comunidades

Bizcocho de anís y limón (con Monsieur Cuisine y CrockPot)

No sé a vosotros pero tal y como está la vida al otro lado de la puerta a mí me apetece, sobre todo, preparar en casa recetas de las de toda la vida.

Probablemente sea mi subconsciente que me habla y me pide que desde mi cocina lleve a mi mesa recetas que nos transporten a época mejores. Y es que estaréis de acuerdo conmigo en que nada mejor que el gusto y el olfato para hacernos viajar en el tiempo.

Quizá recordéis que hace unas semanas cuando compartía con vosotros la receta del bizcocho de nata (crema de leche) os decía que iba a traer poco a poco a mi cocina virtual recetas de las de toda la vida, de esas que nos traen recuerdos de nuestra infancia y que no deben perderse por nada del mundo.

Pues este bizcocho de anís y limón es una de esas recetas.
Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.


El anís siempre me va a recordar a mi abuela Magdalena. Os he hablado miles de veces de ella que era la reina de la repostería de sartén (que tanto respeto me da a mí)
Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.


Mi abuela no tenía horno en su casa. En realidad sí, pero creo que jamás lo usó. En la cocina de mi abuela había una cocina de gas (butano) que tenía cuatro fuegos y en la parte inferior un horno y una puerta en la que se ponía la botella de gas (que aquí conocemos popularmente como bombona).

He buscado en internet para dejaros el enlace a una foto para aquellos no que hayáis conocido estos artilugios y me he quedado ojiplática al ver que aún hoy se siguen vendiendo y que no son muy diferentes al que tuvo mi abuela (y también mis padres y que sigue guardado en la cochera)

El horno del butano de mi abuela (es que la cocina de gas se llamaba popularmente butano en mi familia) creo que no tuvo uso más allá de albergar sartenes.
Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.


¿Entonces por qué este bizcocho me recuerda a ella? porque el anís y el limón eran dos de los aromas predominantes en su repostería. En su casa siempre había una botella de Anís del Mono (dulce) ideal para hacer dulces y para tomarse una copichuela las mujeres después de la cena de Nochebuena (que dejó de celebrarse en su casa cuando mi abuelo murió) y los hombres en las mañanas de invierno para entrar en calor cuando salían hacia el campo para recoger la aceituna.
Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.


Cuando yo era pequeña fuera del limón, la naranja, el anís, el vino, el café, la canela y el chocolate los postres no tenían otros sabores. Y en realidad no nos hacía falta más.

Si os soy sincera a día de hoy si algo lleva canela es mi total y absoluta perdición y lo mismo me pasa con el limón y por supuesto el chocolate.
Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.


Este bizcocho lo preparé el año pasado para la guardería de Lara. Volvió a convocarse el concurso de recetas para el Día de Andalucía y en un arrebato, aún con Elena recién nacida, me apunté con la condición de que si la peque me dejaba presentaba algo y si no me dejaba pues no pasaba nada.

Y me dejó. Lo cierto es que fue bastante buena para dormir por las mañanas y poco a poco me pude ir organizando para preparar algunas recetas dulces y fotografiarlas por las tardes cuando se volvía a dormir.

Esta fue la primera receta que preparé tras su nacimiento, lo que indica que lleva ya un tiempo esperando en borradores, y hoy me ha apetecido rescatarla y compartirla con vosotros para que todos podamos disfrutar de los sabores de siempre en estos tiempos tan convulsos que nos ha tocado vivir.
Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.


Bien es cierto que comienza a hacer calor pero encender el horno aún no pesa así que es el momento ideal para preparar este bizcocho y disfrutar de un desayuno o merienda como los de nuestra infancia.

Yo lo hice usando mi Monsieur Cuisine Plus (la prina hermana pobre de la Thermomix) y lo horneé en mi olla de cocción lenta, pero la masa se puede hacer sin problema alguno a mano y meterla en el horno que va a quedar igual de estupenda. Y si no tenéis molde de bundt usáis uno redondo o alargado que lo único que tenéis que hacer es estar pendientes del punto de cocción a partir de los primeros cuarenta minutos. Versatilidad y capacidad de adpatación ante todo mis queridos amigos.

Esta receta sólo tiene un pero y es que no hay foto del corte porque evidentemente no iba a llevar el bizcocho cortado a la guardería. En casa lo probamos porque subió de forma irregular y antes de desmoldarlo lo emparejé con un cuchillo.
Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.


Nos encantó de sabor y textura y lo repetí poco tiempo después pero no caí en la cuenta de hacer fotos de nuevo para que viérais el interior. ¡Lo siento!

