comunidades

Bundt Cake de Toffee con caramelo salado y nueces caramelizadas

Corazón de Caramelo


Este Bundt Cake es el que más ha gustado en mi casa hasta la fecha con diferencia y me alegro por ello ya que además con él participo en el sorteo que tienen abierto las chicas de I Love Bundt Cakes que celebran ni más ni menos que un año desde que nos empezaron a deleitar con sus maravillas.
Pinchando el siguiente enlace podéis ver cómo participar y los premios tan maravillosos que ofrecen.

Aniversario_Ilovebundtcakes


Se trata de un Bundt Cake de Toffee, cubierto con una maravillosísima salsa de caramelo salado que combina a la perfección con el sabor del bizcocho y coronado además con unas crujientes nueces caramelizadas, que verás que fácil es prepararlas y te pueden servir después para decorar más postres, como helados o tartas.

Puede ser a priori un postre laborioso por los dos tipos de tofee que lleva y por las nueces caramelizadas, pero nada más lejos de la realidad, creéme que no tardas más en elaborarlo que cualquier otro Bundt Cake o bizcocho. Por un lado, el toffee se prepara en pocos minutos y por otro lado, tantos las nueces caramelizadas, como el caramelo salado, los puedes preparar mientras el Bundt Cake está en el horno. En cualquier caso, merece muchísimo la pena hacer este cake, tanto la textura como el sabor me han parecido de lo más extraordinario, extraordinario porque yo particularmente no había probado nunca nada igual.

Bundt Cake de Tofee con caramelo salado y nueces caramelizadas


Corazón de Caramelo


INGREDIENTES:

Para el Bundt Cake:

225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

380 gr. de harina

4 huevos

2 cucharaditas de levadura química tipo Royal

1 cucharadita de bicarbonato sódico

1/4 de cucharadita de sal

200 gr. de azúcar moreno

250 ml. de buttermilk (más abajo te explico cómo hacerlo)

2 cucharaditas de extracto de vainilla

250 ml. de tofee
Para el Toffee:

160 gr. de azúcar

60 gr. de mantequilla

115 gr. de nata (crema de leche)
Para la salsa de caramelo salada:

160 gr. de azúcar

60 gr. de mantequilla salada

115 gr. de nata (crema de leche)
Para las nueces caramelizadas:

150 ml. de agua

250 gr. de azúcar

200 gr. de nueces peladas

Aceite de girasol para freír
ELABORACIÓN:

Del Bundt Cake:

Comenzaremos haciendo el toffee que utilizaremos en el relleno de Bundt Cake para darle tiempo a que se enfríe mientras pesamos y preparamos el resto de ingredientes. Para ello pondremos el azúcar en una cacerola y con una cuchara de madera la removeremos hasta conseguir un caramelo color tostado oscuro, pero sin que llegue a quemarse. Retiramos el cazo del fuego y añadimos la mantequilla de una vez, con cuidado de que no nos salpique el caramelo, ya que te quemaría mucho   Movemos con la cuchara para que se integre bien la mantequilla con el caramelo. Añadimos entonces la nata (crema de leche) y moveremos constantemente hasta que veamos que se ha mezclado bien y obtenemos una crema lisa y sin ningún grumo. Reservamos hasta que se enfríe.

Ahora prepararemos el buttermilk, mezclando 250 ml. de leche (mejor si es desnatada o semidesnatada) con dos cucharaditas de zumo de limón o de vinagre blanco y removemos bien. Dejamos reposar 10 minutos y observaremos entonces como en esos minutos ha cambiado el aspecto de la leche y ahora tiene aspecto como de leche cortada. Es así exactamente como queremos que esté nuestro buttermilk.

Precalentamos el horno a 175ºC. y engrasamos un molde Bundt con spray desmoldante o con un poco de aceite que repartiremos bien por todo el molde con ayuda de un pincel.

Tamizamos juntos la harina, la levadura, el bicarbonato sódico y la sal y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar moreno durante 4 ó 5 minutos ó hasta al observar que obtenemos una crema esponjosa y que haya aumentado de volumen.

Añadimos ahora el toffee (asegúrate de que está completamente frío) y batimos hasta que se integre bien en la mezcla. Añadimos igualmente el extracto de vainilla y los huevos de uno en uno, esperando a que se vayan integrando antes de añadir el siguiente.

