comunidades

Higaditos de pollo encebollados en olla GM D

Le había prometido a su marido y a sus hijas que asistiría a aquel entierro. De otra forma, no hubiera acudido

Había empezado a odiar a aquella mujer, que hoy enterraban, a los pocos meses de casarse

El mismo día que su hijo la llevó a comer por primera vez con sus padres, esa mujer la trató poco menos que como una fulana. con comentarios velados y cargados de desprecio, que a nadie les pasaron desapercibidos

Su hijo intentó quitarle hierro al asunto. Que si era normal. Que si era su único hijo. Que si nunca les había presentado a ninguna chica. Que si con ese paso ellos se daban cuenta que aquello iba en serio

Hasta el día de la boda, su relación con ella fue nula. No porque no se vieran, sino porque cada vez que ella llegaba a su casa, su suegra procuraba desaparecer horas y horas en la cocina, ignorándola por completo

Nunca la vio sonreír. A ella, nunca

El mismo día de la boda la insultó tan gravemente que estuvo a punto de no casarse. Se le ocurrió presentarse en la iglesia con la ex novia de su hijo, en un último intento de que aquello no prosperara. Fue el único día que vio a su marido enfrentándose a ella, su suegro ni se atrevió

A partir de la boda, ella creyó que había ganado la partida. Nada más lejos de la realidad

Fueron años y años de malmeter, de mangonear y de dejarla a la altura de betún

Nunca sintió que su marido estuviera cien por cien con ella, siempre había una sombra que sobrevolaba su matrimonio

No sabía cómo, pero siempre se intuía la mano de su suegra en cualquier decisión que tenían que tomar como pareja

Con la llegada de sus hijas, todo se complicó

Llegó a decirles auténticas barbaridades de ella. Las únicas discusiones que había en la familia era por culpa de su suegra

Su marido siempre la excusaba. Era su madre, qué podía hacer

Los años no apaciguaron la relación. Por el contrario, ella no se conformó con mantener una actitud sumisa de respeto y silencio. Entró en la batalla pertrechada con toda la artillería. Había aprendido de la mejor

Si su suegra les invitaba a pasar las vacaciones de verano en la casa del pueblo, ella, sin pérdida de tiempo, montaba unas estupendas vacaciones en un crucero pagado al contado. Cuando llegaba el cumpleaño de las niñas, les preparaba una fiesta sorpresa lejos de la ciudad y con niños de sus edades

Utilizaba la misma táctica que su suegra: "Lo siento, lo olvidé"

Estas jugadas, en lugar de dar la partida por zanjada, daba alas a la imaginación de la anciana que siempre tuvo una mente despierta y muy retorcida

Treinta años de matrimonio. Treinta años aguantando a aquella mujer bruja a la que hoy enterraban

Aquella que le había hecho la vida imposible. Aquella a la que le había deseado la muerte infinidad de veces. Su suegra

Treinta años viviendo un pequeño infierno y ahora resbalaban por sus mejillas aquellas dichosas lágrimas

PD Cuento inspirado por Silvia Yébenes



INGREDIENTES
12 hígados de pollo
2 cebollas
2 pimientos verdes
3 dientes de ajo
200 g de tomate triturado
200 ml de vino de Jerez
1 cucharada de pimentón
Aceite
Tomillo
Sal
Pimienta

ELABORACIÓN
Cortar las cebollas en juliana
Cortar los pimientos en juliana
Picar los ajos pequeño

En la cubeta, poner un poco de aceite
Menú Cocina
Salpimentar los higaditos
Saltear los higaditos
Reservar

Añadir un poco más de aceite en la cubeta
Sofreír los ajos, la cebolla y el pimiento
Cuando esté la verdura bien pochada, añadir el tomate triturado
Menú Cocina 5 tapa cerrada
Dejar despresurizar

Añadir el pimentón, tomillo y los higaditos
Remover

Menú Cocina
Añadir el vino
Dejar que evapore el alcohol

Cancelar menú anterior

Menú Cocina 5 con tapa cerrada

Receta adaptada de las fichas coleccionables de La cocina de mi abuela de Planeta de Agostini
Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

arroces arroz higaditos ...

