Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Penne rigate con pesto de calabacín en olla GM D


El día que se le cayeron los dedos de la mano no fue el peor día de su vida, ni mucho menos.
Cuando le abandonó su mujer llevándose a su hijo, ese sí que fue un mal día.
Nunca tuvieron una discusión. Agustín nunca sospechó que su mujer lo hubiera dejado de querer, así, tan de repente.
Él creía que hacían una buena pareja, con el pequeño Abel, una familia. Se entendían bien, hablaban, se reían, se repartían las tareas de casa.
Creyendo que todo marchaba bien, Agustín se quedó sin fuelle cuando ella se marchó. Habían pasado muchos meses desde la separación y el seguía en un estado de incredulidad permanente.
Parecía siempre distraído, la sonrisa que siempre había caracterizado su rostro, desapareció, igual que la palabras.
Porque Agustín era un tipo guapo, o más bien atractivo, con sus treinta y ocho años nadie diría que iba a envejecer mal. Pero todo eso se esfumó con el abandono y cualquiera que lo mirara ahora, sólo vería a un hombre del montón, desangelado, al que nadie recordaría pasados cinco minutos.
Su mujer y su hijo, le conferían un brillo especial, de felicidad, que desapareció con ellos.
El día que se cayeron los dedos de la mano empezó como cualquier otro día.
Recuerda que era lunes y, como los fines de semana los pasaba mal solo en casa, los lunes le gustaban.
Recuerda que aquel día era lunes, que se levantó a la misma hora de siempre, todavía con todos los dedos de la mano, y después de su habitual café y de su ducha, salió hacia el metro.
El trayecto en metro tampoco le pareció distinto a otros días. La misma espera, los mismos transbordos, el mismo hacinamiento en los vagones. Nada que le sacara de su ensimismamiento de los últimos meses.
Se había convertido en un hombre taciturno, pero sin perder la educación, así que siempre saludaba a sus compañeros de trabajo, les preguntaba cómo les había ido el fin de semana, y a partir de ahí, las siguientes ocho horas las dedicaba a trabajar.
Su trabajo en aquella carnicería de un centro comercial era rutinario durante la primera hora. Disponer el género, que dormía en las cámaras frigoríficas por las noches, en las distintas vitrinas, comprobar que no faltara de nada de lo que quisieran los clientes, afilar cuchillos y esperar.
Las siguientes seis, atendía seriamente pero con eficacia a los clientes que se iban a cercando, a cuenta gotas a veces y en manada en hora punta.
La última hora era la que más temía; porque significaba que su jornada laboral estaba a punto de acabar y eso le devolvía a una vida solitaria y sin alicientes.
Ya podéis imaginar lo que le ocurrió ese día. Un descuido. Él no solía tener descuidos, pero aquel lunes lo tuvo.
Se acercaba la hora temida, los clientes pasaba delante de los mostradores, por la hora, serían los últimos antes del cierre. Todos parecían saber a donde dirigirse, a por las cuatro cosas necesarias para cenas improvisadas.
Tras los mostradores, dos de sus compañeros atendían cada uno a sus respectivos clientes. El resto empezaba a recoger el género de manera apresurada.
Agustín se disponía a hacer lo mismo, pero llamó su atención una mujer. Alta, morena, con una bonita sonrisa. Se parecía tanto a su ex mujer, que se permitió sonreírle mientras le fileteaba a cuchillo un hermoso solomillo de cerdo en lonchas de dos centímetros, por favor, así, perfecto.
Sin quererlo, Agustín le pregunta cómo lo hará. La mujer, sin parecer que tuviera mucha prisa, se explaya en los detalles. Cebolla, naranja, si, si, naranja, un poquito de harina para espesar la salsa, no mucha, la justa, sal, pimienta y aceite, de oliva por supuesto, no uso otro. El de girasol, solo para freír.
Agustín va perdiendo poco a poco la concentración. La mirada se le clava en la boca de aquella mujer mientras le desgrana uno a uno cada ingrediente. Intenta memorizar cada paso que le describe ella, como si fuera a hacer él mismo aquel solomillo en cuanto llegue a casa. Las palabras de aquella mujer le parecen lo más sensual que ha oído en mucho tiempo.
La naranja, la naranja es lo que le da el toque especial. Todo el mundo lo hace al Pedro Ximenez o con ciruelas por navidad, pero la naranja queda maravillosa en este plato. Le pega muchísimo a esta carne.
Fue el grito de ella el que lo alertó de que algo no andaba bien, las gotas de sangre que le salpicaron la cara y, por último, el dolor. En ese orden.
Al sentir el dolor físico, sintió que la oportunidad de conocer a aquella mujer se le escapaba, como se cuela y escapa la sangre entre las baldosas blancas del suelo.
Quiso saltar el mostrador para auxiliar a la clienta que, tras el grito, perdió el conocimiento, pero sus piernas también le flaquearon, sus compañeros acudieron en tropel, los clientes rezagados que ahora parecían muchos formaron un enjambre a lo largo del mostrador, y ya no recuerda mucho más.
Bueno, sí, la última imagen que vio antes de verse en el hospital, fueron sus dedos encima del tajo de madera donde reposaba aún el solomillo a medio filetear, caídos de la mano, como si no quisieran seguir unidos a esa mano que sólo sabe cortar carnes de diferentes tamaños.
No amputados, caídos, así contaba él la historia.
“El día que se me cayeron los dedos de la mano, mi vida empezó de nuevo”.
Gracias a la gran pericia de los cirujanos, sólo perdió el dedo meñique, ese no pudieron salvarlo, como al resto.
Una bolsa de supermercado, mucho hielo y los dedos dentro, así llegaron al hospital.
La ambulancia que lo trasladaba, detrás el coche con cuatro compañeros y la bolsa con los dedos y por último, la ambulancia que llevaba la mujer que se parecía tanto a su ex mujer.
De todo eso se enteraría más tarde.
Horas de quirófano, semanas de convalecencia en una habitación en planta y las visitas de una mujer preocupada y con sentimiento de culpa, que lo cuidó hasta que el dieron el alta.
Las enfermeras hablaron durante años de aquella bonita historia de amor de la que fueron testigos de primera mano.



