comunidades

¡No hay Navidad sin hojaldre!

Harina, mantequilla, sal y azúcar, estos cuatro ingredientes son los responsables de la masa de hojaldre. Una de las recetas más conocidas de la gastronomía, a nivel mundial. No te engañes, es una receta complicada (debido a los tiempos de reposo y la habilidad con el rodillo que requiere), aunque siempre puedes acudir al supermercado y comprar una masa lista para cocinar. 

Fuente: Unsplash

Su sabor a mantequilla, el crujiente de las capas y el arte de un horneado perfecto la convierten en un auténtico manjar, clave en tu menú navideño. ¿Necesitas ideas? Toma nota de estas 3 recetas que van desde los entrantes al postre. 

1. Saladitos, empanadas y tostas

El hojaldre es tremendamente versátil, se puede acompañar de cualquier producto, desde setas hasta marisco. Una idea sencilla es cortar la masa en rectángulos y hornearla, justo antes de servir (para que no coja humedad), añade una base de aguacate, salmón ahumado y cebolleta tierna. ¿El resultado? Un entrante navideño sencillo, saludable y rápido. Además, lo puedes presentar en platos de pizarra, y aportar así un toque decorativo a tu mesa navideña. 

2. El solomillo Wellington

Uno de los platos más clásicos de la cocina, que gusta a todo el mundo. La gran ventaja de cara a las celebraciones es que puedes dejarlo hecho con anterioridad, solo para meter al horno.

El primer paso es extender una lámina grande de hojaldre, untar paté y poner una cama de sofrito de champiñones (vale con darles una vuelta en la sartén con ajo y cebolla). Después, pon el solomillo entero salpimentado, cierra el paquete haciendo un rollo y pinta con huevo. 

Dependiendo del tamaño de la carne, calcula el tiempo de horneado (la media es 20 minutos a 200 grados). El secreto está en conseguir que el hojaldre esté crujiente y la carne jugosa. ¿No se te hace la boca agua de pensarlo? 

3. Fruta y hojaldre, la pareja perfecta 

Para cerrar esta rica comida de Navidad, ¡una tarta de hojaldre y fruta! Solo recorta la lámina en redondo o rectangular, pon crema pastelera o natillas (si no eres muy experto en la cocina) y decora con frutas, ¡listo! 

Como ves una simple lámina de hojaldre tiene cientos de usos y puede ser el mejor aliado para una cena navideña sencilla, rica y equilibrada. ¡Te esperamos en el próximo post de vivienda saludable! 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos