Cocina

Tonio Cocina Idea guardada 11 veces
La valoración media de 9 personas es: Excelente

Bizcocho de chocolate sin horno

En esta ocasión veremos como hacer este delicioso Bizcocho de chocolate SIN utilizar el HORNO. Es un bizcocho jugoso, esponjoso, lleno de sabor y muy fácil de preparar que podremos degustar en el desayuno o en la merienda. También lo podemos utilizar como base para hacer una rica tarta. Lo más llamativo de este bizcocho es que no lo cocinamos en el horno sino al baño maría. Este método nos permite disfrutar de un rico bizcocho o una tarta, aunque no tengamos horno. Esta receta está explicada paso a paso y de forma sencilla, para que te sea fácil hacerla. Este Bizcocho está… de vicio!!!



Versión en PDF:

Horneado:         50.    minutos

Cantidad:         6 – 8   personas.

Ingredientes

Molde de 20 – 21 cm

4 huevos M

120 ml yogur natural = 1/2 taza

200 g azúcar = 1 taza

200 g harina de trigo dfe repostería = 1 1/2 tazas

16 g levadura química = polvo hornear

4 cucharadas cacao desgrasado (“Valor”)

120 ml aceite oliva suave o girasol = 1/2 taza

esencia vainilla
.

Preparación

Quitamos los huevos y el yogurt del frigorífico para que se templen. Comenzamos preparando el molde que será cerrado de unos 21 cm. Cortamos papel de hornear para la base y untamos los laterales con un poco de aceite. Espolvoreamos un poco de cacao por encima, escurrimos el sobrante, mojamos la base con un poco de aceite, colocamos el papel de horno y reservamos.

En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta obtener una crema blanca, con cuerpo y que triplique su volumen. Añadimos el yogurt y mezclamos velocidad lenta. Mezclamos la levadura con la harina y añadimos sobre la crema tamizándola con un colador o tamizado. Removemos lentamente hasta que se integre, añadimos el cacao y volvemos a remover. Por último añadimos el aceite y la esencia de vainilla, removiendo lentamente hasta que se integren. Vertemos la mezcla en el molde y hacemos una especie de tapa con papel de aluminio, para que no salpique agua en su interior.

Ponemos una olla al fuego que sea más grande que el molde, echamos agua en el fondo hasta una altura de unos 3 cm y ponemos a calentar. Cuando rompa a hervir colocamos dos pliegos de papel de cocina o una parrilla en el fondo y encima colocamos el molde. Colocamos la tapa de papel de aluminio al molde y tapamos la olla. Calentamos a fuego medio y cuando comience a hacer un traqueteo (que salta el molde) comenzamos a contar el tiempo. Cocinamos a fuego medio-bajo durante unos 50 – 60 minutos sin levantar la tapa.

Al cabo de 50 minutos levantamos la tapa y el papel de aluminio y con un pincho vemos si está cocido el bizcocho. Debemos pinchar en el centro y llegar hasta el fondo del molde, si sale limpio apagamos el fuego y esperamos 10 minutos a que temple un poco. Lo retiramos y colocamos sobre una rejilla, dejando que enfríe hasta que podamos desmoldarlo.

Para desmoldar soltamos de los laterales y lo giramos para quitar el molde y el papel de hornear. Lo colocamos sobre la fuente donde vamos a servir o si vamos a utilizarlo para hacer una tarta, lo reservaremos en un lugar adecuado. Se conservará varios días si lo tapamos con film plástico para que no se reseque.

Otras opciones y trucos para este bizcocho

Para hacer este bizcocho utilizaremos un molde cerrado de cristal, metal o silicona. Si utilizamos uno de abrible habría que cubrirlo con papel de aluminio o plastico para evitar que entrase agua. Lo cubrimos con papel de aluminio para evitar que pueda salpicar agua a su interior durante la cocción.

