comunidades

Carrilleras de ternera guisadas con vino tinto

CARRILLERAS DE TERNERA GUISADAS CON VINO TINTO [Ovejas]

CAL 459,9 · HC 5,1 · PR 30,5 · GR 20,3 [POR RACIÓN, SIN GUARNICIÓN]

 
Carrilleras vino 1
Carrilleras vino 5
Carrilleras vino 4


Después de esto, yo a ti no te cambio ni por 30 ovejas

 Esa es la primera impresión que me devuelve el vikingo de este plato. Que yo, me lo tomo como un halago.

Voy a hacer una aclaración con respecto al vikingo.

No hay nada más diametralmente opuesto a la irrespetuosidad y al machirulismo que él. No solo no me considera una propiedad, sino que además, una amiga me contó que se le ocurrió preguntarle: 

 Vienes solo? Y donde has dejado a tu chica? 

 …y se llevó esta respuesta:

 …Ella no es nada mío, ella es suya y, en todo caso, ha decidido compartir su vida conmigo
…No la dejo ni la llevo a/de ningún sitio, a todas partes va ella solita, acompañándome o no
…Ha quedado y por eso no ha venido

 :)

Mi amiga aún se ríe cuando nos acordamos.

Por eso me hizo tantísima gracia ese arranque ovejil.

Y es que al vikingo la ternera no le dice mucho, pero este plato es tan tierno, tan increíblemente meloso, tan jugoso, y tiene un sabor tan dulce a especias, que le ha conquistado.

Y no es casualidad. Este plato se empieza a preparar el día anterior. Se cocina el día anterior, de hecho. O casi.

Es uno de esos guisos que yo me tomo casi como un ritual. Que lo planifico con tiempo, sé que debo estar en casa para mimarlo y atenderlo, aunque en verdad da muy poco trabajo, solo hay que dejar que se cocine, y que nos deleite con su olor.

Para tomar con un trozo de pan ácido con semillas, y una cerveza ecológica y artesanal que me ha traído Perico, también ácida, densa y oscura.

Carrilleras vino 3


Carrilleras vino 6


INGREDIENTES
[4 PERSONAS]

Carrilleras de ternera, 2 uds [600 gr]
Vino tinto, 500 ml [Gástate 2 eurillos… la tacañería se paga cara]
Coñac, medio vasito pequeño [50-75 ml]
Zanahorias, 2-3 uds
Cebolla, 1 grande
Ajos, 4 dientes enteros y sin pelar
Canela, 1 rama
Clavo de olor, 1
Pimienta negra, 6-8 bayas
Laurel, 2 hojas
Aceite, 2 cucharadas [30 ml]
Sal, al gusto

*Guarnición: Patatas cocidas, espachurradas con el tenedor, y salpimentadas.

MODUS OPERANDI

DÍA DE PUCHEROS

Empezaremos a preparar esta receta un día antes de disfrutarla. Tiempo. Ssssh. Merecerá la pena.

Dos horas antes de liarnos a guisar, limpiamos las carrilleras de telillas y grasas, las salpimentamos y las colocamos en una fuente, junto a las zanahorias peladas y cortadas en rodajas, y todas las especias excepto el laurel, y cubrimos todo con el vino. Dejamos que macere dos horas. Pueden quedarse más tiempo, pero si ves que va a ser mucho [o es verano y hace demasiado calor]… usa la nevera.

En una olla ancha como para que las carrilleras quepan cómodamente, calentamos el aceite, y rehogamos la cebolla y los ajos [espachurrados de un golpe, pero enteros y sin pelar] a fuego medio-bajo.

En este tiempo, sacamos las carrilleras a un plato, y colamos el vino para separar las especias y la verdura.

Ahora tenemos:
…Olla con cebolla y ajos, rehogando a fuego medio-bajo
…Especias + zanahoria, en el colador
…Carrilleras, en un plato
…Vino, en un bol

Añadimos a la sartén la zanahoria y las especias, y lo dejamos rehogar todo junto unos minutos. Cuando veamos la zanahoria blandita, subimos el fuego, añadimos las carrilleras, y al cabo de 5 minutos, el coñac.

Dejaremos que reduzca el alcohol durante unos 5 o 10 minutos más, y añadimos el vino y el laurel. Cuando empiece a borbotonear el guiso, lo bajamos al mínimo, lo tapamos y nos buscamos una ocupación para las próximas dos horas y media, que es lo que va a tardar. No nos olvidamos de dar vuelta a la carne a mitad de tiempo, y de añadir un vaso de vino si vemos que va muy corto de líquido.

[No te agobies si sientes que el olor a vino es fuerte, la sensación desaparecerá casi por completo al final del guiso, y mañana ya ni te acordarás de esto]

Cuando hayan pasado las dos horas y media, apagamos el fuego y no hacemos nada más hasta el día siguiente. Dejamos que se enfríe despacio sobre el calorcito que queda en la lumbre [bueno, o en la vitro…] y si no hace excesivo calor, podemos dejarlo toda la noche fuera de la nevera [ojo, si es verano, no te arriesgues!].

No sufras, no va a salir corriendo. Déjalo estar, que este guiso es agradecido y mañana estará mejor.

DÍA DE DISFRUTE

Retomamos nuestra olla. La ponemos al fuego, a temperatura media, hasta que se caliente lo bastante como para que se disuelva la gelatina que rodea las carrilleras, y las podamos retirar limpiamente.

Una vez retiradas, sacamos del guiso el palo de canela, el laurel y el clavo [ya han cumplido su función, se pueden desechar], y trituramos todo lo que queda hasta dejar una salsa muy fina.

Calentamos de nuevo la salsa, junto con las carrilleras, hasta que estén a punto. Recuerda que todo está ya cocinado, ahora solo necesitamos que se ligue bien la salsa, que reduzca si vemos que es muy líquida, y que la carne esté a una buena temperatura.

Cortamos la carne, y la servimos con la salsa. Las carrilleras tienden a deshacerse, es importante cortarlas en el sentido de la veta y usar un cuchillo afiladísimo para no destrozarlas. Pero si ocurre esto último, pues tampoco es ninguna tragedia, hacemos trozos irregulares y lo servimos como si fuese un ragout. Asunto resuelto.

 
Carrilleras vino 2


Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

CAL 73,4 · HC  16,8 · PR 1,1 · GR 0,0 [100 G]Llegó.La vuelta al cole. Snif. Libros, uniformes, deberes…Aunque ahora que caigo… ¡si yo no tengo peques! Pero lo siento igual por ellos, me pongo solidaria que aún me dura el trauma del cole de pequeña, y esos largos veranos con los Cuadernos Santillana.Y aquellas cosas que aprendíamos. Qué os voy a contar. Yo no sé que aprenderán los críos ...

 CAL 301,4 · HC 41,7 · PR 7,2 · GR 7,6 [POR RACIÓN] Es agosto.Y me he ido de vacaciones a casa de mi madre, que es como un hotel de cinco estrellas pero en mejor, porque mi madre sabe que no me gusta la paella, que en cambio me encanta comer borrajas, y que duermo hasta las diez. Más personalizado todo.Y barato, oye. No tiene servicio de habitaciones, eso sí, pero bueno, para estirar una colcha ...

Recomendamos