comunidades

Flan de leche condensada

 


Es una verdad universal que adoro la leche condensada.

Creo que lo sabe todo el mundo y si no lo saben lo deben intuir porque tengo montones de recetas que llevan leche condensada: tarta de queso y leche condensada, tarta de crema de leche condensada y chocolate, bizcocho de leche condensada y anís, pudin de pan y leche condensada... Sé que hay gente que no le gusta la leche condensada, lo entiendo, es un sabor extremadamente dulce y no todo el mundo es tan goloso como yo. Pero la mayoría de las preparaciones que llevan leche condensada no resultan tan dulces como uno pueda imaginar. Cuando se cocina u hornea, ese intenso sabor se diluye, por lo que no resulta tan empalagoso.

Este flan lleva leche condensada y sabe a leche condensada, pero de manera suave. Al menos a mi me lo parece, pues yo soy super golosa y este postre a mi me resultó muy rico pero nada dulzón. Igual es mi paladar que ya está acostumbrado, pero de verdad que es un flan tan rico, y queda tan bien, que merece la pena hacerlo.

INGREDIENTES:

275 gr de leche condensada
200 gr de leche semi (podéis poner leche entera)
2 huevos
caramelo liquido para el molde
  PREPARACIÓN:

Ponemos en el molde un fondo de caramelo líquido. Yo he usado un molde redondo de cristal apto para el horno, de 18 cm.

Pre-calentamos el horno a 180º y ponemos mientras una bandeja con agua dentro pues vamos a hornear nuestro flan al baño María.

En el vaso de la thermomix o de una batidora ponemos los huevos, la leche y la leche condensada. Lo batimos todo unos 20 segundos a velocidad 3.

Vertemos esta mezcla en el molde caramelizado y lo tapamos con papel aluminio.

Ponemos el molde en la bandeja con agua, con cuidado con el vapor que puede salir, y horneamos unos 40 o 45 minutos. Para comprobar si está hecho, pinchamos con un palillo y si sale seco ya está el flan listo. Al sacarlo notareis que el flan está algo "tembloroso" cuando lo movemos. Es normal. Al enfriar lo meteremos en la nevera y allí acabará de cuajarse bien.

Caramelizamos el fondo del molde.


Batimos los huevos y las dos clases de leche.


Vertemos en el molde y horneamos al baño María.


¡Pintaza!


Y por dentro tiene toda la pinta de los flanes tradicionales de huevo, con sus agujeritos. ¡Exquisito!



   

 
Fuente: este post proviene de Tapitas y postres, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Los champiñones rellenos pueden ser una guarnición ideal. O un entrante perfecto, si como estos están rellenos de una manera tan completa. Estamos hablando de un plato nutritivo, bajo en grasas y perf ...

El nombre puede dar lugar risas, pero el plato es una delicia. Y es que este plato es famoso en la cocina hawaiana, si, si, es una receta internacional jajajaja. Y cuando se escucha el nombrecito ad ...

Etiquetas: postre

Recomendamos