Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Coffee cake de nueces y chocolate en olla GMD


Lady Tremain, la madrastra de Cenicienta

Observando el cadáver de su marido, su memoria vuela al instante en que se dio cuenta de que lo único que la sacaría de la miseria sería su ambición.
Cuando Lady Tremain se casó en segundas nupcias con aquel comerciante rico y bueno, se le abrió el cielo.
Aleccionó a sus dos hijas y les hizo saber que con aquel hombre, se jugaban el resto de sus días.
De nada les sirvió: la peor noticia que podía recibir llegó.
De nuevo, la desgracia azotaba su vida. Sin un hombre rico a su lado, con dos hijas poco agraciadas a las que mantener y casar, todo se complicaba.
¡Con todo lo que había hecho para llegar hasta aquella casa!
Tenía que volver a urdir un plan, y que el príncipe estuviera en edad de casarse y y para encontrar esposa se estuviera preparando un baile como no se había visto nunca, era una buenísima oportunidad que ninguna de las tres podían dejar escapar.
De lo que no tenía porqué preocuparse, era de su hijastra.
Se había quedado desolada tras la muerte de su padre. Ese hecho y que ella, su madrastra, la cargara de tal manera de tareas de la mañana a la noche, acabó por convertir a aquella niña bella y de gran corazón, en poco menos que la peor de las criadas, sucia, desharrapada y sin voluntad.
Aunque Lady Tremain se sorprendió cuando, desde Palacio, invitaron también a su hijastra, no le supuso problema alguno.
Era tal el trabajo que le encomendó aquel día, que le resultaría imposible acabar con todo, conseguir un vestido a la altura de aquel baile y adecentarse para la ocasión.

Antes de salir hacia el baile, Lady Tremain echó una última mirada a aquella niña y tuvo que reconocer que, a pesar de su aspecto, era una preciosidad, que no se atrevía a comparar con sus hijas. Se le encogió un poco el corazón pensando que tal vez ella misma había contribuido a esa fealdad. ¿Acaso se podía reflejar en el rostro y en el cuerpo la ruindad?
Fue sólo un pensamiento fugaz, del cual se recompuso enseguida subiendo al carruaje que las estaban esperando y que las llevarían al gran baile. Ese baile, del que pretendían sacar los réditos necesarios para asegurar su futuro. No sería la primera mujer que debía desposarse varias veces. Las necesarias para una mujer ambiciosa y sin recursos propios.

Las tres, hermosamente vestidas. Lady Tremain, encarando el camino, sus hijas enfrente.
Ellas las observa y la desazón que ha sentido hace unos minutos, se convierte en rabia contenida; no sólo son feas, los excesos de la comida hacen estragos en sus siluetas. Los vestidos, en los que se marcan demasiado las costuras, lucen sin gracia en aquellos cuerpos sin forma.
Discuten entre ellas. Ni siendo hermanas se demuestran cariño. No teniendo a su hermanastra como diana de sus maldades, entre ellas se lanzan puyas envenenadas. Sólo la fría mirada de su madre hace que callen y recompongan sus vestidos.
Se le hace difícil mirarlas sin sentir una pizca de rechazo.
Con esa idea, llegan al Palacio.
Los lacayos se afanan en recibir, según el rango, a las decenas de personas que se aglomeran en las majestuosas escalinatas.
Dentro, una larga cola conforma el besamanos.
Avanzan lentamente de una estancia a otra. Luces, oro, cristal y ropajes. Lujo a raudales que exacerba la codicia de la mayoría de los presentes. Todos están ahí con un único objetivo. Unos, hacerse más ricos de lo que son. Los otros, ser tan ricos como los primeros.
Sus hijas avanzan a saltitos, los nervios y la emoción no las dejan estarse quietas.
Lady Tremain las mira una vez más. Un nudo en el estómago es la certeza clara que aquel baile no será provechoso para sus hijas. ¿Quién se fijaría en ellas? Parecen dos gansos cebados, a punto de ser sacrificados en la cena de navidad.
Gira la cabeza y se ve reflejada en un gran espejo. El marco de oro la deslumbra. Sólo aquel espejo vale una fortuna, eso piensa mientras da un toque suave a su recogido y coloca sobre su hombro el tirante que se le ha deslizado un centímetro.
Ha logrado mantener la figura a pesar de los años y de los excesos.
Siempre fue guapa, por eso no entiende a quién han salido sus hijas.
Echa un vistazo a la cola, que apenas ha avanzado y vuelve la mirada al espejo.
Ahora que se observa bien, le parece que la nariz se ha curvado un poco, dándole aspecto de pájaro. No recuerda tener la barbilla tan puntiaguda, ni los ojos tan pequeños.
Mira a su alrededor, como pillada en falta y sonríe, sabe que eso suavizará sus rasgos.
Vuelve el mismo pensamiento que al salir de casa. ¿Un corazón negro se refleja en el rostro de las personas?; piensa en su hijastra, sucia y consumida por el dolor por la pérdida de sus padre, y la ve hermosa. Cierra por un momento los ojos y sacude la cabeza para deshacerse de esos pensamientos.
Esa noche, Lady Tremain, se llena de certezas; sus hijas no encontrarán maridos si no son muy ricas, y que ella, será la que tenga, de nuevo, que sacrificarse.
Tantos pensamientos han ocupado su mente, que no se da cuenta que el Rey tiene su mano entre la suya.

Con la primera copa de champagne, intenta relajarse y encontrar a la víctima perfecta. Viejo, elegante, poco agraciado. Eso siempre le ha funcionado. No entiende por qué hoy le asaltan tantos pensamientos funestos.
En eso está, cuando la entrada de una bella joven eclipsa las conversaciones de todos los presentes. Nunca nadie vio mujer tan perfecta.
Tenía razón, como siempre, piensa en ese preciso instante Lady Tremain.
Sabe lo que ocurrirá ahora, o mejor dicho, lo que no ocurrirá, y vuelve a mirar a sus dos hijas que están igual de extasiadas que los demás por la visión de aquella belleza.
Mirarlas y verlas tan feas, tan estúpidas y tan indefensas, la enciende de odio. Ese odio profundo y lejano en el tiempo. Creía que sólo odiaba a su hijastra pero, en su fuero interno, ha sabido siempre, que ese odio ya existía dentro de ella mucho tiempo antes que apareciera Cenicienta.
La ambición creció a la par que el odio.
Cada paliza de su padre hizo crecer el odio. Día tras día, se juró que saldría de aquel hogar oscuro y apestoso.
Cada vez que sentía el cuerpo hediondo de su primer marido, borracho y bruto, crecía el odio y pensaba que la ambición era eso, aguantar y soportar.
Igual que sabía que debía casarse para conseguir lo que ella merecía, también sabía que debía tener hijos.
Tener a sus hijas en brazos no hizo brotar el amor.
Su alma era negra desde su infancia, podrida por las circunstancias.
Entre tanta negrura, ahí, tuvo que camuflar el odio, junto con el despareció, el asco y la rabia.
Nunca se sintió madre.
Por eso, cuando ahora las mira, embutidas en sus espantosos vestidos, con esos peinados que comienzan a deshacerse y tanto saltito ridículo, las compuertas de su alma se desbordan.
Madrastra, si, mil veces madrastra. Así se siente. Perversa, odiosa y ambiciosa.
En esas divagaciones de mujer enloquecida, se da cuenta que algo está ocurriendo; exclamaciones y grititos, se extienden por los salones.
El príncipe sostiene entre sus manos un zapato de cristal.
De vuelta a casa, sus hijas, exaltadas, se entrecortan una a otra; las dos quieren dar detalles de lo ocurrido.
La mujer hermosa Salió corriendo, perdió un zapato, nadie sabe quién es ni de dónde ha salido. El príncipe ha decidido probar el maldito zapato a todas loas mujeres del reino.
Entre todo el parloteo mareante de aquellas dos hurracas que tiene por hijas, con eso se queda.
Una oportunidad, sólo necesita un poco de suerte, suplica Lady Tremain para si misma.
Que se casen sus hijas, que a ella la dejen bien acomodada, nada más, sólo pide eso. No necesita un hombre nunca más. Rodeada de lujo y de silencio. Una viuda respetada y rica.

