Blog de Cuisinier Idea guardada 6 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Fraisier

101_8982
Este pastel esperaba su turno hacía ya mucho tiempo. O no era época de fresas, o no encontraba fresas ricas y bonitas, o no tenía tiempo….. Por fín encontré la ocasión, las fresas y el tiempo para preparar esta verdadera delicia. Se trata del Fraisier, o sea pastel de fresas. Y como no, es otro clásico francés. Un pastel fino, elegante, muy refrescante además de bonito. Perfecto para terminar una comida familiar o disfrutarlo con los invitados a la hora del té de la tarde.

He tomado como referencia la receta de Mercotte, una super bloguera francesa que me gusta mucho. Su particularidad es que sus recetas son muy exactas, solo hay que seguirlas al pie de la letra y todo saldrá perfecto. Claro que una buena dosis de experiencia nunca está de sobra :).
101_8988


Me gustaría compartir su receta con vosotros y también mi experiencia preparando este super pastel. Seguro que os entrarán ganas de hacerlo ;).

Ingredientes:

Para el bizcocho:

90 g de harina

90 g de azúcar

150 g de huevos
Para el sirope:

100 g de agua

120 g de azúcar

20 g de Kirsch o licor de fresas (o sirope de fresas para los que no les gusta el alcohol)
Para la crema mousseline:

375 g de leche fresca entera

80 g de azúcar

55 g de yemas de huevo

15 g de harina

15 g de maizena

1/2 vaina de vainilla

250 g de mantequilla

15 g de Kirsch (opcional)
Para la decoración:

aproximadamente 500 g de fresas lavadas y secas

100 g de pasta de almendra de color verde
Lo mejor es empezar por la crema y os aconsejo que la preparéis unas horas antes, ya que tomará su tiempo que se enfríe y quede a la temperatura necesaria.  Para ello sacamos las semillas de la vainilla, las ponemos en la leche y enfusionamos la vaina de vainilla dentro de la leche unos 10 minutos , añadimos la mitad del azúcar y llevamos la leche a la ebullición.   Mezclamos las yemas con la otra mitad del azúcar, la harina y la maizena. Retiramos la vaina de vainilla de la leche y la vertemos sobre la mezcla yemas+azúcar+harinas.  Removemos bien y volvemos a poner la mezcla al fuego. Cocemos unos minutos sin dejar de remover hasta que la crema quede espesa.

La sacamos en un bol y añadimos la mitad de la mantequilla. Volvemos a remover bien hasta que la mantequilla se disuelve por completo. Lo mejor para que la crema se enfríe más rápido es ponerla en una bandeja y taparla con film transparente para que no se forme una costra. Podemos meter la crema en la nevera para que se enfríe más rápido. Cuando llegue a la temperatura de 16-18ºC, batimos el resto de la mantequilla en el robot y añadimos progresivamente la crema hasta que los dos se integren perfectamente. Luego añadimos el Kirsch. Reservamos.

Para preparar el bizcocho Génoise hemos de calentar al baño Maria la mezcla de huevos y azúcar (sin dejar de batir). La temperatura de la mezcla debe llegar a 50-55ºC. Una vez llegue a esta temperatura, quitamos la crema resultante del fuego y la batimos (en el robot) hasta que se enfríe. Añadimos delicadamente la harina tamizada en lluvia en 2 o 3 veces. Volcamos la masa en el molde de silicona preparado y engrasado (o bandeja de horno engrasada) y la esparcimos uniformemente con ayuda de espátula.  Lo ideal sería hacerlo así, pero resulta que mi molde no tenía suficiente tamaño como para poder cortar después dos bases de bizcocho redondas e iguales. Así que dividí la masa en dos partes iguales a ojo y formé un círculo con cada una de las mitades (hice dos horneadas) para recortar después cada círculo con un molde redondo que usaría para montar el pastel. Ojo, uno de los círculos debe ser ligeramente más pequeño, ya que la base de bizcocho de abajo de la tarta no se debe ver. Lo veréis después a la hora del montaje.

Hay que hornear a 180ºC unos 10-12 minutos y hay que recortar en seguida, justo después de sacarlo del horno. El bizcocho Génoise está listo cuando se vuelve de color claro (casi blanco), se sube en el centro y los extremos se elevan ligeramente.

Para hacer el sirope tenemos que hervir el agua con el azúcar unos minutos. Luego enfriamos y añadimos el alcohol o el sirope de fresas.

Llega la hora del montaje. Lo mejor es utilizar un aro de unos 20 cm de diámetro. Mercotte en su receta corta las fresas en trocitos para rellenar el pastel, pero yo preferí ponerlas enteras simplemente porque me gusta más así, encontrarme los fresones enteros y pegarle un mordisco, lo encuentro más auténtico :). Hacedlo como más os guste. Las dos maneras son buenas.

Empapamos bien las bases de Génoise con el sirope que habíamos preparado con la ayuda de un pincel alimentario. Una de las bases hemos de empaparla por los dos lados, y la otra solo por un lado. Colocamos el aro en un plato o bandeja, dentro ponemos la base de Génoise empapada solo por un lado, con este lado hacía arriba. Debe ser la base más pequeña que habíamos recortado. Escogemos unas 15-18 fresas (depende del tamaño) y cuidamos que tengan todas la misma altura más o menos y no sobresalgan del aro (incluso deben quedar un poco por debajo de el porque encima pondremos la segunda base del bizcocho y la decoración de almendra). Cortamos las fresas por la mitad y las colocamos con la parte interior hacía fuera pagadas al aro y muy juntitas.

Colocamos el resto de las fresas rellenando el espacio que queda en el centro. También muy juntas.

Ahora rellenamos todos los huecos con la crema mousseline sin que queden espacios vacíos. Con una espátula aplanamos la crema y tapamos con la segunda base de la Génoise (empapada por ambos lados).



Encima volvemos a colocar una fina capa de crema mousseline. 

Ahora hemos de estirar la pasta de almendra (se venden en las tiendas especializadas, aunque en Francia se pueden encontrar en los supermercados). La calentamos un poco entre las manos para que ablande, la colocamos entre dos hojas de papel vegetal y la estiramos con el rodillo hasta que tenga un diámetro algo más grande que nuestro pastel.

Una vez hecho, retiramos una de las hojas de papel vegetal y con mucho cuidado volcamos la pasta de almendra sobre nuestro pastel de la manera que los extremos queden colgando. Pasamos el rodillo por encima. De esta manera nos quedará un círculo perfecto y las partes sobrantes se habrán caído. Así tendremos el pastel prácticamente terminado y solo nos quedará dejarlo unas horas en el frío para luego desmoldarlo con mucho cuidado y decorarlo con fresones cortado en cuartos por encima, aunque la decoración final puede ser diferente.

101_8967
Espero haberlo explicado bien :) De todas formas si no es así, aquí me tenéis para dudas y preguntas ;). 
101_8996


Fuente: este post proviene de Blog de Cuisinier, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Arbol de Navidad de hojaldre

Quedan pocas horas para que el año acabe. El año 2016 que hace un año recibimos, como cada vez, llenos de ilusión, buenos propósitos, bonitos deseos, gratitud y sueños.  Creo que este año fue muy buen ...

Galletas de Navidad

Estando en las fechas que estamos no podía dejar de hacer mis galletas de Navidad. Claro que en mi casa es un clásico desde hace muchos años. Y ahora que mis niños están más creciditos, seguimos la fa ...

Foie gras como un chef

La cuisine de Uliana Después de una considerable pausa sin publicar (eso no quiere decir sin cocinar:)) quiero obsequiaros con esta receta de foie gras. Sé que no es un producto fácil de conseguir en ...

Tarta del sol – Tarte Soleil

La Cuisine de Uliana Hace poco descubrí estas tartas tan vistosas y originales. En Francia están tomando protagonismo y se están volviendo muy populares. No me extraña porque es muy fácil de preparar, ...

Recomendamos

Relacionado

recetas postres cocinas del mundo francesa ...

Fraisier

Este pastel esperaba su turno hacía ya mucho tiempo. O no era época de fresas, o no encontraba fresas ricas y bonitas, o no tenía tiempo….. Por fín encontré la ocasión, las fresas y el tiempo para preparar esta verdadera delicia. Se trata del Fraisier, o sea pastel de fresas. Y como no, es otro clásico francés. Un pastel fino, elegante, muy refrescante además de bonito. Perfecto para termina ...

recetas postres almíbar bizcocho genovés ...