INGREDIENTES
320 g de penne rigate
250 g de calabacín
200 g de jamón serrano a taquitos
25 g de parmesano rallado
10 g de piñones
10 g de almendra
30 ml de aceite
2 dientes de ajo
Unas hojas de albahaca
Unas hojas de menta
Sal

ELABORACIÓN
Pelar los calabacines
Cortar en cuatro partes a lo largo. Retirar las pepitas si las hay
Cortar en trozos pequeños

En el vaso de la batidora, poner el calabacín, los piñones, las almendras, 1 diente de ajo, el queso, las hojas de albahaca y menta y sal
Batir
Ir añadiendo el aceite en hilo, hasta conseguir una crema sin grumos

En la cubeta, poner agua con sal
Añadir la pasta
Menú cocina 6
Despresurizar manualmente
Reservar un cubilete de agua de la cocción
Escurrir la pasta

Poner un poco de aceite en la cubeta
Menú Cocina
Añadir el jamón a tacos
Añadir el otro ajo entero
Dorar
Retirar el ajo

Añadir la pasta cocida
Añadir el pesto de calabacín
Remover
Añadir un poco de agua de la cocción
Cocinar todo junto 1

Servir con queso parmesano rallado por encima

Receta adaptada de Piattifacili.com
Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

bizcocho olla GM postres ...

Bizcocho de remolacha en olla GM D

A la edad que tenía él lo peor no era comer chocolate, no señor Lo peor era tener que esconderse para hacerlo Su médico se lo tenía prohibido y por lo tanto su mujer se lo tenía prohibido Sus hijos también lo controlaban Lo que nadie sabía era que las veces que su mujer le mandaba al colmado a comprar él se agenciaba con una tableta de chocolate con leche, se la escondía debajo de la chaqueta Daba ...

hojaldre huevos masas ...

Hojaldre con huevos de codorniz en olla GM D

Siempre había querido una casa propia Una casa con jardín Pero siempre se había tenido que conformar con vivir en el piso que había sido de sus padres Y con su trabajo y su sueldo, lo de la casa era uno de tantos imposibles Un sueño más con el que, de vez en cuando, recreaba su imaginación Una foto fija en su cabeza, nada más No sabía ni que parentesco tenía con aquella mujer. De que pueblo era aq ...

carnes olla GM ollas ...

