comunidades

Pan Marroquí




Estoy de los SPAM hasta las narices,
y señalo esta parte anatómica por encontrarnos en horario infantil, pero vamos, que hasta los "balls" totalmente de recibir día si y día también un montón de estos correos estúpidos, incoherentes, mal traducidos y que no sirven para nada bueno, más que para hacerte perder el tiempo en borrarlos.
Y eso si no te meten algún troyano. Así que crucemos los dedos para estar bien protegidos y nos libremos de sus infecciones como de la viruela.
Y aunque en España están prohibidos, claro, hecha la ley, hecha la trampa, porque se tiene que dar la circunstancia de que la empresa sea de origen español. Y yo no se vosotros, pero los míos están todos escritos en un inglés espantoso y un castellano más terrible todavía.
Ala, ya me he desahogado, ahora vamos a lo que vamos, a la receta del día.
        


Lunes panero el de hoy. Y es que con la de veces que amaso en casa, todavía no había traído éste para enseñároslo. La razón, pues que no siempre tengo ganas de coger la cámara cuando entro en la cocina, y después mientras comemos algo que está realmente delicioso, me da coraje de esa vena de desidia que me invade a veces.


     
Hoy para poner un poco de remedio, traigo un fantástico pan marroquí, el que se hace para comer a diario por aquellas tierras. Me lo enseñó mi hijo, bueno, él se dedicó a comprar uno en la tienda árabe cerca de donde estudia, y traérmelo, dármelo a probar y decirme resueltamente: " ¿ está rico, a que si? " pues esto lo sabes hacer tú seguro.
    


Y ahí me tienes, haciendo un análisis en profundidad: que si la corteza, la miga, el polvillo que tenía por fuera que resultó ser sémola, las marcas personales hechas con el tenedor. . . . vamos ni el C.S.I sacando huellas.
Desde entonces ya llevo muchos, y como tengo más o menos dominada la técnica, y la receta, os la enseño.
Los panes planos, muy populares en algunas culturas, se consideran de los más antiguos. Particularmente creo que el pan marroquí es una buena representación de esta suposición, pues la sémola no es más que harina poco molida procedente de cereales. Y ya sabemos que antes, la molienda de los cereales era mucho más tosca que en la actualidad.
En este caso es de trigo, pero también hay sémola de avena, centeno y cebada {que tengo que probar en breve}. La de arroz, como ya sabréis, está totalmente libre de gluten.
         



Este PAN se lo quiero dedicar a mi amiga MILIA, una galleguiña maravillosa, muy humana, tierna, comprometida y solidaria. Estuvo el año pasado haciendo un viaje por Marruecos y después nos lo contó en su blog con tal entusiasmo y detalle, que empecé a llamarla cariñosamente Reina Mora cada vez que le dejaba un comentario. Vino enamorada de todo lo que vio y comió. Y este pan la dejó fascinada, y metió las manos en la masa hasta conseguirlo.
 Ella es Mi Reina Mora y yo soy Su Reina Guanche . . . .  y así seguimos, espero que por mucho tiempo.


             


Como con todas las masas, la cantidad de agua puede variar, depende del comportamiento de la harina y la absorción que haga de esta. Pero es una masa, bastante hidratada.


Comprenderéis con la explicación del paso a paso o viendo el vídeo que dejo al final de la entrada, que hacer fotos de la elaboración , hoy era imposible estando sola y con las manos bien embadurnadas.
Y ahora, vamos al lío.