Fraisier o tarta francesa de fresas

Que mejor manera de despedir una de las frutas más bonitas y deliciosas de esta temporada que hacer un fraisier. Se trata de una tarta que se compone de dos planchas de bizcocho genovés y rellena de crema mousseline, no dejes de leer la receta que no es nada raro jejeje (que no es más que una crema pastelera combinada con una crema ligera de mantequilla) y muchas fresas y todo va cubierto con un d ...

recetas postres ... con masas y hojaldres ... de cocina internacional ...

Tarta Fraisier. Receta con truvía

Os presento a la tarta reina… la Tarta Fraisier. Esta tarta, típica de Francia, consiste en capas de bizcocho genovés bañados en almíbar con aguardiente de cerezas (Kirsch), una capa de crema mousseline y fresas. Suele terminarse con una capa de mazapán, aunque yo la he decorado con fondant rojo. Como veis, las fresas frescas es uno de sus distintivos y le aportan una frescura y textura incr ...

general ... con masas y hojaldres ... de cocina internacional ...

Tarta Fraisier. Receta con truvía

Os presento a la tarta reina… la Tarta Fraisier. Esta tarta, típica de Francia, consiste en capas de bizcocho genovés bañados en almíbar con aguardiente de cerezas (Kirsch), una capa de crema mousseline y fresas. Suele terminarse con una capa de mazapán, aunque yo la he decorado con fondant rojo. Como veis, las fresas frescas es uno de sus distintivos y le aportan una frescura y textura incr ...

recetas postres

Tarta fraisier

Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Tarta Fraisier. Fue descubierta a mediados del siglo XIX, en la misma época que la archiconocida tarta L´opera pero a diferencia de esta su autor es desconocido. La tarta fraisier consiste en un pastel de capas de bizcocho genovés bañados en almíbar, una generosa capa de crema muselina ...

tartas básicos fruta

Fraisier

El domingo 27 de mayo, fue el fête de mères, o el día de la madre en Francia, y la tarta que más se sirve es la fraisier, que es una tarta de fresas, hay muchas formas de decorarlas por encima, pero por los bordes siempre se ponen las fresas de la misma forma, el bizcocho puede ir dentro como en este caso, por encima. Es una tarta bonita, pero simple, consta de un bizcocho que se humedece con un ...

Tartas y Pasteles Azúcar en polvo Bizcocho genovés ...

Tarta Fraisier, la mejor tarta de fresas

Hace como años infinitos que le tenía yo ganas a esta tarta Fraisier, que vendría a ser en francés algo asó como fresero, y es que de eso va la cosa de una tarta de fresas maravillosa, bella y suave. Antes de que acabe la temporada no dejéis de prepararla. He tardado bastante en hacerla, en parte por pereza y en parte por mieditis aguditis, pero luego, una vez te pones de verdad que no es tan comp ...

FRESAS TARTA

Fraisier

Fraisier, tarta de fresas y mousseline de origen francés y muy conocida. Tres elaboraciones, fáciles aunque laboriosas, para una tarta delicada, deliciosa y con una presentación muy bonita. Si eres de los que les gusta celebrar San Valentín con una cena y un postre especial, te doy una receta para disfrutar del momento. Las tres elaboraciones necesarias para hacer esta tarta son un bizcocho gen ...

general fresas retos ...

Tarta Fraisier

Tarta Fraisier WHOLE KITCHEN en su propuesta dulce para el mes de marzo, nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa : Tarta Fraisier La historia sobre nuestra receta El origen de la misma es incierto, algunas la sitúan en el 1860 época en la que también fue concebida otra de las grandes tartas de la repostería francesa, la tarta L?Opera, aunque a diferencia de esta se desconoce su auto ...

recetas postres crema fresas ...

Fraisier

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de marzo, nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Tarta Fraisier. La tarta Fraisier forma parte de los grandes clásicos de la repostería francesa. Es una de aquellas tartas que en Francia siempre está presente en la carta de las mejores pastelerías. El origen de su nombre deriva de la palabra francesa fraise, fresa en francés. ...