Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Bizcocho Imperial en olla GM D

Adora a sus tres nietos

Lleva muchos años intentando ocultarles la realidad más fea

La peor que unos niños pueden vivir. La de su madre enferma

Le diagnosticaron esquizofrenia ya entrada en la adolescencia. Los años previos fueron años de no saber, de no tener explicación para aquellos cambios bruscos de humor, su agresividad por lo más nimio, un sinvivir

Cuando la desesperación estaba a punto de hacerles tirar la toalla, llegó el diagnóstico y con el diagnóstico llegó el tratamiento

Con el tratamiento pudieron descansar a medias. Ese tratamiento debía ser constante y dependía de ella misma

Su madre ya estaba hecha a la idea que no vería a su hija vestida de novia ni dándole nietos. Esa era una parte ínfima de su dolor

Se equivocó. Toda la familia se equivocó

Cuando consiguieron dar con el tratamiento y la dosis adecuada, su hija querida volvió a ser una chica dulce, sensible y perfecta

Respiraron aliviados

La boda fue perfecta. su primer nieto precioso

Todos le decían que ya podía relajarse, pero ella, su madre, siempre vivió con los dedos cruzados, una oración en los labios y vigilante. Siempre observando el mínimo cambio en su hija

Vinieron dos nietos más. Con el tercero, la paz se rompió en pedazos, para siempre

Tal vez demasiada responsabilidad o el miedo al futuro. Nadie sabe cual fue el desencadenante

Volvieron los ingresos en el ala de psiquiatría, el salir corriendo en plena noche para quedarse con sus nietos, los días cuidándolos a ellos y procurando que su hija descansara

Su yerno hizo todo lo que pudo pero los brotes, cada vez más frecuentes y violentos, lo sobrepasaban

Los niños eran demasiado pequeños y a pesar de la ayuda titánica que ella les dedicaba a todos, él se fue alejando, desentendiendo

Aquella ya no era la mujer con la que se había casado, se veía incapaz de cuidar de sus hijos después de diez horas trabajando fuera de casa

Ella lo entendió. Vivía en tal torbellino, que entendía todo lo que se le presentaba

Aquellos niños necesitaban alejarse de aquel hogar enfermo. Con la abuela estarían bien cuidados y fuera del alcance de los ataques violentos de su madre

Adora a sus nietos

Cada vez que aparece su hija, tiembla de pies a cabeza

Está llena de cicatrices. Las del cuerpo se van curando solas. Las cicatrices del alma, esas, nunca desaparecerán

Prefiere recibir ella a que toque a uno solo de sus nietos

Nadie nace nada

En los peores brotes, aparece la policía, la ingresan unos días y le dan el alta o se escapa

Dice que la medicación la convierte en un zombi, que ella quiere ser normal. A su madre se le parte el alma

Rozando los setenta años ninguna abuela debería cuidar de sus nietos. A esas edades los nietos son para disfrutarlos, para consentirlos

A ninguna edad una madre debería temer a su propia hija

Nota: Relato inspirado por Monserrat Graniel



INGREDIENTES
250 g de mantequilla en pomada
250 g de azúcar
4 huevos
250 g de harina
12 g de levadura
Una pizca de sal
1 puñado de nueces
1 puñado de orejones

Para el glaseado de leche

200 g de azúcar glas
50 g de leche

ELABORACIÓN
En un bol, batir mucho la mantequilla con el azúcar
Añadir los huevos uno a uno sin dejar de batir
Añadir la harina tamizada con la levadura y la sal
Seguir batiendo

Añadir las nueces un poco partidas y los orejones cortados a trocitos
Mezclar con movimientos envolventes

En esta ocasión, he utilizado un molde de aluminio redondo que cabe en la cubeta y dentro del molde he colocado un molde de papel sulfurizado. Es como un molde de magdalena pero a lo grande

Pulverizar la cubeta con spray para desmoldar

Verter la masa en el molde
Colocar el molde dentro de la cubeta
Menú Horno 45-50 con tapa y válvula abierta (Ver vídeo aquí)
Tapa Horno hasta dorar al gusto

Sacar de la cubeta y dejar enfriar sobre una rejilla

Para el glaseado de leche

En un bol mezclar el azúcar glas con la leche

Cuando el bizcocho esté frío, verter el glaseado por encima

Receta adaptada del libro de Aliterdulcia Pasteles con historia



Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

galets olla GM pasta

Gallets rellenos al horno en OLLA GM D

Que en el colegio le dijeran que era adoptada con diez años, fue normal Que sus padres se lo negaran sistemáticamente, no fue normal Cuando sus padres ya no pudieron evitar el tema ni seguir mintiéndole, ella tenía quince años El recelo se instaló en su vida. Sus padres se convirtieron casi en sus enemigos En plena adolescencia no entendía nada de la vida y menos aún de su vida Las explicaciones s ...

bizcocho mandarina olla GM ...