Vertemos la mitad del buttermilk en la mezcla y acto seguido la mitad de la harina a cucharadas. Continuamos echando la otra mitad del buttermilk y terminamos con el resto de la harina. Batimos lo justo para que se integre y echamos la mezcla en el molde que teníamos reservado. Cuando hayamos terminado de añadir toda la masa al molde, colocaremos un paño sobre la encimera y daremos sobre él unos golpecitos con el molde, con el fin de que la masa se asiente bien por todos los rincones del molde y suban a la superficie las posibles burbujas de aire que se hayan podido formar durante la preparación.

Introducimos el molde en el horno durante 50 ó 55 minutos o hasta que al pinchar en el centro con un palito o brocheta, éste salga completamente limpio.

Sacamos el Bundt Cake del horno y lo dejamos reposar sobre una rejilla, exactamente 10 minutos. Pasados los 10 minutos desmoldamos nuestro Cake con mucho cuidado sobre la rejilla hasta que se enfríe completamente.

De la salsa de caramelo salado:

Se hace exactamente igual que la salsa de toffee, solo que utilizaremos mantequilla salada en lugar de mantequilla normal, por lo tanto lo que haremos será poner el azúcar en una cacerola y con una cuchara de madera la removeremos hasta conseguir un caramelo color tostado oscuro, pero sin que llegue a quemarse.

Retiramos el cazo del fuego y añadimos la mantequilla de una vez, con cuidado de que no nos salpique el caramelo. Movemos bien con la cuchara para que se integre bien la mantequilla con el caramelo.

Añadimos entonces la nata (crema de leche) y moveremos constantemente hasta que veamos que se ha mezclado bien y obtenemos una crema lisa y sin ningún grumo.

De las nueces caramelizadas:

Ponemos a calentar el agua con el azúcar. Cuando rompa a hervir, añadiremos las nueces y a fuego medio dejaremos que hiervan junto con el agua y el azúcar durante 10 minutos aproximadamente con el fin de que queden bien dulces.

Sacamos las nueces y las dejamos escurrir en un colador mientras calentamos el aceite en una sartén.

Cuando el aceite esté caliente, añadiremos las nueces y dejaremos que se frían durante unos minutos, removiéndolas de vez en cuando para que se hagan por todos los lados.

Las sacamos del fuego y las dejamos escurrir sobre el colador ya que si las ponemos sobre papel absorbente, acabarían pegadas en él.

Corazón de Caramelo


Bundt Cake de Tofee con caramelo salado y nueces caramelizadas


Bundt Cake de Tofee con caramelo salado y nueces caramelizadas


Bundt Cake de Tofee con caramelo salado y nueces caramelizadas


Corazón de Caramelo


ALGUNAS ACLARACIONES:

Si bien puedes hacer una única salsa de toffee y añadírsela tanto al relleno como para decorar el Bundt Cake, te recomiendo que hagas la salsa de caramelo salado porque es absolutamente adictiva. Cuando empiezas con una cucharada lo más probable es que tengas que pedir que alguien te quite el bote de tus manos o el relleno de Bundt Cake o bien la decoración, correrá serio peligro Adémas de ser muy sutílmente salada esta salsa combina a la perfección tanto con las nueces como con el sabor que tiene este Cake.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cookies en sartén con helado

Cada vez que veo este postre en la carta de un restaurante (de comida americana por lo general) confieso que estoy deseando que se termine la comida para poder pedirlo inmediatamente (sí, yo soy de la ...

Batido de Te Chai

Si os gusta el te helado, en concreto el Te Chai Latte, este batido os va a dejar sin respiración porque me temo que os lo vais a querer tomar de un solo trago. Yo, sinceramente me he tenido que conte ...

Pastel de zanahoria en copas

Y os preguntaréis por qué en lugar de hacer una tarta de zanahoria en condiciones con sus tres pisos incluidos, tan vistosa ella y tan bonita, se me ocurre meterla en unas minicopas, que aunque está i ...

Helado de Vainilla

A veces uno empieza a hacer las cosas por lo más complicado y se da cuenta de que lo sencillo a veces es la clave de muchas cosas. Y es justamente lo que me ha pasado con los helados. De hecho el hela ...

Recomendamos