comunidades

Galletas florentinas




Que las galletas me encantan, no es un secreto. Ahora bien, aunque me gustan todas y de todo tipo, hay galletas y galletas. Hoy os traigo la receta de unas galletas de categoría. Hablo de las tan increíbles como sencillas galletas florentinas

Estas pastas son delicadas, sabrosas, ligeras e irresistibles. Perfectas para lucirse en una merienda o simplemente para darse un capricho de lujo.

Quizá a algunos os recuerden a otras pastas, las tradicionales moscovitas ovetenses. Es cierto que guardan similitudes aunque sus ingredientes varían. Aun así la estrella es indiscutiblemente la almendra.

Si os apetecen unas pastas y os gustan las de almendra, no lo dudéis, estas son las vuestras, deliciosas.

RACIONES: 16-18 ud.

DIFICULTAD: baja

TIEMPO: 1 hora

GALLETAS FLORENTINAS:



80 g. HARINA

80 g. AZÚCAR

60 g. ALMENDRA LAMINADA

60 g. MANTEQUILLA

70 g. NARANJA CONFITADA

100 g. CHOCOLATE con leche o negro al gusto


1.- En una cazuela pequeña derretimos la mantequilla con el azúcar. Removemos hasta que el azúcar se haya disuelto y retiramos del fuego.

2.- Agregamos la harina tamizada, las almendras fileteadas y la naranja confitada que previamente habremos cortado en daditos pequeños. Removemos con un tenedor hasta integrar todos los ingredientes. Habremos conseguido una pasta espesa y grumosa.

3.- Sobre la bandeja del chono colocamos un papel sulfurizado y sobre este vamos poniendo pequeños montones de masa. Achatamos cada montoncito intentando darle una forma más o menos homogénea.

4.- Con el horno previamente caliente a 175ºC, horneamos las galletas durante 10 minutos. Cuando veamos que los bordes de las galletas comienzan a dorarse, las retiramos del horno y las ponemos sobre una rejilla hasta que se hayan enfriado totalmente. Las galletas estarán muy blandas mientras estén calientes, cuando se enfríen se endurecerán quedando muy crujientes.

5.- ÇUna vez que las galletas estén frías, preparamos el chocolate para la cobertura. Derretimos el chocolate en una cazuela a fuego muy bajo para que no se queme. Retiramos la cazuela del fuego y procedemos a bañar cada galleta. Dejamos que el chocolate se vaya secando colocando las galletas sobre una rejilla hasta que esté seco.

Sólo nos queda disfrutarlas.

Fuente: este post proviene de Galletas para Matilde, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Me encanta todo lo que tenga que ver con las masas, tanto dulces como saladas. Brioche, hojaldre, roscón de reyes, masas de empanada, ensaimadas, babkas, todo lo que signifique algo de amasado hace qu ...

Intentando mantener una dieta saludable, los dulces no siempre encuentran un hueco. La cantidad de azúcar y grasa suele ser elevada en tartas y pasteles. Podemos preparar en casa bocados dulces ligero ...

No es la primera vez que os menciono mi fascinación por Yotam Ottolenghi. Después de varios libros muy centrados en la cocina con vegetales, este cocinero británico-israelí, afincado en Londres, ha pu ...

Recomendamos