Focaccia integral de brócoli, queso azul y nueces de Brasil



Reconozco aquí y ahora que soy una perezosa para hacer pan casero. A pesar de la notabilísima diferencia entre, por ejemplo, el pan de molde elaborado por mí y el envasado, rara es la vez que no desayuno el del supermercado. Tener cada día pan tierno en la despensa es muy cómodo.

Lo más triste es que siempre que lo hago, nada más dar el primer bocado a una rebanada, me prometo no volver a comprar el envasado. "¡¡¡Con lo fácil que es elaborarlo en casa!!!, y lo rico que queda, me compensa el pequeño esfuerzo", me digo. Pero nunca lo hago. Y, de nuevo, en cuanto se termina, acabo cayendo en las garras de Bimbo.



Es una pena. Me encantaría dejar ese conglomerado insulso, pero carezco del tiempo y la paciencia necesarios para esperar la fermentación de la masa, y no os quiero ni contar para tener a mi disposición una masa madre como Dios manda. A día de hoy, el tema "masa madre" ni me lo planteo. Por eso, cuando me apetece hornear pan, una palabra viene a mi mente de forma inmediata: "focaccia".



La adoro. Me declaro muy fan de este pan (me temo que esto ya os lo dije en el post de la focaccia con cebolla carameliza, manzana y nueces...) Y no solo por el hecho de que no necesite de un amasado prolongado o de unas fermentaciones eternas, sino porque está buenísimo y es súper versátil. Admite mil millones de ingredientes, mezclas y combinaciones diferentes. ¡¡Todo lo que se nos ocurra!! Es más, si nos lo montamos bien, no solo obtenemos un pan con el que acompañar la comida, la cena o hacer unos riquísimos sándwiches, sino que podemos conseguir un primer plato en toda regla. Sobra decir que ese fue el destino de la focaccia que hoy tenéis ante vosotros.


En este caso, y recordando la tarta salada de brócoli y queso gouda, la cual horneé sobre una base de masa quebrada integral, me animé a probar una versión integral de mi masa de focaccia. Para ello, sustituí parte de la harina de fuerza de la receta por harina de trigo integral. El resultado ha sido muy bueno, bastante similar a la que hacía 100% con harina refinada.

Por último, en cuanto a los ingredientes que le he colocado por encima, aparte de que no caben más por milímetro cuadrado, sobre decir que la mezcla queda buenísima. ¿Y las nueces de Brasil? ¡Han resultado todo un descubrimiento! ¡¡Qué ricas!! No me atrevo a decir que me hayan gustado más que las pecanas, pero casi, casi ^_^.

Focaccia integral de brócoli, queso azul y nueces de Brasil:

INGREDIENTES

- Para la masa:

170g de harina de fuerza

80g de harina de trigo integral

4g de levadura deshidratada de panadería

5g de sal marina

5g de azúcar

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

150mL de agua tibia

romero

- Para el topping:

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (y un poco más para rociar sobre la masa)

1 cebolla

2 cucharadas de azúcar moreno

1 cucharada de vinagre de Jerez

250g de brócoli (que previamente habremos cortado en ramilletes y habremos cocido el vapor)

30g de queso azul, desmenuzado

Unas 6 nueces de Brasil, troceadas



PREPARACIÓN

- Para la masa:

En el bol de la amasadora, mezclamos ligeramente las harinas, la levadura, la sal y unas hojitas de romero. Hacemos un hueco en el centro y vertemos el agua, el aceite de oliva y el azúcar. Mezclamos a velocidad mínima para obtener una masa muy suave.

Cuando estén todos los ingredientes mezclados, comenzamos el amasado, que será de unos 10 minutos a velocidad baja. En el momento en que tengamos una masa muy elástica, formamos una bola, la colocamos en el fondo del bol, cubrimos el bol con papel film o un paño de cocina, y dejamos levar de una hora a una hora y media o hasta que la masa haya doblado su volumen.

- Para el topping:

Mientras la masa fermenta, cocinamos al vapor el brócoli hasta que esté tierno.

Por otro lado, vamos haciendo la cebolla caramelizada. Para ello, cortamos en finas rodajas la cebolla y la cocinamos en una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva. La pochamos durante unos 8 minutos a fuego lento o hasta que veamos que se ha ablandado. Agregamos el azúcar y el vinagre,y cocinamos, removiendo, durante un minuto más o hasta que el azúcar se haya disuelto y la mezcla tenga una apariencia pegajosa. Dejamos enfriar.

Desmenuzamos el queso y picamos en trozos grandes las nueces de Brasil

- Seguimos con la masa y horneado:

Pasado el tiempo de la primera fermentación, desgasificamos la masa y la pasamos directamente a nuestra placa de horno (la mía, de unos 20x30cm) cubierta con papel vegetal.

La estiramos con los dedos, procurando no aplastarla demasiado y que pierda demasiado aire. Con los dedos, hacemos unos agujeros por toda la masa.

A continuación, la rociamos con aceite de oliva virgen extra y repartimos por la superficie la cebolla y los ramilletes de brócoli. Repartimos las nueces y el queso desmenuzado. Cubrimos la bandeja con papel film y dejamos que la masa vuelva a fermentar 45 minutos más.

Precalentamos el horno a 220ºC.