El sabor a anís es potente. Así que si no os convence demasiado podéis sustituir una parte por leche. Ahí ya entra en juego los gustos de cada uno.

La miga queda tierna, jugosa y esponjosa. Un bizcocho de los de toda la vida, vamos.

La receta que seguí, del blog Kanela y limón, ponía 400 gramos de azúcar. Me parece una barbaridad. Soy incapaz de poner algo así en un postre. La primera vez puse sólo 120 gramos y se quedó corto, todos en casa estuvieron de acuerdo cuando probaron el recorte del primer bizcocho, así que repetí con 150 y quedó a gusto de todos.

Ya sabéis que yo suelo ser muy recortada con el nivel de dulzor, por eso me gusta comentarlo para que nadie se lleve una desagradable sorpresa si lo prepara en casa.

En el paso a paso os explico cómo hacerlo con todos los cacharros del mundo y con ninguno, para que no haya excusas y todos disfrutéis de un bizcocho de los de siempre.

¿Os animáis?
Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.


Ingredientes:

* 150 gramos de azúcar

* 4 huevos
* 100 gramos de licor de anís
* 250 gramos de leche
* 50 gramos de aceite de girasol
* 400 gramos de harina
* 1 sobre de levadura química (impulsor) (15 gramos)
* Ralladura de un limón
* Azúcar glas para espolvorear (opcional)

Elaboración en robot de cocina (Monsieur Cuisine o Thermomix) y en CrockPot (olla de cocción lenta)

1. Con la mariposa puesta añadimos los huevos y el azúcar y programamos 4 minutos velocidad 3

2. Quitamos la mariposa y ponemos el anís, la leche y el aceite y mezclamos 15 segundos a velocidad 5

3. Añadimos la harina, la levadura y la ralladura de limón y mezclamos 20 segundos a velocidad 4.

4. Vertemos en un molde e introducimos en la CrockPot. Programamos dos horas en temperatura ALTA y ponemos un paño de cocina limpio y seco y cubrimos con la tapa.

A partir de la hora y media vamos controlando el nivel de cocción pinchando con una brocheta de madera. Si fuera necesario apagamos antes y si no está hecho programamos media hora más.

5. Cuando termine destapamos, sacamos con cuidado el molde y dejamos enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.

Elaboración tradicional sin robot y en horno:

1. En un bol ponemos los huevos con el azúcar y batimos.

2. Añadimos el anís, la leche y el aceite y volvemos a batir.

3. Incorporamos la ralladura del limón, la levadura y la harina y mezclamos hasta que no queden grumos.

4. Vertemos en nuestro molde e introducimos en el horno precalentado a 180º C durante unos 50-60 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta de madera esta salga limpia.


Para conservarlo lo envolvemos en film transparente y lo podemos dejar a temperatura ambiente o en el frigorífico y nos evitamos sorpresas desagradables si comienza a hacer calor.


Aguanta bastante bien el paso de los días, pero ya os digo yo que va a durar bien poco de lo rico que está.

Las niñas presentan pocas novedades. A Elena le ha salido otro diente y cada vez come más cosas. Yo me sigo emocionando cada vez que pide comida y abre la boca y se come aquello que le des. No puedo evitarlo. Lara es tan mala comedora que me emociona ver que Elena, por el momento, es todo lo contrario.

Esta semana en mi trabajo nos hemos hecho las pruebas del COVID-19 y estamos a la espera de los resultados. Siempre planeó la duda de si Elena lo tuvo o no y ya os digo yo que si ella lo tuvo, yo que soy una madre kamikaze, jugué a la ruleta rusa porque esos días Elena estaba inquieta y dormía conmigo y en más de una ocasión me vi apurando el yogur que le quedaba con la misma cuchara que comía ella.

Ya sabéis de esa vocación de cubo de basura que tenemos las madres y que no queremos que ningún alimento se tire.

Estoy deseando que llegue el resultado y saber si tengo o no anticuerpos, aunque os confesaré que creo que a todas las compañeras (sí, en mi trabajo ya sólo somos mujeres) nos van a salir negativos ambos resultados. La semana que viene os digo qué tal me ha ido.

Espero que estéis todos bien, que lleveis esta situación lo mejor posible (yo desde principios de mes, por mi salud mental, he dejado de ver las noticias. Que sea del mundo lo que tenga que ser. Con leer el BOE tengo suficiente y porque es obligatorio para nuestro trabajo) y que tiremos hacia delante con cabeza y prudencia, que de esta está en nuestra mano, y no en las manos de los que nos (des)gobiernan, salir.

Nos leemos la semana próxima.
Manos a la masa y ¡bon appétit!

