comunidades

Pollo asado (Reciclando sobras) (Reto #Asaltablogs)

Después de nuestras vacaciones navideñas, volvemos con la rutina y nuestras acciones fraudulentas que el reto #Asaltablogs nos anima a hacer, pasearnos por las cocinas de blogueros cocineros y sustraer sus mejores recetas. En esta ocasión nos ha tocado asaltar el blog Eva en pruebas, blog de cocina.

Ya sabéis que en mi cocina no se tira nada y ese es uno de los propósitos que os propongo para este año, la cocina de aprovechamiento. Por eso, entre todas las recetas de Eva me he quedado con Reciclando sobras de pollo asado. Tengo que decir, que el pollo asado me encanta y se come mucho en mi casa, por lo que me ha venido muy bien esta receta.



Los ingredientes que necesitamos para hacer mi versión de esta receta para dos personas son:

1/2 pollo asado

2 cucharadas de mostaza

4 cucharadas de mayonesa

8 pepinillos en vinagre

8 cebolletas en vinagre

20 g de brotes tiernos de lechuga
6 tomates cherry

1 cucharada de cebollino
aceite de oliva virgen extra (Opcional)
vinagre de sidra de manzana (Opcional)
sal (Opcional)
pimienta (Opcional)

Preparación:

Una vez tenemos listos tanto los ingredientes como los utensilios que vamos a necesitar, nos ponemos manos a la obra.

Cogemos el pollo que nos ha sobrado, desechamos la piel, huesos y cartílagos. A continuación, desmigamos o cortamos en trozos pequeños la carne.





Una vez tengamos el pollo troceado, vamos a ir añadiendo el resto de los ingredientes, la mostaza, la mayonesa y mezclamos muy bien.



Lo dejamos reposar en la nevera para que los sabores se asienten.

Presentación:

Ponemos una base de lechuga y sobre ella colocamos un aro de presentación de 8 cm de diámetro. Con una cuchara rellenamos con nuestra mezcla de pollo asado, aplastando para que quede uniforme. Quitamos el aro.



Colocamos unos tomates cherry cortados en finas rodajas, unas sobre otras junto al tartar de pollo asado. Para finalizar, espolvoreamos un poco de cebollino por encima.



Podemos acompañar de una vinagreta con la que aderezaremos tanto el tartar como los tomates.



El crujiente de la lechuga con la cremosidad y aroma de nuestra mezcla de pollo asado combinan muy bien, terminando con el toque que le aporta el cebollino hace que esta receta sea ideal para ésta época del año. Un plato ligero y fresco que sienta muy bien después de tantos excesos de las fiestas que acabamos de pasar.

¿Qué os ha parecido esta receta fresquita hecha a partir de uno de los platos calientes más elaborados? A mí me ha encantado y se va a convertir en unas de mis habituales.



Bon appétit!

Fuente: este post proviene de Pequeños Accidentes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos