Cocina

La valoración media de 12 personas es: Muy buena

Tarta de pera y yogur en olla GM D

No podía creer lo que le estaba pasando

Todo empezó una buena mañana, cuando estaba tomando su primer café, en la cafetería de siempre

De repente, todos se giraron hacia la puerta y cuando él también lo hizo, se quedó atónito

La primera reacción fue esbozar una sonrisa, que se le congeló cuando aquel tipo se colocó a su lado, mirándolo fijamente y sin intención de moverse

Se empezaron a oír murmullos, la gente se daba codazos entre ellos

En un minuto, había pagado y salido corriendo de allí, avergonzado

Las continuas llamadas que recibía, le parecían normal, solo querían lo que era suyo

En ningún momento hubiera imaginado que llegarían a ese extremo

Cuando aquel mismo mediodía vio aparecer de nuevo a aquel tipo y su ridículo disfraz, tuvo ganas de llorar

Todo el restaurante boquiabierto, sus compañeros de mesa alucinados, y él salió corriendo, otra vez

Dos manzanas más lejos, se paró sin resuello. Empapado en sudor, con un traje caro y huyendo de no se sabía qué, no era la mejor manera de pasar desapercibido

Esperaba que al día siguiente le pudiera dar esquinazo. ¡Cómo no tenía bastante encima!

Pero en los días siguiente la situación no mejoró

Dos semanas duró aquello. Aquel hombre y su disfraz se presentaban en las situaciones más insospechadas. En el trabajo, en su casa, en cualquier cafetería o restaurante, en el colegio de sus hijos, en el supermercado

Ya ni se inmutaba. Incluso llegó a invitarlo a tomar café con él

Nunca le había dirigido la palabra, se limitaba a quedarse de pie, cerca de él y alguna vez se sentaba y se quedaba mirándolo, resignado él también. Como queriéndole decir que aquel era su trabajo, que no era nada personal

Por eso le extrañó tanto cuando el día anterior le empezó a hablar

"Mañana ya no vendré, empiezo con otro moroso. Yo de ti, pagaría o desaparecería. Los que vengan mañana son peligrosos. ¡Qué tengas suerte!"

Lo que en la primera frase le alivió, lo desencajó en la segunda

No tenía el dinero que le reclamaban. No tenía dónde ir. Hablaría con quien se le acercara e intentaría llegar a un acuerdo

Sobresaltado todo el día, hubiera preferido ver aparecer al hombre disfrazado de oso y con aquel ridículo cartel de "Moroso a la vista"

Cuando los vio, supo que venían a por él

Dos gigantes, tatuados, cabezas rapadas, miradas frías

Se paró en medio de la calle y aunque pensó en salir corriendo, su cuerpo no le respondió

Notó como le bajaba la tensión, las piernas le temblaban

Y de repente cayó inconsciente

PD Relato inspirado en Alexia Yuste



INGREDIENTES
2 yogures naturales
125 g de azúcar
4 cucharadas de maizena
3 huevos
3 peras
Mermelada de melocotón

ELABORACIÓN
Pelar 2 peras, descorazonar y cortar en cuadrados

Colocar las dos peras en trozos, los yogures, el azúcar, la maizena y los huevos en una batidora
Triturar

Verter la masa directamente en la cubeta forrada con papel horno o bien en un molde de aluminio redondo forrado con papel horno

Pelar y descorazonar la pera restante
Cortar en finas láminas
Colocar las láminas de pera encima de la masa, sin que se hundan

Menú Horno 50
Pasado el tiempo, colocar la Tapa Horno 10 hasta dorar un poco

Dejar enfriar dentro de la cubeta

Desmoldar

Pincelar con mermelada toda la superficie de la tarta

Dejar en la nevera hasta el momento de su consumo

Receta adaptada de Tres Tenedores



Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

olla GM pera Postre ...

TARTA DE PERA EN OLLA GM D

¡Qué buen provecho le estoy sacando a la fruta éste año! Otra tarta magnífica que disfrutaréis muchísimo. Y estoy valorando si me gustan más los bizcochos y tartas de manzana o de pera. Con esta tarta de pera de hoy he llegado a un dilema importante porque está realmente rica. Sólo tenéis que juzgar vosotros mismos INGREDIENTES 3 huevos 100 gr de azúcar Media vaina de vainilla 1 cucharada de rall ...

olla GM pera Postre ...