Ternera con verduras estilos chino EN OLLA GM D

Con la edad que tenía ella, era la primera que creía que el tren de todas las cosas había pasado muchos años atrás Llegar a la residencia fue duro y triste, muy triste Pero con ochenta años hacía tiempo que había dejado de protestar o de dar su opinión Dejar atrás su casa y vivir en una habitación con todas sus pertenencias, bueno, con las justas Horarios ineludibles. Comidas insípidas y todas del ...

bacalao miel olla GM ...

Bacalao con miel en olla GM D

Cuando se jubiló se hizo una promesa a si mismo: le iba a devolver a su mujer todas las horas que ella había pasado en la cocina, cocinando para él Sus hijos se rieron, ella se rió Pero era un hombre de palabra Los primeros días se dedicó a inspeccionar cada rincón de la cocina. Si quería hacer las cosas bien debía conocer cada cacharro que le pudiera ser útil y no quería estar preguntándole todo ...

calabacin carnes olla GM ...

Raviolis de calabacín en Olla GM D

Nunca tuvo muy claro lo que hacer en la vida Él ayudaba en casa. Los animales, la huerta, los desperfectos de la casa familiar Sabía de todo pero no tenía un oficio. Estudió hasta la edad reglamentaria y poco más Cuando sus hermanos se marcharon del pueblo se dio por hecho que él no marcharía a ningún sitio Ni siquiera se planteó Cuando los hermanos y sobrinos volvían los meses de verano, sabían q ...

carnes cebolla higaditos ...

Higaditos de pollo encebollados en olla GM D

Le había prometido a su marido y a sus hijas que asistiría a aquel entierro. De otra forma, no hubiera acudido Había empezado a odiar a aquella mujer, que hoy enterraban, a los pocos meses de casarse El mismo día que su hijo la llevó a comer por primera vez con sus padres, esa mujer la trató poco menos que como una fulana. con comentarios velados y cargados de desprecio, que a nadie les pasaron de ...

caldereta conejo cordero ...

Caldereta de Tarazona EN OLLA GM D

"¿Quieres un paleta feo para que nadie te lo quite?" Ella dudó un segundo al oír aquello Con su seguridad, su mala ostia y años de entrenamiento para ser la mujer más borde del planeta, lo hubiera podido dejar para el arrastre Pero en el fondo, le hizo gracia. No lo dejó entrever, por supuesto Y solo utilizó su mirada asesina para mirarlo de arriba abajo y dejarlo fulminado, antes de gir ...

galets olla GM pasta

Gallets rellenos al horno en OLLA GM D

Que en el colegio le dijeran que era adoptada con diez años, fue normal Que sus padres se lo negaran sistemáticamente, no fue normal Cuando sus padres ya no pudieron evitar el tema ni seguir mintiéndole, ella tenía quince años El recelo se instaló en su vida. Sus padres se convirtieron casi en sus enemigos En plena adolescencia no entendía nada de la vida y menos aún de su vida Las explicaciones s ...

olla GM verduras

GRATINADO DAUPHINOIS EN OLLA GM D

Había palabras que solo conocía de oídas Hogar, por ejemplo. Sabía lo que significaba, por supuesto, pero en su realidad, eso nunca había existido Nunca se había sentido querida por su familia. Bueno, su familia. Un padre violento que, por suerte, desapareció pronto de su vida y una madre preocupada solo en ella misma De niña, le estorbaba para divertirse y hacer su vida y, más tarde, una adolesce ...

atún olla GM pescados

FILETES DE ATÚN AL HORNO EN OLLA GM D

Vicio. Enfermedad Esas eran las palabras que más solía oír ¿Cómo lo definía él? Ya ni lo sabía Había arruinado su vida por completo, eso si que lo sabía Su familia, su trabajo, sus amigos, sus vecinos Todos le miraban con asco, con condescendencia, con pena Y cuando se mira a alguien con pena, eso si que es lo peor Sentir esa mirada de todo el mundo sobre él Todo empezó con su trabajo Cerrar grand ...