comunidades

PULPO MALAGUEÑO A LA GALLEGA

Mar de levante, como un plato, de un color azul claro no se distingue con el cielo, bruma de levante, presagio de que el agua no está muy fria, y con suerte se cruzarán en mi camino termoclinas que traeran ráfagas de agua caliente a mi cuerpo.

La mar calma, azúl intenso su color, un ligero viento de poniente, quizás de “terrá”, el mar estará helado, seguro, pero el agua estará cristalina.

Razonamientos por la mañana bien temprano, pensando como encontraré el mar, al ir a bucear por la costa malagueña, siempre buscando roqueos, donde encontrar “vida” marina.

Todo un ritual: empiezo en el rebalaje a vestirme con mi traje de neopreno de 5 milimetros, de dos piezas: escarpines, pantalón con peto, la parte de arriba que me cubre la cabeza, coloco en mi pie derecho las correas con un cuchillo a presión, las pesas en mi cintura (seis kilos que me ayudarán a bajar en apnea), los guantes, escupo en las gafas y las enjuago (indispensable para que no se empañen), coloco el tubo en ellas y me las ajusto en la cara y por último las aletas.

Suavemente me deslizo en el agua, noto el frescor en la única parte de mi cuerpo en contacto con ella: los labios; el agua va entrando poco a poco, un ligero repelús recorre mi cuerpo hasta que se aclimata, pero se olvida viendo las maravillas con las que me encuentro, se abre un fascinante mundo ante mis ojos y entro en otra dimensión.

Ante todo un sinfín de plantas que hacen de la flora submarina un verdadero jardín rico en formas, entre las que destacan verdes praderas de posidóneas.

A escasos metros diviso un gran número de erizos negros, marrones y morados que conviven en perfecta armonía con anémonas que mecen sus tentáculos a merced de las corrientes marinas en un suelo yermo de piedras lisas.

Aleteo despacio, suavemente para que no se asusten los peces, buscando los roqueos cubiertos de mejillones y cañaillas y de vez en cuando un espirógrafo sale de su tubo y me da la bienvenida, lugares donde el chocar de pequeñas olas nos regala una espuma constante como si de abrirse un buen vino espumoso se tratara, observo los cohombros y las estrellas de mar.

Peces multicolores, casi tropicales, que vienen a comer de mi mano, ofreciéndoles los mejillones y erizos que suelo abrir con mi cuchillo: doncellas, gobios, vaquetas, señoritas, gallitos e incluso herreras, doradas y los sargos más pequeños y confiados acuden hacia mi.

Bancos de boqueroncitos, jurelitos nadan a mi alrededor y sin miedo miran a mis ojos.

Algún que otro serrano durmiendo enrocado, pequeñas castañuelas azules fluorescentes, y chanquetes resguardándose de las corrientes entre las rocas.

Grandes sargos, de vez en cuando una lubina pasa rápidamente, palometas bien hermosas, salmonetes buscando pequeños crustáceos en la arena con sus dos barbitas.

Miro durante unos minutos a dos grandes centollos bien mimetizados entre las rocas y cerca una pareja de jibias que al percatarse de mi presencia amenazan con sus tentáculos, pero enseguida notan que no soy un peligro y me obsequian con un sinfín de cambios de color y con un movimiento de sus “volantes” como si de un baile andaluz se tratara. Se cruza rápidamente una morena con pintas amarillas, serpenteando hasta su cueva.

Miro en la distancia y una gran medusa, más de media hora observándola; gran espectáculo que me deleita y me fascina, maravilloso animal.

Miro hacia abajo y nada más veo arena, cáscaras de almejas, currucos, navajas, conchas finas y coquinas por doquier, pasa nadando un lenguado y sin querer levanta la arena con la que se cubre una raya.

Y entre la parte arenosa y el roqueo, unas piedras bien colocadas y rodeadas de conchas de mejillones: una tana, por lo tanto bajo dando un golpe de riñón y le veo, me mira con esos ojos tan penetrantes, tan inteligente, lo puedo coger, es pequeño, se pone blanco por el miedo, pero enseguida vuelve a su color, le acaricio y durante unos minutos se queda en mi mano, decide irse expulsando un buen chorro de tinta y se aleja: el pulpo.

Ese pulpo malagueño, tan moreno, con tan buen color, con un sabor indescriptible y sabroso que en algunas ocasiones ha llegado vivo a “Mi cocina”.

¿Cómo lo preparo?

Suelo tenerlo congelado, por lo que un día antes, a temperatura ambiente lo descongelo

De lo poco que cocino en olla rápida.

Lo cuezo entero, tal y como sale del mar, enjuagándolo previamente a fin de quitar todo posible rastro de algas, arena, etc.

Introduzco el pulpo en la olla expres cubriéndolo totalmente de agua, salándolo al gusto, junto con dos hojas de laurel; dependiendo del tamaño, suelo dejarlo aproximadamente unos cuarenta y cinco minutos aproximadamente.

En olla y de forma tradicional:

Poner agua a hervir, coger el pulpo por la cabeza e introducirlo en el agua previamente salada.

Dejar que hierva el agua nuevamente y repetir la operación tres o cuatro veces.

Dejar el pulpo junto con un trozo de cebolla, cocer durante una hora, siempre dependiendo del tamaño del animal.

Cocer patatas en rodajas en agua aparte y reservar.

Una vez cocido cortar las patas en rodajas.

