comunidades

Pollo teriyaki en olla GM D

No había heredado su pasión de nadie

Ni una abuela, ni una tía, ni una madre

Nadie le había enseñado amorosamente a dar los primeros pasos en la cocina

No guardaba primorosamente ningún cuaderno con recetas que le hubiera dado una tía abuela

Ni había espiado a su abuela elaborando con amor unos platos exquisitos

La realidad es que no recordaba que nadie de su familia le hubiera inculcado esa afición

Lo que recuerda es a su padre quejándose cada vez que su madre probaba su vena creativa en la cocina. Aquello siempre acababa en desastre

Siempre daba gracias cuando otras mamás del colegio la invitaban a comer

Nunca pudo estar orgullosa de las croquetas de su madre, nunca pudo alardear del cocido que se hacía en casa

Tal vez por eso mismo, sintiera amor por todo lo que significaba meterse en la cocina

La falta de sal, los guisos acuosos, las tortillas quemadas, de todo eso, había nacido su pasión

Nunca se propuso suplir esas cosas aprendiendo a cocinar

Sin darse cuenta, así fue como aprendió

Verla comer era pura felicidad. Cada bocado que tomaba era como un regalo. Cerraba los ojos, masticaba pausadamente y sonreía, pensando que nadie la miraba

Al casarse, la cocina se convirtió en el lugar preferido de la casa

El estrés del trabajo, los enfados con su marido, cualquier contratiempo en su vida, la llevaba a la cocina. Allí canalizaba todo sus problemas

Apenas necesitaba libros ni revistas para cocinar, pero todo se le daba bien

En algún momento, temió que ella tampoco tuviera buena mano, como su madre

Han pasado muchos años desde su primer plato

Su pasión sigue intacta

Su felicidad, cocinar para los suyos

Muchas veces se ha preguntado cómo su madre cocinaba tan mal

Las veces que se lo preguntó, su madre siempre cambiaba de tema y huía a la cocina, cosa sorprendente, con la excusa de preparar café

Era lo único que se le daba bien

Nota: Relato dedicado a Fofuchas Mías



INGREDIENTES
1 pechuga de pollo
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
1 zanahoria
200 ml de salsa teriyaki
1 cucharada de salsa de soja
3 cebolletas
1 cucharada de aceite

ELABORACIÓN
Cortar la pechuga de pollo en tiras
En un bol poner las tiras de pollo con la salsa de soja durante 15

Cortar los pimientos, las cebolletas y la zanahoria en tiras

En la cubeta poner la cucharada de aceite
Menú freír
Cuando el aceite esté caliente, freír el pollo hasta que pierda el color de crudo
Añadir las tiras de pimientos y la zanahoria
Cocinar hasta que pochen

Añadir la cebolleta
Añadir la salsa teriyaki
Remover

Dejar que se cocine entre 2-3

Receta adaptada de Josean MG en la cocina
Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: carnesolla GMpollo

Recomendamos

Relacionado

caldereta carnes olla GM

Desde los siete años cuidaba cabras en los montes de su pueblo Las condiciones de aquellos tiempos ya no eran las mismas El frío, el miedo, sobre todo el miedo de aquel entonces, eso ya había pasado Ahora estaba preparado para cualquier circunstancia, incluidas la soledad y el miedo Aún recordaba aquella sensación de encontrarse sólo en el mundo, en un paisaje infinito Nada le quitaba el frío ni e ...

carnes cebolla higaditos ...

Le había prometido a su marido y a sus hijas que asistiría a aquel entierro. De otra forma, no hubiera acudido Había empezado a odiar a aquella mujer, que hoy enterraban, a los pocos meses de casarse El mismo día que su hijo la llevó a comer por primera vez con sus padres, esa mujer la trató poco menos que como una fulana. con comentarios velados y cargados de desprecio, que a nadie les pasaron de ...

olla GM puerros sopasycremas

Habían sido años duros Sin ayuda, había intentado mantener la casa que había heredado de sus padres. La casa, los animales y un poco de tierra.lo justo para subsistir El campo ya no daba para vivir. Nunca lo hizo, pero en los últimos tiempos había sido aún peor Las ayudas estaban para los grandes. Los pequeños de morían ahogados por las dudas y un trabajo sin fin que nunca daba los frutos suficien ...

carnes olla GM patatas

Su madre nunca le dejó comer chucherías. Se te caerán todos los dientes, era su frase favorita Más de una vez había pasado incluso vergüenza Sobre todo en aquella ocasión en el parque cuando la mama de otra niña se le había acercado con una bolsa llena de nubes, moras y regaliz y le había dicho: Anda coge, una de vez en cuando no hace daño Su madre, indignada, se había levantado como un resorte de ...

huevos olla GM

Desde que era bien pequeño su abuela era la encargada de ocuparse de él de lunes a viernes y hasta las cinco de la tarde Su abuela siempre le hacía los platos más rico que jamás probó Siempre acertaba Nunca le decía lo que tenía pensado para el día siguiente Y desde que tenía uso de razón, él sabía que no tenía que preguntarlo, no era necesario No recordaba ni una sola vez en que dejara comida en ...

carnes olla GM ollas ...

Con la edad que tenía ella, era la primera que creía que el tren de todas las cosas había pasado muchos años atrás Llegar a la residencia fue duro y triste, muy triste Pero con ochenta años hacía tiempo que había dejado de protestar o de dar su opinión Dejar atrás su casa y vivir en una habitación con todas sus pertenencias, bueno, con las justas Horarios ineludibles. Comidas insípidas y todas del ...

carnes olla GM ossobuco

Soy la comidilla de todo el barrio ¡Madre mía, madre mía, madre mía! Si al menos me hubiera avisado el día de antes...pero no No le había ahorrado nada Ni toda la mañana en la peluquería, todas las fotos en casa, la entrega del ramo por parte del padrino Con lo orgulloso que estaba mi padre cuando salió de la portería, yo agarrada de su brazo El arco de flores en la puerta, todas las vecinas aplau ...

bacalao espinacas guisos ...

En su casa siempre habían respetado rigurosamente los preceptos de la iglesia Así que cuando llegaba la semana santa en la casa se imponía un ambiente lúgubre de ritos, horas interminables de misa, procesiones y toda la parafernalia que acompañaba a la ocasión En casa vivía una tía soltera Ella era la única que no se vestía de negro, que no pisaba la iglesia ni en semana santa ni en ninguna otra o ...

lenguado olla GM pescados

El sonido de su infancia había sido el tintinear de los bolillos al caer la tarde Las primeras palabras oídas a las mujeres de su familia picao y deshilao Desde bien niña ya sabía distinguir al tacto de sus pequeños dedos entre un tergal, una loneta y entre lino y algodón Hilos moulinés, perlé fino Se había dormido cientos de noches con el sonido de la cháchara de su abuela, su madre y sus tías, s ...

olla GM verduras

Había palabras que solo conocía de oídas Hogar, por ejemplo. Sabía lo que significaba, por supuesto, pero en su realidad, eso nunca había existido Nunca se había sentido querida por su familia. Bueno, su familia. Un padre violento que, por suerte, desapareció pronto de su vida y una madre preocupada solo en ella misma De niña, le estorbaba para divertirse y hacer su vida y, más tarde, una adolesce ...