ibérico jamón jamón ibérico de bellota ...

Cómo distinguir un buen jamón ibérico de bellota

El jamón ibérico de bellota, en contraposición a los otros 3 tipos de jamones ibéricos, cebo, cebo de campo y recebo, y según se puede leer en este interesante post de clasificación de jamones de Nomelajuego, es aquél “cerdo ibérico que en la montanera engorda al menos 46 kilos con bellota y pastos, siendo sacrificado inmediatamente después de alcanzar su peso requerido”. Es decir, no ...

trucos y consejos curiosidades formación

Curiosidades del jamón ibérico que debes saber.

Muchos de los consumidores de Jamón se encuentran ante un mar de dudas a la hora de elegir entre un jamón ya sea en una gran superficie como un supermercado o de manera On-Line, debido a la amplia gama de denominaciones, nombres, definiciones y variedades que existen. Aquí os dejo una serie de aclaraciones sobre el Jamón que harán que vuestra toma de decisión sea algo más sencilla y acertada: -Jab ...

general extremadura gastronomía ...

Badajoz: delicias en jamón ibérico

El jamón ibérico es uno de los productos estrella de la gastronomía española. Y uno de los mejores lugares para saborearlo es en la zona de Badajoz, Extremadura. Badajoz es el hogar de una de las más extensas áreas del mundo de la pradera boscosa típica conocida como dehesa. Se trata de un paisaje salpicado de alcornoques, encinas y bellotas, que proporciona las condiciones ideales para la cría de ...

Varios

Las denominaciones del jamón ibérico

Los que me seguís habitualmente ya sabéis que cuando era pequeña era muy mala comedora, pero si hay algo que siempre me ha gustado es el jamón. Mi familia aún me recuerda cuando tenía 2 años y podía pasar todo el día con una loncha de jamón (no eran grandes cantidades, jajaja, pero sobrevivía gracias a él). Y es que un buen jamón es un manjar irresistible. Debería trabajar de catadora de jamones, ...

Artículos de interés recetas

4 aperitivos con Jamón Ibérico de Bellota. Paseando por la red

Se conoce como jamón ibérico el que procede del cerdo de raza ibérica, es decir, aquel cuyos progenitores sean de raza ibérica. Como mínimo 50% de pureza aunque los de más alta calidad son los que son 100% pura raza ibérica. La calidad también deriva de su crianza en dehesas en las que se alimentan de bellotas de Encinas y Alcornocales, en plena libertad, principalmente en la época de la montan ...

PUBLICIDAD

COMPRA JAMÓN Y PALETAS EN MONIBERIC

Nuestro ritmo vertiginoso de trabajo nos lleva a realizar cada día más compras online, comprar online es cómodo y fácil. Y si además nos encontramos con una tienda de jamones como la de Moniberic vemos que además de fácil y cómodo estaremos comprando calidad. Pero es que no sólo podemos comprar online, es que también podéis hacerlo en una de sus 40 tiendas físicas de las que dispone. En cualqui ...

Sin categorizar

¿Cómo podemos identificar un Jamón de calidad?

¿Cómo podemos identificar un Jamón de calidad? El jamón ibérico es el rey indiscutible de la gastronomía española, pero cada vez está más instaurado alrededor del mundo y con más y más fans día a día. Existe gran variedad de tipos de jamón ibérico, según la raza de los cerdos, el tipo de carne, el tiempo de curación o la alimentación entre muchos otros factores. ¿Qué características nos dicen q ...

trucos y consejos formación razas ...

Como se clasifican los jamones:

??Podemos clasificar los jamones de una forma muy detallada y precisa, pero en esta ocasión trataré de explicarlo de modo general para que pueda servir como referencia genérica y sencilla. En primer lugar podemos dividir los jamones en dos grandes grupos: los ibéricos y los blancos.Dentro del jamón blanco, un factor de gran importancia que influye en la calidad de los jamones es la cantidad de gr ...