Emplatar en tabla de madera y colocar el pulpo encima de las patatas, salar con sal gorda, echar pimiento molido (dulce o picante al gusto del consumidor) y un buen aceite de oliva virgen extra (uso el de Periana, Málaga).

¡¡ Disfrútenlo !!

Gracias a mi marido por descubrirme ese maravilloso mundo y poder vivir y disfrutar de tan increíbles sensaciones.



Fuente: este post proviene de Blog de carmerosa, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La cocina no tiene fronteras pero ha de tener raíces (Martin Berasategui). En mis recuerdos aún perduran las imágenes de aquella hilera de casitas blancas y bajas, resguardadas de los temporales por ...

Recomendamos

Relacionado

recetas postres plato salado como cocinar un pulpo ...

Y si hace unos días tocaron las zamburiñas con ajo y perejil hoy toca esta otra receta gallega y con la que se os hará la boca chocolate… Es una receta tradicional que lleva siglos preparándose en Galicia y, para los que estáis en tierras lejanas, si conseguís comprar pulpo, podréis disfrutarla en dónde quiera que estéis. La receta en si no tiene nada salvo dos pequeños puntos que ahora mi ...

general

La primera vez que vi hacer el pulpo a la gallega tenía yo 16 años. Fue entonces cuando mi padre me dijo que si quería trabajar ese verano, y yo, deseando conseguir un poco de dinero comencé mi primer empleo de camarero en el Centro Asturiano de Málaga. Allí aprendí mucho de Jesús "Chus", mi jefe, y sobre todo los maravillosos platos que cocinaba. Una de sus especialidades era el pulpo a ...

recetas de segundos

Hoy mi hermana os trae una rica receta que podéis hacer estas navidades y con la que seguro triunfaréis.Ingredientes:- Un cuarto de pulpo.- 2 Patatas.- Sal gorda.- Pimentos dulce. - Aceite de oliva virgen extra.Elaboración: 1. El pulpo hay que comprarlo o bien congelado o si lo compramos fresco congelarlo antes de cocinarlo.2. Se saca un día ant ...

general pescado

El otro día para mi cumpleaños prepare entre otras cosas un pulpo a la gallega pero a mi manera y pareció que estaba bueno porque no duro nada en los platos, era un pedazo de pulpo de dos kilos y medio de las costas de Gerona de Rosas precisamente. Lo tenia congelado ya hacia unos días y dije este para mi cumple y así fue. Vamos a ponernos el delantal y a cocinarlo, jeje nunca mejor dicho hoy estr ...

general mariscos

Ingredientes: 1 pulpo de unos 2 kg. 1 cebolla 1 patata 2 hojas de laurel sal aceite de oliva virgen “La Gota Dorada” (en este caso proporcionado por La Mielisima) pimentón dulce pimentón picante Preparación: Ponemos al fuego una olla amplia con agua y cuando empiece a hervir introducimos el pulpo y lo sacamos. Cuando el agua vuelva a hervir, volvemos a meter el pulpo y lo volvemos a sa ...

recetas de primeros entrantes

Pulpo a feira o a la gallega Ingredientes: 1 pulpo de unos dos kilos al menos. 3 hojas de laurel Pimentón dulce. Pimentón picante. Sal gruesa. Aceite de oliva. Patatas (opcional). Elaboración: Si el pulpo es fresco, es preferible congelarlo y después descongelarlo para que se rompan las fibras. Ponemos agua a hervir con tres hojas de laurel en una olla donde podamos poner el pulpo y el triple de a ...

recetas de primeros recetas cómo hacer pulpo ...

Hoy veremos cómo preparar el pulpo a la gallega, una receta muy bien conservada en la región de Galicia, pero que se disfruta en toda España. El nombre en gallego del pulpo a la gallega es “pulpo a feira” (pulpo a la feria) por una razón muy simple. Durante las ferias de ganado los agricultores compraban o vendían ganado, productos agrícolas, etc.; y a su vez compraban alimentos como s ...

recetas de primeros recetas de segundos

Siempre que pensamos en el pulpo se nos viene a la cabeza el clásico de pulpo cocido espolvoreado de pimentón, sal y aceite. hoy vamos a cocinar una variante que seguro será de vuestro agrado. Ingredientes: 1 kg de pulpo 500 gr de patatas 1/2 cucharada de pimentón dulce 1/2 vasito de aceite de oliva 1 cucharón de caldo de cocer el pulpo sal y una hoja de laurel Preparación: Limpiar y lavar el pulp ...

recetas de primeros pescados semana santa

INGREDIENTES: - Pulpo -Patatas -Pimentón -Sal en escamas o flor de sal -Aceite de oliva PREPARACIÓN: Cocer el pulpo, ponemos el agua a hervir , una vez que este hirviendo asustamos el pulpo, lo metemos y lo sacamos y así tres veces, a la cuarta se deja metido en el agua hasta que este tierno, vamos pinchando con un cuchillo para comprobarlo. TAMBIÉN PODÉIS COMPRAR EL PULPO YA COCIDO Y OS AHORRÁIS ...

general

INGREDIENTES 1 pulpo grande 1 kilo de patatas nuevas aceite ( muy importante que sea de calidad ) pimentón sal 4 hojas de laurelHola blogger@s hoy os voy a presentar una forma facilisima de preparar el pulpo, para mi es muy importante que este sea grande , ya que percectamente se puede congelar el que no valláis a gastar, siempre después de hervido ,cuanto mas grande sea aun que parezca mentira ...