Per sucar-hi pa Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Cebolla caramelizada en tarros de cristal y olla a presión

¿Cuantas veces hay que pochar o caramelizar cebolla para preparar nuestros platos? ¿Cuanta paciencia tenemos antes de subir el fuego para que se termine de hacer, con el peligro de que se "churrasque" demasiado?

Pelarla y cortarla ya es un handicap, así que ¿porque no aprovecharnos de técnicas y utensilios que nos hagan este trabajo más fácil?

Hay que aprovechar y hacer tanta como sea posible, y que de una sesión de trabajo tengamos suficiente cebolla para diferentes elaboraciones.

Aquí aprovecharemos ese robot de cocina que ralla, tritura y filetea para de una vez y rápidamente cortar toda la cebolla en juliana para nuestra preparación, y así llorar lo mínimo.

Después con unos tarros y con la olla a presión podremos cocinar nuestra cebolla ensuciando lo mínimo y en un tiempo récord.

Desde que lo probamos, somos fans de esta técnica, y poco a poco descubrimos nuevas aplicaciones de esta elaboración.

Cebolla caramelizada cocinada en tarros de cristal y en olla a presión, fácil y rápido.


Ingredientes


1000 kg cebolla limpia y cortada en juliana

75 g aceite de oliva

3 g de bicarbonato sódico

Preparación

Necesitaremos una olla a presión y seis tarros de cristal con tapa con una capacidad de 500 ml. Esta técnica reduce espectacularmente los tiempos para obtener una cebolla caramelizada "com il faut".

Pelar y cortar las cebollas en juliana. Colocarlas en un bol y añadir el bicarbonato de sodio, mezclar bien. Repartir la cebolla entre los seis tarros, añadirles 1 cucharada , más o menos, de aceite de oliva en cada tarro. Cerrar los tarros con las tapas sin llegar a apretarlas del todo.





Poner los botes dentro de la olla a presión sobre una rejilla o base, de modo que no estén en contacto directo con el fondo. Añadir agua hasta alcanzar una altura de 2/3 centímetros. Cerrar la olla y colocarla en el fuego. Cocer a 1 bar de presión durante 40 minutos, contados a partir del momento en que alcanza la presión. (Es conveniente seguir las instrucciones de la olla que utilicéis).

Pasado el tiempo retirar del fuego, dejar enfriar un poco y despresurizar la olla. Dejar atemperar los frascos antes de abrirlos.



Un curioso efecto científico:

Una vez fuera de la olla, el líquido del interior de los tarros continua burbujeando durante unos minutos. Al hacerse el vacío en su interior el agua "hierve" a menor temperatura (en torno a los 30º), podéis verlo en este vídeo.



Llegados a este punto, tenemos una elaboración base de cebolla caramelizada que nos puede servir para otras recetas. Tal cual añadirla a sandwiches, hamburguesas incluso como acompañamiento de carnes o pescados. También podemos sazonarla a nuestro gusto, añadiéndole chiles, ajos, y/o especias.

Con la cebolla cocinada rellenar botes más pequeños y esterilizar colocándolos en una olla grande con agua fría, llevar a ebullición y hervir por espacio de 30 minutos.

Dejar enfriar, etiquetar y guardar los tarros.



Aquí os dejamos algunas ideas donde utilizarla:

Chipirones encebollados

Quiche de confit de pato

Bocadillo de calamares



Fuente: este post proviene de Per sucar-hi pa, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Risotto de setas y trufa

Este sabroso risotto puede hacerse con trufa negra o aprovechar que estamos en plena temporada de la trufa de verano, más económica y la mejor manera de acercarse a este universo de sabor inolvidable. ...

Tatin de berenjenas y tomates secos

Tomates y berenjenas, o lo que es lo mismo, un trozo de verano en el plato ... pura esencia mediterránea. Un buen aceite de oliva, un poco de parmesano y un lecho de crujiente pasta filo para que desc ...

Recomendamos