En un cuenco grande o sobre la encimera si tenemos experiencia amasando, vamos a mezclar la harina y la sémola.
La levadura la disolvemos en un poco de agua templada, dejamos reposar unos cinco minutos.
Hacemos un hueco en el centro de la harina y ponemos la levadura disuelta. Empezamos a mezclar. 
Vamos añadiendo el agua templada poco a poco, mezclamos y volvemos añadir agua, así hasta que consigamos una masa manejable. Esta es la parte más trabajosa.
Una vez la masa está formada, añadimos un poco de agua en el fondo del cuenco y empezamos a amasar de nuevo, pero esta vez solo con los nudillos. Extendemos la masa y replegamos sobre si misma, sólo con los nudillos, hasta que el agua se haya absorbido totalmente.
En este punto la masa es blanda, pero podemos manejarla.
Añadimos la sal disuelta en una poca agua y de nuevo amasamos con los nudillos hasta que se absorba del todo.
Esparcimos sémola en la superficie del cuenco o en la encimera, donde nos resulte más cómodo seguir amasando.
Nos mojamos las manos y dividimos la masa en dos partes. Sigue siendo una masa pegajosa, pero no añadir más harina, después obtendremos unos panes blandos y jugosos.
Iremos cubriendo cada parte con sémola, formando una bola.
Dejaremos las bolas de masa, sobre la bandeja del horno, a la que habremos esparcido una poca de sémola.
Ponemos una poca más por encima de cada bola y vamos aplanando con las manos
Las dejaremos lo más redondas que podamos, las cubrimos con un paño y reposarán una media hora. Tienen que doblar volumen, así que depende mucho de la temperatura, en invierno tardará más.
Precalentamos el horno a 250º
Una vez levada la masa, le haremos la marca que más nos guste con un tenedor.
Cocemos el pan entre diez y quince minutos, posición media, calor arriba y abajo.
Al ser alta la temperatura, la corteza resulta muy finita y suave; y el interior totalmente jugoso y muy, muy tierno.
**En la PANIFICADORA también queda una masa estupenda. Elegiremos el programa para hacer masa sin levado, que dura quince minutos. Pero no añadiremos todos los ingredientes a la vez, sino poco a poco, y en el mismo orden que fui explicando más arriba.
Ya después, procederemos a dividir la masa y a seguir los mismos pasos que si lo hubiéramos hecho a mano.


Os recomiendo que si tenéis oportunidad, la sémola la compréis en algún comercio árabe en vez de hacerlo en el super. La calidad es superior y el precio no tiene comparación. Notaréis a primera vista, que tiene un intenso color amarillo, propio del grano del cereal, la más procesada es casi blanca.
             


*Tras pedirle permiso a Nora, la autora del vídeo, os lo dejo para que veáis claramente  el proceso de amasado. Os recomiendo también, una visita a su blog QUE COCINAS HOY. Nora es una chica que tiene entre otras muchas, unas deliciosas recetas de su país, Marruecos. Y tras cruzarnos algún que otro correo, os puedo asegurar que es toda amabilidad.
No me cansaré de decir, que en este mundillo, te encuentras a gente encantadora por todas partes.

                           Y eso es todo amigos, hasta la semana que viene.
Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El día de hoy te este enseñando como preparar trufas navideñas. Todos sabemos cuales son los típicos dulces para Navidad: que si los mantecados, las hojaldrinas, los polvorones y por supuesto los tur ...

Y aquí llego con la segunda entrega, vamos como si fuese la saga del Señor de los Anillos, pero en plan culinario. Espero que os hayáis animado con alguna de las propuestas que os dejé hace unos días ...

Los huevos son algo que nunca puede faltar en cualquier hogar. Los huevos siempre forman parte de algún plato o son el elemento principal. Por eso el día de hoy te mostraré varias recetas con huevos. ...

Y sigo empeñada en que todo el mundo empiece a comer espinacas. Hay tantas formas de cocinarlas, que alguna tiene que ser la tuya. Hoy te muestro otras recetas con espinacas. Cuando era pequeña, me en ...

Recomendamos

Relacionado

general f.- masas y panes reto 52 weeks

Que poco apetece cocinar con este tiempo ¿no? Claro, el señor horno funciona a modo de calefacción así que con este calor a ver quien lo enciende. Por eso hoy te traigo una receta de pan que no lo usa Este pan es muy sencillo de hacer y lleva pocos ingredientes; además se hace bastante rápido, así que es perfecto para cuando quieres tener pan para la hora de comer y te acuerdas un rato antes Es es ...

recetas de primeros bake the world cenas rápidas ...