El Príncipe hace lo que ha prometido: remover cielo y tierra para encontrar a su amada desconocida.
Todo se precipita. De nuevo la vergüenza y el odio se apoderan de Lady Tremain, cuando ve los esfuerzos para que aquel ridículo zapato encaje en los pies gordezuelos y deformes de sus hijas.
Su hijastra brilla entre tanta mugre; la que arrastra en su vestido y la que destilan ella misma y sus hijas.
Al encajar el zapato en el delicado pie de Cenicienta, el futuro de las tres desaparece, como ha desaparecido los fastos del baile con su brillo y su música; el tiempo de vivir rodeada de lujos se desdibuja conforme el carro que las lleva al destierro se aleja.
Y vuelve el odio a sus entrañas, le transfigura el rostro a Lady Tremain.
Ni en el peor de los futuros se puede deshacer de aquellas dos, que ya no siente que sean sus hijas.



INGREDIENTES

250 g de leche
1 cucharada de vinagre de vino blanco
250 g de harina
1 cucharadita de levadura
Media cucharadita de bicarbonato
Media cucharadita de sal
90 g de mantequilla en pomada
200 g de azúcar
2 huevos a temperatura ambiente
1 cucharada de esencia de vainilla

Para el relleno y la cobertura

200 g de nueces
200 g chispas de chocolate
50 g de azúcar

ELABORACIÓN
Trocear las nueces
Mezclar las nueces, el chocolate y el azúcar. Reservar
Añadir el vinagre a la leche. Reservar
Tamizar la harina, el bicarbonato y la levadura. Reservar

En un bol, batir el azúcar y la mantequilla. 2-3
Añadir los huevos de uno en uno. Batir hasta integrarlos
Añadir la vainilla. Batir

Añadir la harina en tres tandas alternando con la leche. Batir con movimientos envolventes

Preparar la cubeta
Pulverizar con spray desmoldante
Forrar la cubeta con papel horno y que suba por las paredes 3-4 dedos

Verter la mitad de la masa en la cubeta
Colocar la mitad de la mezcla de nueces, cubriendo la masa
Verter el resto de la masa

Menú Horno 40, válvula abierta + tapa abierta (Ver vídeo Aquí )

Colocar el resto de la mezcla de nueces cubriendo el bizcocho
Tapa horno 5, vigilando que no se quemen las nueces ni se derrita demasiado el chocolate

Dejar enfriar antes de desmoldar

Receta adaptada de El gato goloso



Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

almejas alubias conejo ...

Guiso de conejo con alubias y almejas en olla GMD

Estaba a punto de finalizar aquel libro. Cuando lo hiciera ya no habría vuelta atrás Las heridas no desaparecerían pero todas las compuertas se abrirían Lo que se había callado durante tantísimos años, estaba a punto de ver la luz Ningún miramiento. Ya había esperado demasiado. Y había mirado para otro lado mucho tiempo Era hora de poner las cosas en su sitio, de explicar la realidad de aquel luga ...

arándanos bizcocho olla GM ...

Bizcocho de arándanos y crema de queso en olla GMD

Nada es eterno Esa era la única esperanza que le quedaba Nada es eterno Tenía esa frase clavada en su mente Nada es eterno Ni siquiera aquel infierno Vivir amenazada y sin sus hijos. Nunca hubiera imaginado que eso le pudiera pasar a ella Casarse con aquel hombre nunca fue una buena idea. Incluso al principio tuvo una sensación rara que la frenaba Pero era tan guapo, la colmaba de tantos regalos, ...

bacalao olla GM pescados

Bacalao con costra en Olla GMD

¿Os acordáis de Mafalda y su "Odio la sopa"? Yo no odio el pescado y me encanta la sopa Pero si que tengo cierto reparo con el pescado: el olor Ese olor incluso hace que cuando entro en un mercado (entro en todos los mercados de todas las ciudades que visito) rodee instintivamente las parada de pescadería y pase de largo No lo puedo evitar, lo siento Dicho esto, reconozco que estoy hacie ...