Bizcocho de mandarina en olla GM D

Nunca había tenido mucho éxito con los hombres Tímida, recatada y viviendo con sus padres con cuarenta años, no ayudaba demasiado Su vida era estar pendiente de sus padres que, aunque no eran muy mayores, le exigían atención continua Su trabajo en una mercería, entre hilos, cintas y botones, no era el lugar perfecto para conocer a gente de su edad ni posibles pretendientes El domingo por la tarde ...

olla GM pera postres ...

Tarta de peras en olla GM D

Ocho días. Ocho días estuvo mi hija desaparecida Mi hija de diez años salió un viernes de su colegio y nadie la volvió a ver hasta el sábado, una semana después La encontraron en el centro de la ciudad, sucia, llorando y desorientada No sabemos quién la retuvo ni dónde estuvo Intento no pensar en eso, resulta difícil Mi hija solo ha hablado con una psicóloga Yo la abrazo, la acurruco, duermo con e ...

huevos olla GM

Huevos al plato en olla GM D

Desde que era bien pequeño su abuela era la encargada de ocuparse de él de lunes a viernes y hasta las cinco de la tarde Su abuela siempre le hacía los platos más rico que jamás probó Siempre acertaba Nunca le decía lo que tenía pensado para el día siguiente Y desde que tenía uso de razón, él sabía que no tenía que preguntarlo, no era necesario No recordaba ni una sola vez en que dejara comida en ...

lenguado olla GM pescados

Lenguado a florentina en olla GM D

El sonido de su infancia había sido el tintinear de los bolillos al caer la tarde Las primeras palabras oídas a las mujeres de su familia picao y deshilao Desde bien niña ya sabía distinguir al tacto de sus pequeños dedos entre un tergal, una loneta y entre lino y algodón Hilos moulinés, perlé fino Se había dormido cientos de noches con el sonido de la cháchara de su abuela, su madre y sus tías, s ...

bacalao miel olla GM ...

Bacalao con miel en olla GM D

Cuando se jubiló se hizo una promesa a si mismo: le iba a devolver a su mujer todas las horas que ella había pasado en la cocina, cocinando para él Sus hijos se rieron, ella se rió Pero era un hombre de palabra Los primeros días se dedicó a inspeccionar cada rincón de la cocina. Si quería hacer las cosas bien debía conocer cada cacharro que le pudiera ser útil y no quería estar preguntándole todo ...

carnes cordero GM olla ...

Riñones de cordero guisados en olla GM D

Con ocho años, mi madre me preguntó si quería seguir con aquello Lo hizo después de ver las heridas de mis pies y aquello era ya, con ocho años, mi vida El ballet. Una actividad extra escolar como otra cualquiera, eso pensaba mi madre He pasado mi niñez, mi adolescencia, entre maillots, calentadores, tutús, puntas, barras de ejercicio y disciplina De ese momento, en que aquello se convirtió en un ...

bizcocho olla GM postres ...

Bizcocho de remolacha en olla GM D

A la edad que tenía él lo peor no era comer chocolate, no señor Lo peor era tener que esconderse para hacerlo Su médico se lo tenía prohibido y por lo tanto su mujer se lo tenía prohibido Sus hijos también lo controlaban Lo que nadie sabía era que las veces que su mujer le mandaba al colmado a comprar él se agenciaba con una tableta de chocolate con leche, se la escondía debajo de la chaqueta Daba ...

olla GM postres quesada

Quesada aragonesa en olla GM D

Hacía ese trayecto en tren dos veces al día, cinco días a la semana. Una hora para ir al trabajo y otra hora para volver a casa Conocía al noventa por cien de las personas que se subía en aquel vagón a lo largo de la semana La pareja de jubilados que viajaba todos los viernes para quedarse todo el día con su nieto, a la chica que combinaba parte del trayecto en tren y la otra mitad del viaje con s ...

naranja olla GM postres ...

Tarta de queso a la naranja en olla GM D

A ella lo que le gustaba era la cocina tradicional Fuego lento, chup chup, sin prisas, hasta que el guiso diera todo de si Todos los ingredientes bien ligados, cada uno soltando su sabor, hasta que el guiso tuviera la injundia necesaria para que nadie se pudiera resistir ¿Cantidades? Ella no sabía de cantidades ni medidas A ojo, como se había hecho toda la vida Esa conversación se daba en cada sob ...