Fuente: este post proviene de Los dulces secretos de Cuca, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Esta semana el blog se viste de fiesta porque ayer la princesa de la casa cumplió 5 años. ¿Acabais de sentir el vértigo del paso del tiempo en la boca del estómago? Así me siento yo cada vez que las ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

El otoño trae atardeceres prematuros, fríos tempranos y vientos que te asaltan de manera imprevista. Nos regala colores ocres y caída de hojas. El otoño huele a frío, a humo de chimenea y a boniatos asados. Hablar del otoño y pensar en las tardes grises y cortas perfumadas por los primeros humos de las chimeneas encendidas es todo uno. En realidad suena más bonito de lo que es, porque hay chimenea ...

Dulce

Con estos días de lluvia y frío que nos está haciendo, nos apetecía hornear un bizcocho con la que acompañar el mal tiempo. ¿Quieres ver de qué lo hemos hecho? De queso de untar y calabaza asada, ¡combinación perfecta! Y es que no hay nada que nos guste más que el olor a recién horneado, y más si fuera llueve, hace viento y frío. Disfrutar de ese momento en la cocina y llenar toda la casa de ese a ...

Estremanos el mes de febrero y la blogosfera y las redes sociales se llenan de corazones, color rojo y toda la parafernalia que procede para festejar el día más empalagoso del año. Reconozco abiertamente que a mí este día jamás me ha gustado, ni de adolescente ni de adulta, ni con pareja ni sin ella. Nunca. Me parece una fecha un tanto cruel. (Lo del consumismo me ahorro criticarlo, porque a mí co ...

recetas postres bizcochos

Bizcocho de anís y limón El otro día, hablando con una amiga, me pidió que le diera una receta de bizcocho, pero simple, de los de siempre, con sabor a bizcocho tradicional. Pensando, se me vino a la cabeza esta combinación: Anís y Limón. El limón es el ingrediente por excelencia, de antes y de ahora. ¿Qué bizcocho que se precie no lleva incorporado la ralladura de limón? Y en cuanto al anís (las ...

"Es que esta mañana el bizcocho de nata, el bizcocho de nata..." Hay cosas que se quedan grabadas a fuego en nuestra memoria para siempre y nos asaltan en el momento menos pensado llevándonos en un soplo a épocas que se nos antojan maravillosas. Hoy 23 de abril se celebra el día del libro y me vais a permitir que os cuente una historia. Aprendí a leer con cinco años. Igual esto no es exa ...

Esta es la última entrada del verano. De este verano que pasará a la historia sin fiestas de barrio, sin bailes de verbena, sin amaneceres con tufo a la fritanga del puesto de churros, sin luz de farolillos rompiendo la madrugada, sin señoras sentadas al fresco en la plaza o en corrillos en las puertas de las casas al caer la tarde, sin grupos de niños con piernas polvorientas y rodillas peladas j ...

Dulces con horno Postres y dulces Tartas y pasteles ...

Bon appétit amig@s, Hace tiempo que tenía ganas de preparar este bizcocho. Me gustan sobretodo los bizcochos que no estén secos , no muy dulces y que contengan contrastes de sabores y este bizcocho reúne las 3 cosas. ¡Realmente delicioso! En esta ocasión y con estos ingredientes preparé 2 bizcochos pequeños en moldes de 18 cm de diámetro cada uno en vez de uno grande. Y es que en casa solo somos 3 ...

Bienvenido otoño. Con tus mañanas fresquitas y tus tardes calurosas. Con tus colores. Con tus frutos. Con tus alfombras de hojas crujientes. Con tus lluvias silenciosas y los aires que te sorprenden a la vuelta de la esquina. Con tu luz tan inspiradora. Bienvenido siempre. No se nota que el otoño me encanta ¿verdad? Esta época es como una catarsis para mí. Llega el otoño y me entran ganas de todo ...

Casi sin darnos cuenta nos hemos metido de pleno en el Carnaval. En mi pueblo, y no me preguntéis la razón porque la desconozco, los carnavales siempre se adelantan. Aquí se han celebrado este fin de semana pasado, coincidiendo además con San Valentín y en mi caso particular con la fiesta de cumpleaños de Lara (y Elena, que como es tan pequeña y hay sólo 19 días entre uno y otro, este año su cumpl ...

Hoy quiero confesar que no siempre digo la verdad. Una, que tiene aires de diva, aunque sea de diva de andar por casa, se enorgullece de que aunque tarde ha aprendido a comer de todo y no hacerle ascos a nada. Mentira. Tengo un par de espinitas en mi talón de aquiles (el alimentario, se sobreentiende) y es que cuando de alcachofas, rábanos o remolacha se trata hago mutis por el foro y parezco Shin ...