comunidades

Pollo con miel y aromáticas BT

La nuevas técnicas poco a poco van haciéndose un hueco en nuestras cocinas y algunas de ellas han venido para quedarse. Por ejemplo la cocción a baja temperatura, que combinada con la cocción al vacío, ofrece resultados y ventajas a los que ya no renuncias una vez conocidos. Se preservan mejor los sabores originales de los alimentos, sus propiedades nutritivas y se consiguen texturas sorprendentes (Joan Roca).

Y para abrir boca e ir aprendiendo de los maestros, aquí van unas jugosas pechugas de pollo marinadas para el táper nuestro de cada día.

Pollo marinado en miel, mostaza, ajo, limón hierbas aromáticas y aceite de oliva, y cocinado al vacío y a baja temperatura


  Ingredientes

4 pechugas de pollo

tomillo

romero

laurel

salvia

orégano

aceite de oliva

1 limón (piel y zumo)

1 cucharada de miel

1 cucharadita de mostaza

2 dientes de ajo confitados

sal



Preparación

Primero vamos a salar el pollo en un baño de sal. Con esta técnica el alimento incorpora la sal necesaria y de manera homogénea.

Preparar la salmuera: disolver 100 g de sal en 1 litro de agua fría. Sumergir las pechugas durante 30 minutos. Escurrir y secar bien con un papel de cocina.

Picar las hierbas aromáticas, menos el laurel, y rallar la piel del limón. Mezclar con la miel, la mostaza, 2 cucharadas de aceite de oliva y el zumo de medio limón. Colocar el pollo en un recipiente y untar bien con el marinado. Repartir por encima el laurel y trocitos de limón. Dejar reposar en la nevera 30 minutos como mínimo.

Envasar al vacío, con máquina u otro sistema alternativo, las pechugas de pollo con el marinado y unos trocitos de ajo confitado. Podemos ponerlas en bolsas individuales o de dos en dos, según el uso que les vayamos a dar.

Introducir las bolsas en un baño de agua y cocinar a 65º durante 40 minutos.

En esta ocasión hemos utilizado un ronner doméstico, pero también da buenos resultados una cazuela grande a fuego bajo y un termómetro para controlar la temperatura.

Pasado el tiempo retirar las bolsas y enfriarlas rápidamente con agua fría para detener la cocción.

Antes del consumo abrir la bolsa y dorar ligeramente las pechugas en una sartén con unas gotas de aceite. Retirar y reducir en la misma sartén el líquido del marinado con un chorrito de zumo de limón.

Cortar y servir la pechugas al gusto.

Estas de hoy van al táper, acompañadas de unas judías verdes y de la salsa del marinado.

Si te llama la atención aplicar estas modernas técnicas de cocción en tu cocina, te dejamos algunas otras propuestas para ir descubriendo la cocina al vacío y a baja temperatura (hacer clic en el nombre para ver la receta)

Merluza en salsa verde

Roastbeef



 
Fuente: este post proviene de Per sucar-hi pa, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Este sabroso risotto puede hacerse con trufa negra o aprovechar que estamos en plena temporada de la trufa de verano, más económica y la mejor manera de acercarse a este universo de sabor inolvidable. ...

Recomendamos