Soy un culo inquieto. Sí, no lo puedo evitar, creo que es herencia paterna. En cuántos más líos me veo metida, en más líos me quiero meter, sobre todo cuando lo que estoy haciendo me apasiona. Y al fin al cabo es lo que me pasa con este blog, estoy descubriendo tantas cosas nuevas y diferentes, conociendo {aunque sea virtualmente} a tanta gente estupenda que voy de sorpresa en sorpresa, como una n ...

recetas de primeros masa pan ...

Hola, hola!! estaréis de acuerdo conmigo que la comida sin pan no sabe igual ¿o no? ains! yo intento reducirlo pero no, no puedo evitar comerme al menos el codito, piquito como queráis llamarlo, si es que es hasta lo mas rico, sobre todo en comidas donde el mojeteo es imprescindible jajajja, que peligro tiene el pan. Hoy os traigo una receta de pan marroquí, el BATBOUT o MKHAMER, para el reto BAKE ...

Aperitivos y Entrantes aceite de girasol agua ...

La elaboración de hoy va dedicado al pan casero marroquí, más conocido por el nombre de Msemmen o Rgayef. Es un tipo de pan marroquí que se come en los desayunos o merienda junto con un té marroquí. Se puede comer dulce o salado, y el relleno es al gusto del consumidor. A continuación la receta… Ingredientes: 500g de harina 200g de sémola de trigo 350ml de agua tibia 1 cucharita de sal. man ...

harina de sémola de trigo pan de Marruecos pan en sartén ...

Tuve la suerte el último sábado de enero de asistir a un taller de "El pan en la cocina marroquí" ofrecido por la Sociedad Municipal Cádiz 2012 del Ayuntamiento de Cádiz, este taller lo impartía, María Grosso, que ha vivido unos ocho años en Marruecos y que conoce muy bien la cultura y la importancia del pan en la cocina marroquí, con todo lo que conlleva en la religión, tradición y cost ...

Cosas con masa Mediterránea Árabe

Este pan sin levadura es un clásico marroquí que me trae siempre buenísimos recuerdos; se llama msemen o rghayef, según la zona. La primera vez que probé estas tortas de pan fue durante Ramadán en mi pueblo, con mis amigos Mouni y Mustafá. Años después visité a un amigo en Oujda, ciudades marroquí que se extiende junto al puerto de Ceuta. Visitamos a su familia, que vive en Jerada, en las montañ ...

cocina internacional panes recetas de oriente medio ...

Hoy te traigo una de las recetas que más ganas he tenido de preparar en los últimos 25 años: pan marroquí. ¿Por qué he tardado tanto tiempo en atreverme a hacerla? Me crié en Ceuta, desde que nací hasta los 15 años, y he crecido comiendo pan marroquí que comprábamos en el norte de Marruecos para toda la semana. Me encantaba su sabor, su aroma y las tostadas de mantequilla y mermelada que desayuna ...

pan casero de Marruecos Pan msemen pan para dulce o salado ...

O también conocido con el nombre msemen, este pan usualmente se prepara para desayunos o meriendas acompañado con el té marroquí con hojas de hierbabuena, se puede acompañar tanto con salado como con dulce, es una especie de crepe para que se entienda bien, la masa no es dulce ya que lleva sal entre sus ingredientes y se nota ese punto salado que mezclado con la mantequilla y aceite de girasol en ...

cocina marroquí panes Thermomix

Tiempo aproximado: 1 h 50 min 6 panes INGREDIENTES 175 harina de fuerza 25 g de espelta 50 g de semolina 1 cucharada de té de levadura seca de panadería 1 cucharada de té de sal 1 cucharada de té de azúcar 160 ml de agua semolina para el amasado final ELABORACIÓN Mezclamos todos los ingredientes secos y vamos añadiendo poco a poco el agua templada y amasando hasta que tengamos una masa uniforme ...

Batbout pan casero pan de Marruecos ...

Una vez más traigo receta de pan...si, han leído bien, de pan... comienzo a pensar que tengo un serio problema, una adicción que debería tratarme, un vicio incorregible que se acrecienta cada vez que encuentro recetas tan fáciles y tan ricas como la de este batbout, un pan marroquí que vi en la taza de loza y fue amor a primera vista, porque además de ser muy básico es riquísimo y se cocina en sar ...