Soy su madre y sé que esa mujer no es para él Dice que es tímida. Una mosquita muerta, diría yo Trabaja y estudia. ¿Y quién se tiene que ocupar de mi hijo? ¡Yo! ¡Qué lo tengo consentido dice, la muy...! ¡Qué sabrá ella! Pero si ni hijos quieren tener, ¡por dios! Que no me meta, me dice mi hijo. Que ninguna me ha parecido buena para él ¡Eso no es verdad! Esta hará buena a la última ¿Esta? Esta es m ...

calamares guisos olla GM ...

Cuando miraba a su hijo, se le ensanchaba el corazón y verlo sonreír la calmaba Desde que había vuelto del hospital con su hijo en brazos, los días habían sido muy duros Noches sin dormir, cansancio absoluto, sin un minuto para ducharse Su hijo no dormía bien y se pasaba horas llorando Había soñado ser madre de una manera tan idílica, que la realidad la estampó de bruces contra el suelo Se sentía ...

bacalao miel olla GM ...

Cuando se jubiló se hizo una promesa a si mismo: le iba a devolver a su mujer todas las horas que ella había pasado en la cocina, cocinando para él Sus hijos se rieron, ella se rió Pero era un hombre de palabra Los primeros días se dedicó a inspeccionar cada rincón de la cocina. Si quería hacer las cosas bien debía conocer cada cacharro que le pudiera ser útil y no quería estar preguntándole todo ...

carnes olla GM pollo

No había heredado su pasión de nadie Ni una abuela, ni una tía, ni una madre Nadie le había enseñado amorosamente a dar los primeros pasos en la cocina No guardaba primorosamente ningún cuaderno con recetas que le hubiera dado una tía abuela Ni había espiado a su abuela elaborando con amor unos platos exquisitos La realidad es que no recordaba que nadie de su familia le hubiera inculcado esa afici ...

olla GM pasta penne rigati ...

El día que se le cayeron los dedos de la mano no fue el peor día de su vida, ni mucho menos. Cuando le abandonó su mujer llevándose a su hijo, ese sí que fue un mal día. Nunca tuvieron una discusión. Agustín nunca sospechó que su mujer lo hubiera dejado de querer, así, tan de repente. Él creía que hacían una buena pareja, con el pequeño Abel, una familia. Se entendían bien, hablaban, se reían, se ...

bizcocho olla GM postres ...

No le gustaba el mar. Le gustaba aquella casa Y aquella casa estaba frente al mar La casa de sus abuelos, de sus padres, de sus navidades, de sus vacaciones escolares y ahora la de ella Desde ella había aprendido a reconocer cada movimiento y cada sonido de aquel mar Nunca se había fiado cuando estaba en calma y menos aún, cuando despertaba de su letargo y por puro capricho, golpeaba con furia la ...

calabacin calabacín flan ...

Mientras el tren viajaba a toda velocidad, ella, con la mirada perdida en el paisaje desdibujado, recordaba su vida Todas las decisiones de su vida las habían tomado otros Sus padres, incluso sus hermanos mayores, su marido y en los últimos años su hija No es que tuviera poco carácter, pero era de aquellas personas que preferían guardar lo que sentían y dejarse llevar, a tener que discutir con nad ...

clafoutis higos olla GM ...

Habían pasado tantos años desde la última vez en que toda la familia se había reunido alrededor de aquella mesa, en aquella habitación Sus mejores recuerdos habían pasado en aquella casa, la de sus abuelos Su abuela trajinando en la cocina, haciendo comida para todos ellos Los adultos, sentados en aquella mesa de madera maciza, hecha por su abuelo con sus propias manos Todos fumando, riendo, habla ...

Garbanzos guisos olla GM ...

Llevaba algún tiempo trabajando para aquella gente y aún se preguntaba cómo había ido a parar a aquella cocina El trabajo era duro, mal pagado, con un futuro incierto A Él nunca le había gustado el circo, ni siquiera cuando era pequeño. Ni payaso que le hiciera reír, ni animal que le atrajera por muy exótico que fuera Llevaba casi dos años trabajando para aquella gente de circo. Donde iba el circo ...

olla GM postres quesada

Hacía ese trayecto en tren dos veces al día, cinco días a la semana. Una hora para ir al trabajo y otra hora para volver a casa Conocía al noventa por cien de las personas que se subía en aquel vagón a lo largo de la semana La pareja de jubilados que viajaba todos los viernes para quedarse todo el día con su nieto, a la chica que combinaba parte del trayecto en tren y la otra mitad del viaje con s ...