comunidades

Garbanzos con bacalao y espinacas {Potaje de Vigilia}

Garbanzos con bacalao y espinacas {Potaje de Vigilia}


En época de Cuaresma la tradición religiosa dictaba la "vigilia" o prohibición de comer carne, que además de estos 40 días, también se extendía a todos los viernes del año. Independientemente de las creencias de cada uno, hemos de reconocer que gracias a estos dictámenes religiosos, han surgido recetas deliciosas, combinando ingredientes que suplían a la carne, e incluso, mejoradas sin ese aporte animal. Una de las recetas más típicas de estos días es este potaje de garbanzos, que se acompaña de las espinacas (verdura en plena temporada) y el bacalao.

El bacalao es un ingrediente lógico para este potaje, ya que era el pescado que más abundaba en las zonas del interior, lejanas a la costa y siempre estaba disponible en salazón en cualquier época del año.

Un plato muy tradicional en estas fechas, que no suele faltar en ningún hogar junto a la repostería ya clásica como son las rosquillas, torrijas o la leche frita, verdaderos manjares irresistibles todos ellos y que hemos estado disfrutando desde nuestra niñez.
Espero que os guste la receta y disfruteis al máximo de estas vacaciones si soís de los afortunados, sea viendo cofradías, en el monte o la playita.

Aprovecho también para felicitar a todas las Dolores, Lolas y Lolitas en este viernes de Dolores, punto de salida para la Semana Santa.

Garbanzos con bacalao y espinacas {Potaje de Vigilia}






300 gr de garbanzos

300 gramos de bacalao desalado
300 gramos de espinacas frescas o congeladas
2 tomates grandes (500 gr)

2 cebollas medianas (250 gr)

1 zanahoria mediana

1 cabeza de ajo

2 dientes de ajo

Aceite de oliva

1 cucharadita de azúcar

1/2 cucharadita de jengibre molido

1 cucharada pequeña de pimentón dulce

1/3 de una cucharada pequeña de comino molido

1 pastilla de caldo concentrado de pescado

3 clavos de olor

2 hojas de laurel

Sal

Agua


Garbanzos con bacalao y espinacas {Potaje de Vigilia}




Poner los garbanzos en remojo la noche de vísperas (deben estar entre 10-12 horas en remojo).

Escurre los garbanzos y ponlos en una olla con 1 litro de agua.

Pela la cebolla y clávale los clavos de olor. Pela la zanahoria y quítale la piel externa a la cabeza de ajos. Pon en la olla a presión junto a los garbanzos la cebolla con los clavos, la zanahoria, 1 hoja de laurel, la pastilla de caldo concentrado desmenuzada y la cabeza de ajo. Cerramos la olla y cuando comience a silbar esperamos 30-35 minutos, tiempo en cuál, los garbanzos se pondrán tiernos y obtendremos el caldo para nuestro potaje.

Garbanzos con bacalao y espinacas (Ingredientes)


Preparación del sofrito

Pela la otra cebolla y pícala bien fina al igual que los 2 dientes de ajo.
En una sartén grande ponemos el aceite a calentar a fuego medio. Añade a la sartén las hojas de laurel y la cebolla picada. Cuando la cebolla esté transparente añade el ajo.

Mientras se sofríen ajo y cebolla tenemos que pelar los tomates y quitarles las semillas. Luego los picamos muy finamente.
Cuando ajo y cebolla estén listos añadiremos a la sartén, el pimentón, lo tostamos ligeramente y acto seguido, incorporamos el tomate y sofreímos durante unos 10-15 minutos, añadiendo el azúcar y el jengibre.

A continuación añade las espinacas a la sartén (si no te caben todas a la vez mejor añade la mitad, deja que bajen de volumen y añade el resto). Saltea durante un par de minutos y reserva todo. (Si las espinacas usadas son congeladas debemos darles un hervor rápido para disolverlas).

Los garbanzos deben estar siempre cubiertos por un poquito de agua (uno o dos dedos). Cuando los garbanzos estén tiernos retira las verduras (cebolla, zanahoria y cabeza de ajo) escurre el caldo y lo reservamos. Añade a los garbanzos el sofrito que hemos preparado (cebolla, ajo, tomate y espinacas).

Garbanzos con bacalao y espinacas (Elaboración)


Remover bien e incorporar un poco del caldo de la cocción de los garbanzos que tenemos reservado. Ponemos a fuego bajo, añadimos el comino y parte del bacalao, desmigado. Mezclamos con cuidado, mejor moviendo la propia olla con movimiento de vaivén.
En mi caso la mitad del bacalao lo he partido a trozos mayores a modo de lomos y les he dado un golpe de cocción de tan sólo 3-4 minutos antes de servir.

Probamos de sal y servimos bien caliente, apartamos el potaje y adornamos con el lomo de bacalao mayor espolvoreado con un poco de pimentón.

Garbanzos con bacalao y espinacas {Potaje de Vigilia}


Sin duda, un plato que nos ayudará a "sobrellevar" de una manera deliciosa esta época de abstinencia carnal.



Es habitual acompañar este plato con huevo cocido laminado, aunque he querido hacerlo lo más purista posible y no he puesto nada de origen animal para no caer en pecado.

Fuente: este post proviene de Desserts Abad, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hoy nos acercamos de nuevo a la cocina alemana, y en esta ocasión lo hacemos con esta crema de queso muy popular en las terrazas de verano o Biergärten de Baviera, en los que se degusta acompañada de ...

No fue hasta hace un par de años cuando probé por primera vez el arroz negro en un restaurante del barrio de Triana y ante la insistencia de mi cuñado que glorificaba los sabores y texturas de este pl ...

En la gastronomía, existen algunos platos que son inconcebibles sin el acompañamiento de una buena salsa o unas cuantas especias que aportan sabor, color y sus matices característicos. Es el caso de e ...

Recomendamos