comunidades

Berenjenas fritas con miel de caña

receta berenjenas fritas miel caña


Receta para hacer berenjenas fritas con miel de caña

Este plato me trae muy buenos recuerdos, porque lo tengo profundamente asociado a Granada, una de las ciudades más bonitas de España. No es que esta receta de berenjenas fritas con miel sea originaria de esa ciudad, pero sí fue en ella donde descubrí este plato. Recuerdo que era un caluroso día de septiembre, con el verano a punto de acabar. Nos íbamos a mudar desde Murcia, y unos días nos hospedamos en un hotel de la ciudad para buscar piso. Salíamos del hotel a primera hora de la mañana para aprovechar el día y poder ver el mayor número de inmuebles.. En una de esas salidas, entramos a comer a una taberna que nos encontramos por el camino, en su menú, pudimos leer, entre muchas otras tapas; "berenjenas fritas con miel". Por aquel entonces yo coqueteaba de manera esporádica con el mundo de los fogones, y me sorprendió mucho que un ingrediente como la miel se pudiese combinar con una verdura. Así que, pedimos una ración de berenjenas fritas. Quedé tan maravillado con aquella mezcla de salado y dulce, crujiente y tierno, que a partir de aquel día volví de manera asidua a esa misma taberna para volver a disfrutar de este sencillo plato.
Como podréis comprobar enseguida este plato no entraña dificultad alguna, básicamente consiste en cortar una berenjena de la forma que más os guste, rebozar los trozos en un poco de harina, y freírlos en abundante aceite. Tal vez el momento de llevar a cabo la fritura sea lo único a lo que tengáis que prestar un poco de atención. En este sentido, os invito a que leáis nuestro artículo "cómo conseguir una fritura perfecta", en el que os damos algunas recomendaciones que estamos seguros os serán de gran ayuda para obtener unas berenjenas fritas perfectas.
En la receta que os propongo he usado miel o melaza de caña, ya que este ingrediente tiene un potente sabor en el que se combinan el dulzor con un ligero toque de amargor. Si no disponéis de miel de caña, o si no os gusta, podéis sustituirla por miel de abeja, o cualquier tipo de sirope (arce, ágave, arroz, etc).
Y sin más preámbulos, ha llegado el momento de meternos en faena, ¡comenzamos!Vídeo de la Receta


Ver más Vídeos

Ingredientes [Para 2 personas]:

Berenjena - 1 unidad
Harina de trigo - 2 cucharadas grandes
Sal - al gusto
Aceite de oliva - para freír
Miel de caña - 2 cucharadas
Agua - para cubrir las berenjenasElaboración de la Receta

Lo primero que vamos a hacer es coger un cuenco grande y poner el agua y la sal. Removemos para que la sal se diluya perfectamente en el agua.
Cortamos las berenjenas en rodajas de, aproximadamente, un centímetro de grosor, y las ponemos en el cuenco. Para que se queden cubiertas de agua, podemos poner encima un plato u otro objeto pesado. Dejamos las berenjenas en remojo durante 30 minutos.
Pasados los 30 minutos, ponemos a calentar abundante aceite de oliva en una sartén.
Mientras el aceite se calienta, retiramos las rodajas de berenjena del cuenco y las secamos con papel absorbente.
A continuación, cortamos las rodajas como si de patatas fritas se tratase y las ponemos en un cuenco o un recipiente con tapa. Podemos hacer uso del mismo cuenco en el que pusimos a remojo las rodajas, si lo hacemos, debemos secarlo muy bien antes.
Ponemos en el cuenco la harina. Con la ayuda de un plato, tapamos el cuenco y agitamos enérgicamente su contenido para que la berenjena se impregne por todos lados con la harina de trigo.
Cuando el aceite esté bien caliente, echamos los trozos de berenjena por tandas. Es importante que lo hagamos así, friendo la berenjena en varias tandas, ya que, si añadimos mucha cantidad de una sola vez, la temperatura del aceite descenderá bruscamente y las berenjenas absorberán una gran cantidad de éste. Freímos hasta que la superficie de la berenjena adquiera un bonito tono dorado.
Una vez que están listas, retiramos de la sartén y ponemos sobre papel absorbente. Repetimos el proceso con el resto de trozos de berenjena.
Las dejamos reposar en el papel vegetal durante un minuto, e, inmediatamente, las servimos acompañadas de un poco de melaza de caña. Si queremos aumentar aún más el contraste entre salado y dulce, podemos espolvorear un poco de sal por encima de las berenjenas justo antes de servir nuestro plato.

Anotaciones y Consejos

Yo he usado las berenjenas enteras, con piel, pero si queréis retirarla, debéis hacerlo antes de cortarla en rodajas.
En las recetas de Cocina Casera donde hay que hacer frituras, solemos emplear aceite de oliva, ya que éste producto presenta notables ventajas con respecto al uso de otro tipo de aceites de origen vegetal. Si queréis ampliar vuestra información al respecto, os invito a que echéis un vistazo a nuestro artículo; los peligros de reutilizar el aceite. Consejos para un correcto uso.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Receta para hacer costillas con salsa chimichurri La salsa chimichurri es un adobo ideal para carnes y pescados. En la receta de hoy os vamos a mostrar cómo preparamos nosotros unas ricas chuletas de ...

Receta para hacer salmorejo de espárragos El salmorejo es, junto con el gazpacho andaluz, una de las cremas frías más elaboradas en numerosas regiones del sur del territorio español. Los ingredientes ...

El calabacín es una verdura compuesta por un 95% de agua cuyo consumo nos aporta una buena cantidad de minerales, vitaminas y muy pocas calorías, lo que lo convierte en un alimento ideal en todo tipo ...

El arroz es, después del maíz, el cereal con mayor producción del planeta. De hecho, es la semilla más importante en la alimentación del ser humano, aportando a nuestra dieta una magnífica fuente de e ...

Recomendamos