Cuando nuestra focaccia haya doblado su volumen, la destapamos, la podemos volver a rociar con un poquito más aceite de oliva virgen extra y la horneamos de 20 a 25 minutos a 220ºC o hasta que esté crujiente y doradita.

Tras el horneado, con cuidado, la pasamos a una rejilla para que enfríe, la cortamos en cuadrados grandotes y la servimos templada o a temperatura ambiente.


¡¡Un besazo!!
Fuente: este post proviene de Mi recetario por Elena Pilar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

brócoli hamburguesa vegetal hamburguesas ...

Hamburguesas de brócoli, queso y piñones

El brócoli es una de esas verduras que una vez por semana siempre está presente en mi menú semanal. Hace años que mi madre me acostumbró a ello, y todas las semanas (casi) sin excepción lo añado a mi lista de la compra. Lo compro prácticamente por inercia. Pero suelo comerlo siempre de la misma manera. Hervido, sin más. Sí que es cierto que hubo una temporada en la que lo preparaba en forma de t ...

general aperitivos focaccia ...

Focaccia de queso y cebolla

Os traigo una receta que es un manjar ¡es un vicio para los más paneros/as! Hacer un buen pan conlleva bastante tiempo, por el tema del reposo de la masa. Es muy importante respetar los tiempos para conseguir una buena esponjosidad y corteza (No soy muy pro en esto del pan, pero por algo se empieza...) Sólo deciros que merece la pena pasar un rato en la cocina, es muy gratificante comer un pan hec ...

general aperitivos focaccia ...

Focaccia de queso y cebolla

Os traigo una receta que es un manjar ¡es un vicio para los más paneros/as! Hacer un buen pan conlleva bastante tiempo, por el tema del reposo de la masa. Es muy importante respetar los tiempos para conseguir una buena esponjosidad y corteza (No soy muy pro en esto del pan, pero por algo se empieza...) Sólo deciros que merece la pena pasar un rato en la cocina, es muy gratificante comer un pan hec ...

recetas de primeros gorgonzola huevos ...

Quiche de brócoli, queso gorgonzola y nueces

Tenía un poco de masa quebrada congelada, que me sobró la última vez que hice quiche, y decidí utilizarla para hacer esta receta que encontré en la página de Demos la vuelta al día. La verdad es que todos los ingredientes de la receta me gustan, por lo que el éxito estaba asegurado. El brócoli deberíamos consumirlo habitualmente debido a sus grandes propiedades nutritivas, es rico en hierro, en ca ...

frutos secos internacional masas ...

Tiropita con pasas y nueces (pastel griego de queso y masa filo)

Estoy segura de que en cuanto leáis la receta os entrarán unas ganas irrefrenables de reproducir este pastel en vuestras cocinas. Ya os veo anotando febrilmente "masa filo" en la lista del súper. Desde luego, confieso que es lo que yo hice en cuanto di con esta maravilla de elaboración. Sabía que iba a ser un acierto seguro. Y es que en mi casa adoramos el queso. Aunque yo soy muy raton ...

masas focaccia italiana

Focaccia de aceituna y tomillo

Focaccia de aceitunas y tomillo Me encanta la comida italiana. Por lo menos una vez a la semana hacemos en casa algún plato de su extenso recetario: pizza, lasaña, canelones, focaccia…La focaccia es una masa tipo pan a la que se le incluyen aceitunas,especias,etc. En esta ocasión he preparado una focaccia de aceitunas y tomillo. Os puedo asegurar que tardé más en prepararla que mis hijos en ...

chocolate coco frutos secos ...

Cookies de coco, toffee y nueces de Macadamia

No diré que son las mejores, porque en este blog he publicado recetas de galletas extraordinarias y para gustos, los colores. Pero para mí ocupan la primera posición de mi ranking de galletas favoritas. Contienen todo lo que me gusta (adoro el sabor y la frescura del coco, me encanta el dulzor de los caramelos toffee y me pirran las nueces de Macadamia), además tienen una textura ideal y crujiente ...

blondies chocolate frutas ...

Blondies con frambuesas y nueces de Macadamia

Esponjosos, súper blanditos y mega suaves. Así son estos blondies, a los que he añadido unas frambuesas, que aportan un punto ácido que contrasta a la perfección con el dulzor del chocolate blanco, y también nueces de Macadamia, que le añaden ese toque crujiente que tanto me gusta en cualquier pastel. Ya sabéis, a quienes no os haga mucha gracia encontrar trozos grandotes de frutos secos, podéis p ...

recetas de primeros

Focaccia

La focaccia es un pan exquisito aderezado con orégano que le da un toque especial, este pan es ideal para rellenar de tus ingredientes favoritos. Ingredientes:150 ml de agua de botella150 ml de leche25 gr de levadura fresca de panadería30 gr de oliva virgen extra250 gr de patata cocida450 gr de harina de fuerza2 cucharaditas rasas de saluna cucharada de orégano seco Ingredientes para el relleno:3 ...

recetas de primeros frutos secos integral ...

Quiche royal

Desde los últimos meses, apenas publico recetas saladas. Prácticamente, todo lo nuevo son cosas dulces. De hecho, algunos de vosotros me habéis escrito mails y dejado comentarios pidiéndome nuevas recetas saladas, especialmente con verduras. Lo entiendo, porque no es nada sencillo encontrar diferentes maneras de cocinar este tipo de alimentos, que fácilmente suelen llegar a resultar aburridos. Pe ...