Tarta Bourdaloue o de pera en olla GM D 

Jules Renard dijo: " Ajouter deux lettres à Paris: cest le Paradis" ("Añadir dos letras a Paris: esto es el paraíso") Y con el primer bocado de esta magnífica tarta, mis finas hierbas, nos encontramos no en París pero si en el paraíso Dulzura, sabor perfecto, textura suave... Cuando estás a punto para darle el primer mordisco ya cierras los ojos porque sabes lo que se avecina, ...

cebolla masas olla GM ...

Tarta de cebolla en olla GM D

Su madre. La echaba tanto de menos La enfermedad la había ido debilitando. Y aunque ella se propuso cuidarla hasta el último momento, no pudo ser Sus últimos tres días los pasó e el hospital. Ese hospital que tanto odiaba y al que le hizo prometer que no la llevaría a menos que fuera necesario Habían sido meses agotadores. Veinticuatro horas dedicadas a ella. Le debía la vida, así que aquel era un ...

limón olla GM postres ...

Tarta de limón en olla GM D

Acecha Tiene todo el tiempo del mundo Hay tanta gente que nadie se fijará en él ¡Menudo escaparate tiene a su alrededor! No tiene prisa, prefiere ser paciente Tiene que ser el adecuado. Prefiere volver otro día que equivocarse No quiere que le pase lo de la última vez. No volverá a cometer los mismos errores Las prisas y los nervios no son buenos. Se juega mucho. Arriesga mucho. Debe evitar los er ...

atún masas olla GM ...

Pastel de atún y pimientos en olla GM D

Quién será aquella mujer tan guapa, piensa Intenta recordar pero no la reconoce. Siempre le han gustado las chicas guapas y aquella es una preciosidad Cree que está en un hospital. Lleva días oyendo retazos de conversaciones, todo confuso, tiene dudas Y aquella mujer que llega cuando todos los demás se marchan, que le coge la mano y no dice nada. Algunas veces ha creído oír como una letanía, siemp ...

manzana olla GM postres ...

Szarlotka (tarta de manzana de Polonia) EN OLLA GM D

Poco a poco, había conseguido que la granja volviera a renacer No con el esplendor de cuando vivían mis abuelos Entonces vacas, gallinas, conejos, ocas, viñas y un inmenso huerto componían el paisaje de mi niñez Aunque no lo pareciera, cada uno tenía papeles muy bien definidos Mi abuelo, en aquel pequeño tractor, yendo y viniendo de un campo a otro Mi abuela se ocupa de las vacas y del resto de lo ...

aguacate jengibre lima ...

Tarta de aguacate, lima y jengibre en olla GM D

¡Hoy lujazo, lujazo! No arruguéis la nariz al leer el título, por favor El aguacate le da jugosidad al bizcocho, como cualquier otra fruta o verdura La lima y el jengibre frescor, sabor... todo en su justa medida, sin resultar demasiado ácido ni fuerte La sorpresa también ha sido para mi, mis finas hierbas De hecho, se lo di a probar a varias personas y cuando vi que todos se relamían, entonces me ...

olla GM postres tarta

Tarta de Santiago en olla GM D

Sentía la sangre caer por su cara y oía como un zumbido lejano las voces de todos los que le rodeaban No sentía dolor, tan solo una flojera que le impedía tener los ojos abiertos, aún sabiendo que debía mantenerse despierto "Maldita noche", pensó Eso es, debía seguir pensando para no dejarse ir y volvió a pensar "maldita noche" No sabía cómo había acabado en aquel bar ni mucho ...

caldereta conejo cordero ...

Caldereta de Tarazona EN OLLA GM D

"¿Quieres un paleta feo para que nadie te lo quite?" Ella dudó un segundo al oír aquello Con su seguridad, su mala ostia y años de entrenamiento para ser la mujer más borde del planeta, lo hubiera podido dejar para el arrastre Pero en el fondo, le hizo gracia. No lo dejó entrever, por supuesto Y solo utilizó su mirada asesina para mirarlo de arriba abajo y dejarlo fulminado, antes de gir ...

huevos olla GM

Cazuela de huevos duros en olla GM D

Solo necesitaba un minuto de silencio, tan solo un minuto Un minuto para pensar Su propia respiración le estallaba en los oídos, en la cabeza No podía pensar Si corría sin sentido no saldría de allí, de aquella oscuridad, de aquel terror que estaba viviendo Pero no podía pensar, su propia respiración ahogada y los latidos del corazón se lo impedían No podía estar mucho más tiempo detrás de aquel á ...