Lo dulce en la tarde moras ...

Coffee cake de blueberries (moras azules)

¡Qué nervio! No lo puedo creer, hoy son las elecciones en USA, y creo que no soy la única que está nerviosa. Por lo que he visto, TODO  el mundo esta comiéndose las uñas. Este fue mi primer año votando aquí en mi país adoptivo y me dio mucho gusto hacerlo. Me dio mucho gusto hacerlo tan convencida de lo que quiero para mis hijas, para mi hijo y para el resto de mi familia. Y más que votar por un p ...

carnes cebolla higaditos ...

Higaditos de pollo encebollados en olla GM D

Le había prometido a su marido y a sus hijas que asistiría a aquel entierro. De otra forma, no hubiera acudido Había empezado a odiar a aquella mujer, que hoy enterraban, a los pocos meses de casarse El mismo día que su hijo la llevó a comer por primera vez con sus padres, esa mujer la trató poco menos que como una fulana. con comentarios velados y cargados de desprecio, que a nadie les pasaron de ...

croquetas masas nueces ...

Croquetas de queso y nueces en olla GMD

El tiempo pasa Mis hijos han recuperado la sonrisa, sus pesadillas nocturnas ya casi han desaparecido y sus notas mejoran cada día Mi marido y yo, ya nos hemos perdonado el uno al otro las malas decisiones que tomamos en el pasado No hay nada como tocar fondo para darse cuenta que aún quedan fuerzas para seguir luchando Nuestros problemas no han desaparecido de la noche a la mañana, pero tenemos o ...

bizcocho chocolate pastel ...

Chocolate Pecan Coffee Cake

Torta de nueces y chocolate para acompañar café “Coffee cake” no es una torta de café sino una torta que se suele comer con café. Un delicioso placer para empezar el día  o merendar, un sabroso acompañante para cualquier bebida: té,  infusión, café, leche o cola-cao.     Coffee cake es un pastel que evolucionó a través de los años y de los continentes. La gente ha preparado pasteles ...

albóndigas carnes guisos ...

Albóndigas con pimientos en olla GMD

Se sabe un hombre guapo. Se entrena duro para ello. Horas en el gimnasio, ropa de marca a la moda. Lo necesario para resultar irresistible a todas las mujeres. Las mayores desearían que fuera su yerno, las maduras desearían que fuera su amante y las jovencitas desearían que fuera su novio Modales refinados, inteligente, elegante, con un buen trabajo, un buen coche y un buen piso O eso es lo que el ...

manzana olla GM postres ...

Tarta fina de manzana en olla GMD

Aquí está de nuevo Después de treinta años, pensaba que nunca volvería Las primeras miradas a su alrededor son para constatar que ya nada queda de lo que ella dejó en aquel pueblo ¡Cómo se equivoca, de momento! Con sus ojos de adulta, todo le parece pequeño, deteriorado Todo está en su cabeza, pero con ojos de niño Casas grandes, blancas, calles sin coches, campos de maíz donde esconderse a jugar ...

cerdo chuletas guisos ...

Chuletas de aguja de cerdo en salsa de chocolate y almendra en olla GMD

"Lo ha matado, seguro que lo ha matado, el muy bestia" Cuando ve a aquel hombre tirado en el suelo, lleno de sangre y al bestia de su novio tirando de ella para largarse de allí, se da cuenta que todo aquello no está bien. Nada de aquello está bien Está mal estar enamorada de un tipo que la maltrata de todas las maneras posibles. Y esa noche ya ha sido el colmo. Delante de todo el mundo. ...