Con las burbujas del agua caliente se levanta el molde produciendo un ligero traqueteo, un ruido del molde tocando con el fondo de la olla. Podemos evitarlo colocando doble papel de cocina entre ellos, un paño o una rejilla. No debemos colocar entre ellos un plato, ya que correríamos el riesgo de que no se cocinase el bizcocho por la parte baja, concretamente por el centro.

Cocinaremos a un fuego suave. Una vez que comience el traqueteo lo mantendremos en un punto en que hierva suavemente, del 1 al 9 en el 5 ó 6. Pasados unos 50 minutos comprobamos si el bizcocho está cocinado.

Este bizcocho podemos hacerlo en el horno. Para ello cuando tengamos listo el molde, ponemos a precalentar el horno a 180º C = 450º F. A la hora de hornear lo haremos a 180º C durante unos 45- 55 minutos, hasta que al pinchar salga limpio.

Hay una serie de pautas que debes seguir para evitar problemas con con los bizcochos o con las muffins:

Lo primero es que los ingredientes deben estar a temperatura ambiente. Hay que quitarlos antes del frigorífico para que tomen una temperatura de unos 18 20º C. Los ingredientes a los que me refiero son los huevos, la leche, el yogurt y la mantequilla.

Otro punto para que suban los bizcochos es tamizar la harina con ayuda de un tamizador o un colador, de este modo la harina pesa menos y no aplasta la espuma que hemos hecho, además de evitar que se hagan grumos. En muchos casos se mezcla la harina con una espátula. La utilización de una buena harina de calidad es muy importante a la hora de conseguir un buen bizcocho.

Para montar con éxito las claras se puede echar una pizca de sal (esto es opcional) y batir hasta que casi queden a punto de nieve. En ese momento añadimos un par de cucharadas de azúcar y batimos un minuto más. De este modo conseguiremos que las claras aguanten más firmes. Para comprobar si están a punto de nieve, inclinamos el recipiente y si no resbala quiere decir que están listas.

Es aconsejable que cuando se utiliza levadura para postres se introduzca la mezcla en el horno cuanto antes. En este punto yo suelo montar las claras antes de comenzar con las yemas y demás ingredientes. De este modo no tiene que esperar la mezcla a que se hagan las claras a punto de nieve.

Temperatura del horno: Es imprescindible precalentar el horno a la temperatura de cocción, antes de introducir el bizcocho en el horno. Una vez que metemos la mezcla en el horno, NO abrimos el horno hasta que pase el tiempo que nos marca la receta. En ese momento comprobamos si está bien cocido, pinchando en el centro del bizcocho y retirándolo si el pincho sale limpio. En este punto debemos tener cuidado porque la parte exterior es más dura y puede limpiar el pincho y parecer que ya están hechos sin estarlo. Siempre debemos echar un ojo al bizcocho durante el horneado, por si surgen problemas.






Fuente: este post proviene de Tonio Cocina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Codillo de cerdo guisado (sin horno)

Con esta receta prepararemos este delicioso Codillo de cerdo Guisado. Es un rico plato sin horno, lleno de sabor y muy fácil de preparar. El ingrediente principal de este plato es el codillo de cerdo, ...

Pionono o Brazo gitano relleno de crema

Hacer este delicioso Pionono o Brazo Gitano con Crema pastelera y Yema Tostada es mucho más fácil de lo que parece. En este tutorial encontrarás todos los detalles que necesitas para hacerlo y disfrut ...

Brazo gitano relleno de crema

Brazo Gitano relleno de Crema pastelera y Yema Tostada. El brazo gitano es un postre cuyo sabor se puede personalizar al gusto de cada paladar. Los hay con chocolate, nata montada, trufa, moka, o como ...

Tarta de Queso Crema

En esta ocasión preparamos una deliciosa Tarta de Queso Crema. Es una torta sin horno, refrescante, cremosa y muy fácil de preparar. Tiene un sabor a queso que combina perfectamente con el caramelo re ...

Recomendamos